A un año de la locura / Un hecho de violencia de género conmocionaba a Olavarría

aprencion
El momento que lo reducen a Galarza

Todo sucedió en Pringles y Belgrano el pasado 20 de agosto de 2016. El sujeto que se atrincheró y mantuvo en vilo a la ciudad está esperando que la causa llegue a Juicio Oral y Público. Está detenido.


Eran alrededor de las 5 de la mañana del sábado 20 de agosto de 2016. Un llamado alertó a la Policía. Un hombre se atrincheraba en la casa de su ex mujer. Estaban sus hijos. Él estaba fuertemente armado. Tenía experiencia a la hora de usar armas: era penitenciario.

 

La esquina de Pringles y Belgrano comenzaría a cambiar su fisonomía. Olavarría estaría en vilo por más de 10 horas. Tiros. Gritos. Corridas. Policías. El Grupo Halcon. Un Francotirador. Una mujer victima de violencia de género. Un victimario. Una Fiscal.

Lo acontecido hace un año en Olavarría se encuadra claramente, en principio, en un caso de Violencia de Género, que terminó en horas de tensión que mantuvieron en vilo a la comunidad y en particular a los vecinos de la zona Belgrano y Pringles que desde las 5 de la mañana amanecieron con disparos de arma de fuego entre un Subprefecto del Servicio Penitenciario Bonaerense y efectivos de la Policía de la Provincia de Buenos Aires, que llegaron al lugar tras recibir distintos llamados de alerta.

“En Línea Noticias” fue el primer medio de Olavarría en llegar al lugar cuando aún se escuchaban disparos que provenían de una vivienda, que había sido tomada por “asalto” por un penitenciario con la clara atención de atentar contra su ex mujer.

Con el correr de la mañana los hechos que sucedían en la ciudad se convirtieron en noticia nacional y fueron innumerables las repercusiones del hecho.

Tras ingresar por asalto y a la fuerza el Subprefecto Walter Galarza se mantuvo más de 10 horas atrincherado en la vivienda que ocupaba su ex mujer junto a sus dos hijos menores de edad, alrededor de las 13 horas efectivos Grupo “Halcón” llegaron hasta la puerta de la vivienda ubicada en Belgrano 3351, casi en la intersección con la avenida Pringles.

Comenzaba en ese momento el final de una historia que no registra antecedentes en la ciudad de Olavarría.

Una decena de efectivos del Grupo “Halcón”, la élite de la Policía de la Provincia de Buenos Aires, inmediatamente arribados a Olavarría se fueron desplazando rodeando la vivienda donde se encontraba el penitenciario.

 

Antes de esto, la fuerza de élite solicitó que se abriera un comercio de la zona para poder ingresar por los patios a la vivienda donde se mantenía atrincherado el penitenciario.

 

Utilizando procedimientos habituales en este tipo de hechos, los efectivos del Grupo “Halcón” comenzaron a realizar los movimientos habituales y propios de su accionar.

 

En primera instancia la orden del Grupo “Halcón”, proveniente de la ciudad de La Plata, era “negociar” con Galarza luego de fracasaran los reiterados intentos llevados adelante por autoridades penitenciarias e incluso compañeros de trabajo del agente amotinado.

 

Pese a esta orden, y siguiendo los propios protocolos, a las 13.18 el Grupo “Halcón” comenzó accionar de manera coercitiva para con Galarza, aunque se mantenían canales de “negociación” pese a la resistencia del penitenciario.

“La situación ahora la controlan ellos”, agregaron voceros oficiales tras el arribo de la fuerza especial de la Policía de la Provincia de Buenos Aires.

 

A las 13.32 horas una cuadrilla de Coopelectric llegó lugar y se procedió a interrumpir el suministro de energía eléctrica, con el objetivo de “aislar” a Galarza y lograr que Galarza ceda en su posición intransigente.

A las 14.05 el Jefe Departamental de la Policía de la Provincia de Buenos Aires Comisario Mayor Alvarado, daba cuenta que el Grupo “Halcón” continuaba negociando con Galarza para permitir que este decline en su postura.

