Estudio eseverri desktop movile

#8M Opinión / Escribe Mercedes Landívar

Mercedes Landivar / Concejal Frente de Todos

Cada 8M nos reunimos las mujeres y disidencias sexuales  para alzar nuestra voz con el objetivo de  pedir justicia y visibilizar todos los tipos de violencia a los que miles de mujeres y disidencias sufren cotidianamente a los largo  y a lo ancho de nuestro país.

Estas jornadas son muy importantes, ya que  cada vez que marchamos aprovechamos para decir basta, pedir mayor inclusión y reivindicar nuestros derechos. Por este motivo, es tan importante que nos acompañe la comunidad, porque es un problema de toda la sociedad, que nos debe interpelar a todos por igual. Estamos atravesando una situación sumamente grave, actualmente en nuestra ciudad sigue declarada la emergencia por violencia de género y a nivel país siguen matando a mujeres y disidencia todos los días.

Si bien hemos logrado importantes cambios aún no hemos podido bajar el número de femicidios por eso es importante seguir luchando.  La lucha,  la fuerza del movimiento feminista en las calles y la voluntad política de un proyecto nacional y popular han logrado que se conquisten nuevos derechos, ejemplo de ello es la ley de Matrimonio igualitario, la jubilación de amas de casa,  educación sexual, cupo trans, ley de identidad de género,  ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, la ley de Parto Respetado, ejecución de la ley Micaela entre otras, pero no alcanza. A su vez hoy tenemos un Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad que nos permite jerarquizar las políticas relacionadas a género y  tener más herramientas para institucionalizar políticas públicas y  hacerle frente a esta problemática.

A pesar de estos logros, sabemos que aún no es suficiente.

Es necesario y urgente comenzar a discutir una reforma judicial con perspectiva feminista y que este objetivo nos encuentre, nuevamente, organizadas en las calles junto a sindicatos, universidades y organizaciones sociales y políticas  demostrando que somos justamente las mujeres las que ponemos el cuerpo todos los días y luchamos por conquistar nuevos derechos.  La reforma es urgente,  el poder judicial debe modificar su estructura, capacitarse, adquirir una mirada más empática hacia las víctimas y tomar medidas activas que permitan un efectivo seguimiento de los casos y, de esta forma, se logre salvar la vida de aquellas mujeres y disidencias que sufren de violencia todos los días.

Sin dudas la violencia de género es una problemática sumamente compleja, donde inciden factores culturales, sociales, económicos y políticos que aún hoy no hemos podido resolver, pero seguimos luchando e involucrándonos para poder cambiar una realidad que sabemos que va  a llevar tiempo pero no vamos a claudicar.

En este camino, sostenemos fervientemente que la política es una verdadera herramienta de transformación y que es la que nos permite transformar la realidad de miles de mujeres y disidencias de nuestro país a partir de la materialización de políticas públicas concretas y la conquista de nuevos derechos. En este sentido, la participación de las mujeres en el ámbito político deber ser un objetivo claro por el que también debemos luchar para poder hacer oír nuestras voces y reclamos.

Las nuevas generaciones también han prendido y nos enseñan todos los días la importancia de involucrarse y luchar,  por eso no debemos bajar los brazos y sobre todo también debemos militar para que las leyes finalmente se cumplan.

Las políticas públicas, junto a la conciencia política del pueblo, son las verdaderas herramientas que a través del Estado transforman la vida política, económica y cultural  de la sociedad.

Hay gobiernos que potencian las luchas sociales y convierten sus consignas en decisiones concretas, y existen gobiernos que reprimen a los movimientos sociales, encarcelan a sus líderes y nos hacen retroceder en derechos, logros y conquistas. Quienes sostienen que todo es igual, son la pieza perfecta de la derecha neoliberal que nos quiere divididas sin capacidad de disputa de poder. Quienes sostienen un discurso antisistema permitiendo que los resortes del poder institucional queden en manos de las expresiones conservadoras, no hacen más que reproducir las injusticias. Quienes no creen en la lucha política colectiva, que se exprese en frentes políticos con capacidad de conducción en políticas de estado, solo entienden resuelto el problema en la tranquilidad de sus conciencias individuales, en testimonios inertes y en manifiestos efímeros que solo alimenta la reafirmación sobre los ya convencidos.

Es hora de la lucha real, transformadora y capaz de convertirse trascendente a quienes hoy la defendemos  a partir de decisiones gubernamentales que tendrán que sostener las futuras generaciones.

Invitamos a toda la comunidad el lunes 8 de marzo a participar del encuentro a las 18 hs en el Paseo Jesús Mendía y a las 19 hs a marchar todxs juntxs por una causa común.

Comentarios
Cargando...