Estudio eseverri desktop movile

Azul: Enfermera denunció que vacunaron a “familiares y amigos” de autoridades de un hospital


Fuente y foto: Diario El Tiempo

Una enfermera que trabaja en el Hospital de Niños denunció en sede policial que vacunas contra el COVID-19 que se están aplicando en ese centro asistencial fueron desviadas para “familiares y amigos del personal jerárquico” de ese nosocomio, quienes -según afirmó- estando fuera del listado oficial recibieron dichas dosis durante el transcurso de la semana que pasó.

Llamada María Soledad Miranda y de 43 años de edad, la mujer que se convirtió en la denunciante de estos hechos es una enfermera especializada “en niños y discapacidades”.

Miranda, quien desde hace siete años desempeña tareas en el centro asistencial ubicado en una de las esquinas de Prat y De Paula de la ciudad de Azul, hizo publica la denuncia a través de distintos medios de comunicación.

El Diario El Tiempo consigna que según las versiones esa situación involucra al actual director del Hospital de Niños -el médico Néstor Cousté- y a otras autoridades, entre las cuales la enfermera mencionó al contador Luis Tonel, actual director Asociado; María de los Ángeles Silva, quien tiene a su cargo en el centro asistencial el área de Recursos Humanos; y (de acuerdo con lo que se lee textualmente en esa presentación que hiciera) “la letrada de dicho nosocomio, de quien no recuerda nombre y apellido”.

En la presentación se señala también que las dosis que habrían recibido los ya mencionados “familiares y amigos del personal jerárquico” del Hospital de Niños correspondían a personas que estaban anotadas de manera oficial para ser vacunadas. Ante la ausencia de las mismas por diferentes motivos, esas dosis -afirma la enfermera- fueron suministradas a allegados de los integrantes del actual Consejo Directivo del Hospital de Niños a los que hizo mención en la denuncia que hiciera en sede policial.

Las presuntas irregularidades

Los hechos que Miranda denunciara y que -declaró también- la tuvieron como “testigo”, teniendo en cuenta que en su carácter de enfermera se encarga en el Hospital de Niños de expedir a las personas los certificados de las vacunas por coronavirus que allí se aplican, ocurrieron entre los días 2 y 4 de marzo pasados.

Durante esos días se habrían registrado en el centro asistencial esas vacunaciones de manera irregular, siendo destinatarios de dichas dosis personas allegadas a los integrantes del personal jerárquico ya mencionado, según la enfermera señala.

En la presentación que hiciera en sede policial, contó que por la labor que actualmente desarrolla se encarga de llamar por teléfono a esas personas que estaban oficialmente designadas para vacunarse contra el coronavirus y que por diferentes motivos no concurrieron a aplicarse las dosis.

Pero, según lo que expresó, esa tarea no la pudo llevar a cabo, ya que se lo impidió la licenciada en Enfermería María Silvia Tucci, encargada de las vacunas en general y en particular de las que se aplican contra el COVID-19 en el Hospital de Niños.

De acuerdo con su relato, Tucci sólo le permitió llamar a otras personas que estaban en los listados para adelantar sus turnos de vacunación: pero no dejó que le avisara a las que no habían concurrido para que lo hicieran en otro momento y, así, recibir la primera dosis de esta inoculación.

La enfermera declaró que el miércoles de la semana pasada personas allegadas a las autoridades del Hospital de Niños recibieron por fuera del listado oficial las vacunas contra el coronavirus.

Según Miranda indicó, ante la ausencia de quienes tenían que ser vacunados ese día “se comenzó a convocar a familiares y amigos del personal jerárquico”, un grupo aproximado de “veinte personas”.

También dijo que después se cargaron sus datos en el listado oficial, para que de esa manera quedaran registrados de una manera legal, lo cual fue llevado a cabo por miembros de ese personal jerárquico que ella misma denunciara, con el fin de ocultar esta supuesta maniobra irregular, ya que posteriormente esas personas iban a aparecer en el sistema con turnos asignados para ser vacunadas.

A través del testimonio que brindara y le dio forma a esta denuncia, además la enfermera contó que en ese listado supuestamente trucho aparecieron, con turnos para que fueran vacunados el martes de la semana anterior, los nombres de “una empleada doméstica” y de “un abogado”. Ambos no pertenecen al rango etario de personas que están siendo vacunadas “ni tampoco poseían factores de riesgo”.

“Vos sos ciega sorda y muda. Callada, hacé lo que te digo”, puede leerse en un tramo de la denuncia formulada por la enfermera sobre lo que contó que Tucci le decía con relación a esta situación por medio de la cual la enfermera sostiene que en el Hospital de Niños hay “discrecionalidad en el uso de las dosis” de las vacunas contra el COVID-19 que se vienen aplicando.

Con relación a Tucci, la licenciada en Enfermería que está a cargo del suministro de las vacunas en ese centro asistencial, la mujer que denunció estos hechos refirió que dos familiares de ella que trabajan en el Concejo Deliberante tenían turnos para ser vacunados, sin figurar ambos en el listado oficial y sin formar parte tampoco de esa franja etaria de la población que en la actualidad está siendo vacunada.

Comentarios
Cargando...