Azul: El femicida de Eliana seguirá preso

Detención confirmada por la Excelentísima Cámara de Apelaciones del Departamento Judicial de Azul.


Escribe: Fabián Sotes / Diario El Tiempo de Azul.

“En el presente caso, la elevada sanción prevista para el ilícito atribuido al imputado, que lo coloca fuera de las posibilidades excarcelatorias…, y la gravedad del hecho permiten presumir… el riesgo de elusión de la acción de la justicia, por lo que la medida de coerción que le fuera impuesta se presenta como necesaria e idónea para garantizar los fines del proceso“.

A modo de conclusión, en el marco de una extensa resolución de más de sesenta fojas el juez Damián Cini escribió eso cuando desde el máximo Tribunal de Alzada departamental se decidió confirmar la prisión preventiva para Marcos Ramiro Ponce.

El azuleño imputado -de 35 años de edad- está privado de la libertad desde fines de agosto pasado, acusado de haberle provocado graves lesiones a Eliana Mendilaharzu, su pareja, quien dos meses después de convertirse en víctima de este caso de violencia de género murió mientras permanecía internada en estado vegetativo en el Hospital Pintos de Azul.

En lo dispuesto ahora desde la Cámara Penal, en respuesta a un recurso de apelación que no prosperó y había sido presentado por el abogado Pedro De Luca, su defendido continúa siendo acusado del delito de “homicidio agravado por el vínculo y por ser cometido contra una mujer por un hombre mediando violencia de género (femicidio) en grado de tentativa”.

Por esa misma imputación, luego de que resultara detenido por este hecho el 29 de agosto pasado, al mes siguiente había sido la jueza de Garantías Magdalena Forbes la que en primera instancia le dictara la prisión preventiva.

Esa misma medida de coerción, que hace que Ponce siga alojado en la Unidad 7 de Azul, es la que ahora se decidió ratificar para el hombre acusado desde la Cámara Penal, contando con lo dispuesto por sus actuales integrantes: los jueces Damián Cini y Carlos Pagliere (h).

“A la luz de lo relatado, concuerdo con la Dra. Forbes en que los elementos colectados durante la investigación permiten corroborar -con el grado de probabilidad positiva que la etapa que transcurre del proceso requiere- que el causante tuvo intención -al menos, reitero, eventual- de acabar con la vida de quien era en ese entonces su pareja, lo que no se produjo como consecuencia de la concurrencia de circunstancias ajenas a la voluntad del propio imputado”, puede leerse también en el fallo donde el primero en votar a las cuestiones planteadas fue el camarista Damián Cini.

“El acometimiento sumamente violento a través de un puntapié en una zona vital del cuerpo de la víctima -cráneo- que produjo un hematoma epidural que derivó en un estado de coma, la cual puso en riesgo la vida de aquella, dan cuenta de que el imputado, al menos, se representó como probable la producción del resultado dañoso contra su pareja, protegido por la norma penal, pero continuó adelante sin importarle la causación del mismo”.

“En ese accionar el agente, al menos, aceptó, de todos modos, dicho resultado, asumiendo su producción y desinteresándose del mismo; siendo consciente del peligro que había creado y cuyo control dependía del azar, puesto que no tenía ningún tipo de fundamento para confiar en que la muerte se podía evitar”, escribió también en la resolución el actual presidente de la Cámara Penal con asiento en el tercer piso del Palacio de Justicia de Azul.

Aquel hecho donde Ponce agredió a Eliana había tenido como escenario la casa de la ciudad de Azul -ubicada en la calle Camilo Gay- donde convivían, en horas de la noche del pasado 16 de agosto.

Desde el día siguiente a ocurrida la agresión, Eliana Mendilaharzu -que había cumplido recientemente 27 años y tenía un hijo con Ponce- permaneció internada en gravísimo estado.

La joven falleció el pasado 28 de octubre, mientras continuaba en el Hospital Pintos.

En su certificado de defunción un médico había escrito, en el apartado relacionado con las causas de su deceso, el ya referido “hematoma epidural”. Y en ese mismo documento podía leerse que la joven había sido una “paciente con intención de Covid”, el cual contrajo mientras estuvo internada durante esos más de dos meses en el centro asistencial municipal.

Comentarios
Cargando...