Estudio eseverri desktop movile

#8M Opinión / Belén Vergel: Las mujeres hacemos política

Escribe: Belén Vergel Unión Cívica Radical (Lista 14)

Cuando reflexionamos y analizamos el camino de la participación, sobre todo en instituciones, vemos como el rol de la mujer siempre ha estado presente, desde muchas aristas. Si miramos hacia atrás, en tiempos anteriores, las mujeres como nuestras abuelas, lo hacían más invisiblemente, pero no menos importantes, ellas eran las que sostenían mucho de los proyectos que los hombres  decidían en asambleas, y muchas de ellas lo llevaban adelante; pero la sostenida participación, hizo que muchas pudieran atravesar la barrera que el género había impuesto y se empezó a ver sus nombres en instituciones, en proyectos y cada día hizo que otras tomaran confianza para alzar su voz y darse a conocer.-

El ámbito político no fue ajeno a esta realidad que pasaba en los clubes, en las mutuales, en las asociaciones de la sociedad civil. Con el devenir de los tiempos las leyes llevaron a que se pueda sufragar. Esto gracias al trabajo militante que llevo adelante el “Comité Pro-Sufragio femenino”, fundado por las feministas Alicia MoreauSara JustoJulieta Lanteri y Elvira Rawson , que dio nacimiento al primer proyecto de ley nacional presentado por el diputado radical por Santa Fe, Rogelio Araya en 1919, seguido luego de muchos otros que ni siquiera fueron tratados por las cámaras del Congreso Nacional. En este proceso de conquista del voto femenino no se puede dejar de mencionar dos provincias que fueron pioneras San Juan que reformó la Constitución en 1927, reconociendo entre otros, los derechos políticos de las mujeres en las elecciones municipales y provinciales y Santa Fe. Posteriormente, la realidad a nivel nacional, recién en 1947, cuando llego la Ley de Sufragio Femenino.

Así, se fueron conquistando y ganando derechos que lograron una aparente libertad de acción de las mujeres. Porque no podemos dejar de ver que aun la sociedad sigue añejada y aun tiene olor a machismo en muchos ámbitos. Si así no fuera,habría mayor participación de mujeres, mayor cantidad de dirigentes femeninas, no habría la tasa de femicidios que hay y no serían junto a los niños, las más pobres. Como tampoco tendríamos que hablar del Impuesto Rosa,  que revela que incluso en el mercado de consumo hay desigualdad de género. Abordar estos temas como muchos otros viene a ayudarnos a lograr efectivamente esa igualdad que hoy es solo aparente.

Somos diferentes, no pretendo que seamos lo mismo.  Solo quiero una sociedad más justa donde los derechos sean reales para todas las personas sin distinciones, donde las mujeres tengamos el mismo acceso a los mismos espacios que ellos. En la vida cotidiana muchas tenemos una carga mayor, una responsabilidad ampliada, y que gestionar el tiempo casi mágicamente para dedicárselo a la participación social y política. Debemos lograr que esa diferencia no siga traduciéndose en desigualdad.

Por esta razón, ha sido necesario el devenir de leyes que nos equiparen y ayuden a lograr ampliar los espacio donde estén ocupados por mujeres. Es importante la participación nuestra porque ya lo decía Florentina Gomez Miranda, “Si una mujer entra a la política, cambia la mujer, si muchas mujeres entran a la política, cambia la política”, ella era una gran militante de nuestro partido y una incansable luchadora de los derechos de la mujer, y olavarriense (14/2/1912 – 1/8/2011). Como Diputada Nacional impulsó muchos proyectos, entre ellos el de divorcio, autoridad de los padres compartida, pensión al viudo, pensión a la cónyuge divorciada, igualdad de los hijos matrimoniales y extramatrimoniales, derecho de la mujer a seguir usando el apellido de soltera, pensión de la concubina y concubino, todos logros que hoy disfrutamos y que consideramos derechos adquiridos.

Necesitamos traer nuevos aires a las instituciones, a la política, y es tiempo que nosotras ampliemos la participación, estemos más presentes y gocemos de los derechos ganados en una sociedad real y no aparente. Para abrir puertas y tender puentes a mas derechos. Es nuestro tiempo, y solas no podremos, por esto debemos comprender que hay otras mujeres dispuestas a trabajar, a apoyarnos, a fortalecernos y que juntas lo lograremos. Venimos a traer a la política no una mirada de mujer sino todas las miradas, las del conjunto, las que decidamos proyectar para el bien común. Así entendemos la participación. Somos mujeres y hacemos política.

Comentarios
Cargando...