Fue tal la magnitud de lo sucedido en Olavarría que llegaron a nuestro medio el Jefe Provincial del Grupo Halcón, un psicólogo, un mediador y miembros del grupo de choque.

Galarza salió del domicilio, poco después de las 14.30 y ahí se vivieron momentos de tensión al quedar cara a cara con los efectivos del Grupo Halcon. Alrededor de las 14.55, se escucharon cuatro disparos, los mismos fueron espaciados, pero en ese momento la tensión volvió a recrudecer.

Esos disparos fueron propinados por el Suprefecto Galarza contra los escudos de los efectivos del Grupo Halcón, en la propia calle.

Pasadas las 15:00 horas, cuando ya se cumplían 10 horas del atrinchamiento, y el Subprefecto Walter Galarza continua fuera de la vivienda y armado recibió un disparo por parte de un efectivo del Grupo Halcón. El mismo dio en su mano.

De inmediato fue trasladado al Hospital Municipal con una herida gravísima. Momentos después la Fiscal Viviana Beytía junto a personal de la Policía Científica se acercaban a la vivienda donde se sucedieron los hechos, en Belgrano 3351.

Más tarde, pero alertados por dichos de Galarza, llegaron al lugar efectivos de la división explosivos de la Policía de la Provincia de Buenos Aires dado que el penitenciario había dado cuenta de que en el interior de la vivienda“había explosivos”

En esta instancia la Fiscal Viviana Beytía ya había dejado el lugar y la escena de los hechos eran preservados por la Policía local.

Aunque, de manera paralela, otros efectivos de la misma fuerza de élite comenzaban a irrumpir en las inmediaciones del domicilio.

Mientras esto sucedía efectivos policiales de Olavarría mantenían sitiadas alrededor de siete manzanas en la zona donde el penitenciario, fuertemente armado, se atrincheró este sábado poco después de las cinco de la mañana.

Está situación permitió que eventuales “curiosos” que podrían acceder al lugar, no se acercaran a la zona.

El comienzo de los hechos

 

En principio, así lo indicaron fuentes oficiales, Galarza en el interior de la vivienda tenía en su poder, al menos, un arma larga y una pistola 9mm, fue las que utilizó para disparar contra la Policía de la Provincia de Buenos Aires en las primeras horas de la mañana de este sábado.

 

Galarza irrumpió en la vivienda, poco después de las 5 de la mañana, cuando en el interior de la finca se encontraba su ex esposa, también agente del Servicio Penitenciario, y sus dos hijos menores de edad.

 

Se vivieron momentos de extrema tensión, cuando un efectivo de la Policía de la Provincia de Buenos Aires sacó, por una de las ventanas de la casa, a la mujer y los hijos mientras Galarza no cesaba de realizar disparos.

 

La magnitud de los disparos fue tal que el patrullero apostado frente a la vivienda donde el penitenciario se “amotinó” fue “tiroteado” en diversas oportunidades lo que quedó plasmado en el exterior del mismo, situación similar se registró en otros rodados que por distintas circunstancias se encontraban estacionados sobre la calle Belgrano al 3300.

Galarza efectuaba los disparos desde los techos de la vivienda.

Tras una heroica tarea de un efectivo de la Policía de la Provincia de Buenos Aires, la mujer y los pequeños tras ser rescatados, fueron trasladados de inmediato al Hospital Municipal de Olavarría para ser atendidos, aunque afortunadamente no sufrieron ningún tipo de heridas. De inmediato, para con los menores, se dispuso asistencia psicológica teniendo en cuenta la gravedad de los hechos que les tocó vivir.

El trasfondo que llevó al Subprefecto Galarza a tomar esta medida extrema no fue confirmado oficialmente, aunque claramente no se descarta que existan hechos de violencia intrafamiliar que terminaron en los sucesos acaecidos este sábado.

 

Tal lo informado la ex mujer de Galarza, fue identificada como Norma Puccia, quien se encontraba junto a sus dos hijos. Cuando comenzó la dramática situación.

 

Comentarios
Cargando...