Estudio eseverri desktop movile

Contra los tarifázos: la intervención de los trabajadores

foto de Carolina Aquarone
 
En un comunicado, el Partido Obrero, sienta posicion sobre los ajustes de tarifas del gobierno de Macri.
«El gobierno de Macri no tiene empacho en llamar “normalización económica” al zarpazo que aplicó sobre las tarifas. Los aumentos brutales del transporte metropolitano (que empezaron el viernes pasado) se sumaron a los anunciados sobre servicios públicos como la electricidad, el gas y el agua.
En Olavarría, el macrista Galli avaló el aumento del 80% en el agua y se muestra dispuesto a conceder un aumento del boleto a las concesionarias del transporte público (aunque esta decisión debe pasar por el Concejo Deliberante). El tarifazo sobre el gas, con posibles aumentos de hasta 300%, también ha generado gran revuelo a nivel local.
Estos aumentos demuestran la farsa del gobierno cuando dice que le “preocupa” la inflación. Si los subsidios no aseguraron inversiones en el servicio (al revés, fueron desviados mientras se producía un vaciamiento), estos aumentos tampoco lo garantizan. Sólo persiste el negocio que ha enriquecido a privatizadas vaciadoras y funcionarios corruptos como Jaime. El macrismo, en definitiva, premia a los “empresarios” mimados por el kirchnerismo.
Los amparos judiciales o las invocaciones a reducir el consumo son sólo atenuantes cuya efectividad es cuestionable. Estas medidas no frenan el saqueo de los servicios públicos. El régimen económico “offshore” que se benefició de las privatizaciones quiere transferirle la factura al pueblo. Para combatir los tarifazos es necesario promover la movilización de los trabajadores con una consigna clara: abrir los libros de los privatizadores, para que salten sus desfalcos a costa de los usuarios y trabajadores.
Desde los gobiernos, la única ‘variable’ que se esmeran en controlar es el salario de los trabajadores y sus condiciones laborales. El reclamo de los trabajadores municipales de la Cultura ha demolido la retórica de la “transparencia” y de acabar con el “fraude” en los contratos. Se ha denunciado, sin vueltas, que la sobrecarga horaria tendía a compensar los bajísimos salarios municipales, tanto en la administración Galli como la de Eseverri. Una vez más, la fexibilidad laboral extendida por los kirchneristas (a la que hay que sumar la contratación precaria) facilita y “justifica” el ajuste del Pro.
Pero los mismos que liberan tarifas y precios reclaman un techo para las paritarias. Mientras la inflación anual se va generosamente al 40%, quieren arreglarnos con un 25% o menos y, para ello, nos extorsionan con despidos en masa. Los Moyano, Caló y compañía hacen mutis por el foro. Mientras el salario se derrumba, preparan un “paseo” para fin de mes y no son capaces de llamar a un paro nacional. Discuten la unidad de las CGT con el objetivo de hacer pasar los tarifazos y las paritarias a la baja. Lejos de sus miras está la unidad de los trabajadores para enfrentar el ajuste.
En oposición a los ajustadores y sus cómplices, es necesario organizar la intervención de los trabajadores y debatir un programa: Abajo el tarifazo. Que se abran los libros de los privatizadores. Ningún despido, reparto de las horas de trabajo entre todos los compañeros, sin afectar el salario. Por paritarias sin techo, la abolición del impuesto al salario y el 82% móvil para los jubilados.»

Comentarios
Cargando...