Alerta Meteorológico: ¿Otra vez un martes 13?

 

Olavarria

Quizás los más memoriosos lo registren. Otros deberán leer estas crónica y compararla con los informes que en estas horas estará emitiendo el Servicio Meteorológico Nacional y la Dirección de Defensa Civil de la Municipal. ¿Que pasó el 13 de abril de 1993?

El sureste de la Provincia de Buenos Aires, el martes 13 de abril de 1993, registró un fenómeno climatológico, que hasta este martes, no ha registrado otro procedente por su intensidad. El área local afectada fue superior a los 4000 kilómetros cuadrados.

Cuentan las crónicas de aquellos años que entre las 20 horas y las 24 horas de aquel martes 13 un extraordinario sistema de tormentas severas afectó a los partidos de Pehuajo, H. Yrigoyen, Carlos Casares, Bolivar, Daireaux, General La Madrid, Olavarria, Tapalque, Azul, Laprida, Benito Juarez, Tandil, Necochea, Loberia, Balcarce, Gral. Alvarado y Gral. Pueyrredon.

El temporal, violento de por sí, provocó importantes daños en Olavarría: se volaron los hangares del aeroclub, cayó una antena de Ferrosur sobre la avenida Pringles, cayó la antena de más de cien metros de SIBATECO en la localidad de Sierras Bayas, cayó la antena de FM 90.1 en San Martín e Independencia, a eso se le sumaron incalculables voladuras de techos en distintos puntos de la ciudad.

Una sucesión de tornados de intensidad F1 a F3, produjo severos daños a lo largo de franjas orientadas de NO a SE.

“Esa noche fue para nosotros totalmente excepcional. Desde Trenque Lauquen, Carlos Casares, nacieron cinco tormentas severas que, de la mano, cantando, en cuatro horas fueron por Mar del Plata, Necochea, en cinco franjas, como si fuera un rastrillo y destruyeron las líneas de alta tensión. Así el rastrillo llegó a la línea que tienen ustedes en Olavarría en la ruta que va para Bolívar, por la Virgen de la Loma. Imagíne que es un rastrillo con cinco dientes. Venimos de Trenque Lauquen y venimos arrastrando las líneas de alta tensión”, dijo la Dra. Altinger

Esos “dientes” dejaron “cientos de estancias destruidas. Esa noche hicimos una tarea de campo que duró más de dos meses”. Todavía asombrada, recordó que “todo lo que los americanos estudian en un día de tornados, que suelen tener 40 en un día, siempre nos pareció lejano, porque nosotros tenemos uno, dos al mes. Bueno, esa noche hubo 300 tornados. Todo lo que habíamos leído en los trabajos americanos estaba ahí. En una tormenta severa había tres al mismo tiempo. Los rastros que dejan son como un enrejado. A una estancia no le hizo nada. A las dos del costado las destruyó”. Entonces “la gente dice tenemos la virgencita que nos protege… por ahí sí, pero fue una cuestión de suerte…”. Y si se insiste con la Virgen, es posible que haya ayudado a que el diente del rastrillo no pasara justamente por ahí.

“En Olavarría tenemos el caso de los tres tornados juntos. Tres franjas distintas dentro de la franja. Todo lo que veíamos de lejos que contaban los americanos estaba ahí. Eso ocurrió una sola vez en los 40 años de trabajo, en todo el registro que tenemos. Los indios no nos dejaron nada escrito… pero por lo menos en lo que sí anotamos nosotros, no hay antecedentes”, decía al Diario El Popular de Olavarría la doctora Altinger

 

Hay registros de lo que pasó en el partido de General Pueyrredon ese mismo día que coincidentemente también fue martes 13 como lo es este martes 13 de 2016

Comentarios
Cargando...