Azul: Juicio al acusado de matar a dos custodios en Tandil

Los hechos que se ventila sucedieron en el año 2000. El imputado estuvo prófugo.


El Tribunal Oral en lo Criminal número 1 de Azul es desde el miércoles escenario de un juicio a un sujeto que está acusado de integrar una banda que en julio del año 2000 acribilló a balazos en Tandil a dos custodios de un camión de caudales. Ambos crímenes se registraron cuando los delincuentes llevaron a cabo un violento robo en una estación de servicios y las víctimas se disponían a reponer dinero en un cajero automático del Banco Provincia instalado en el interior de ese local comercial.

 

El hombre que comenzó a ser juzgado ayer en el TOC 1 local estuvo prófugo durante catorce años y fue identificado por voceros judiciales como Ricardo Javier Polich.

 

Por los crímenes de José Luis Mastronardi y Héctor Montenegro -tal las identidades de los custodios que fueran asesinados durante aquel robo donde los delincuentes se habían apoderado de unos 14.000 pesos en efectivo- el que se inició ayer es el segundo juicio que se realiza en el Palacio de Justicia local.

 

En noviembre del año 2003 el mismo Tribunal Oral en lo Criminal número 1 de Azul, aunque con una integración distinta, había sido escenario de un debate donde resultó condenado -en principio a una pena única de “reclusión perpetua”– otro de los integrantes de aquella organización delictiva que llevara a cabo en Tandil ese violento robo. Y tiempo antes a que se realizara aquel proceso, en los Tribunales de la ciudad serrana habían sido juzgados y condenados tres autores más del robo y de los homicidios de los custodios, un hecho que se produjo el 25 de julio del año 2000 en una estación de servicios llamada “Don Rodolfo”, situada en el cruce de las avenidas Monseñor de Andrea y Perón.

 

En el debate que se inició ayer en Azul el Tribunal 1 está presidido por Joaquín Duba y su integración se completa con los jueces Martín Céspedes y Carlos Pagliere (h).

 

Mientras que a Polich lo está patrocinando la defensora Oficial Adriana Hernández, en representación del Ministerio Público Fiscal interviene en este juicio oral Marcos Eguzquiza.

 

Estuvo prófugo varios años

 

Después de que el 11 de octubre de 2014 Polich -que hasta ese momento figuraba como uno de los delincuentes más buscados del país- fuera capturado, a este debate donde comenzó a ser juzgado ayer llegó acusado de los delitos de homicidio agravado por haber sido realizado con el concurso premeditado de dos o más personas y por la finalidad de facilitar la consumación del otro delito -dos hechos- y robo agravado por uso de armas, en concurso real.

 

Cuando fuera procesado con prisión preventiva por el hecho, desde la instrucción fue sindicado como el sujeto que realizó las tareas de inteligencia previas a que se llevara a cabo el violento asalto donde fueron asesinados los custodios.

 

Además, ha sido señalado como el sujeto que conducía el automóvil en el que todo el grupo se desplazaba cuando el robo se produjo alrededor de la hora 13 del ya mencionado 25 de julio del año 2000.

 

Ambos custodios habían sido baleados en el marco de una maniobra rápida y planificada que tuvo como testigos a varias personas, quienes aquel día se encontraban en el interior del local de la estación de servicios.

 

Varias de ellas fueron convocadas a declarar a los juicios que en Tandil y en Azul por este hecho se hicieron. Además, muchas de esas personas son las mismas que ahora nuevamente están brindando sus testimonios en el debate que se inició ayer en el TOC 1 local.

 

A Polich, luego de estar prófugo durante catorce años, lo habían detenido en la Capital Federal, en “Tierra Santa”.

 

El tandilense, de 51 años de edad, fue capturado durante un operativo de identificación de personas que en ese parque temático llevaba a cabo la Policía Federal, al comprobarse que tenía un documentado de identidad trucho.

 

Hasta ese entonces, en el marco de las tareas iniciadas para encontrarlo, en la página web del Ministerio de Seguridad de la Provincia se podía hallar una foto suya en una publicación donde, además, se mencionaba que existía una recompensa de entre 10.000 y 100.000 pesos para quien aportara datos sobre su paradero.

 

Dicha orden de captura para él decía textualmente: “Por haber participado en forma activa en el hecho delictivo acaecido el 25 de julio de 2000, cerca de las 13, al integrar el grupo de personas que con armas de fuego se hicieron presentes en la estación de servicio Don Rodolfo, sita en la intersección de las avenidas Monseñor de Andrea y Presidente Perón, con el plan de asaltar el camión de caudales de la empresa Juncadella”.

 

El dato

 

El juicio que se inició ayer en la sala del Tribunal 1 local contó con las declaraciones de varios testigos. Entre ellos, una joven familiar del imputado, quien al momento de brindar su testimonio pidió que Polich no estuviera en la sala, por lo que fue trasladado a un recinto contiguo desde donde escuchó lo que la mujer decía. Está previsto que la recepción de la prueba testimonial de este proceso continúe durante el transcurso de los próximos días, una vez que se retome la actividad en los Tribunales de Azul tras el receso por Semana Santa y el feriado del lunes próximo por el Día del Veterano y de los Caídos en la Guerra de Malvinas.

 

Fuente: Diario El Tiempo Azul.

Comentarios
Cargando...