CABA blanqueó más fallecimientos por COVID: sumó 749 de julio y agosto

Lo hizo en cargas por “goteo”, por lo que se fueron añadiendo de a poco en los reportes diarios.


Discretamente, en las últimas semana el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires actualizó el número de víctimas fatales con datos atrasados de julio y agosto y sumó casi 750 nuevas víctimas fatales, el 11% de las actuales 6.615 víctimas que registra Capital Federal. 

La actualización por “goteo”, que difiere del método usado por la Provincia de Buenos Aires (que tras un entrecruzamiento de datos incorporó 3.523 víctimas fatales en un solo día) fue revelada por el analista de datos Santiago Olszevicki en una serie de mensajes de Twitter y admitida por el Gobierno porteño. Se trató de la incorporación diaria (“a medida que aparecieron”, aseguran en la Ciudad) de fallecidos en julio y agosto, que en lo superficial redundó en un salto llamativo y progresivo de la tasa de letalidad, lo que encendió la curiosidad de los analistas.

La polémica por la actualización del número de muertes comenzó el 23 de septiembre, cuando la provincia de Buenos Aires incorporó al sistema nacional encargado del seguimiento de las enfermedades 3.523 nuevas víctimas fatales, lo que elevó sensiblemente la tasa de letalidad tanto en territorio bonaerense como a nivel nacional.

La decisión generó una fuerte polémica luego de que la oposición acusara al Gobierno de Axel Kicillof de “ocultar muertos” por coronavirus, y pidiera la interpelación del ministro de Salud Daniel Gollan. Desde la Provincia resaltaron por su parte que se trataba de un “ordenamiento” y un “sinceramiento” y recordaron que la carga estaba a cargo de los efectores de salud, pero que ante las demoras que se volvieron evidentes decidió cambiar la metodología y volcar los nuevos datos todos juntos.

En medio de la polémica, tanto Gollan como Kicillof señalaron que la Ciudad de Buenos Aires tenía el mismo problema, pero desde el Gobierno porteño lo negaron, aunque no cuestionaron lo hecho por la Provincia y sí admitieron que unos 100 técnicos asistían a los centros de salud para evitar las demoras.

Ahora, del análisis de Olszevicki se desprendió que en las últimas semanas, 749 decesos cargados por la Ciudad e incorporados de a poco en los informes diarios pertenecían en realidad a julio y agosto.

Fuentes del Gobierno porteño admitieron esta situación y señalaron que “desde mayo trabajamos con 100 personas dándoles soportes a la carga a los efectores”. Y aseguraron que “en julio y agosto fueron meses pico y se registró una demora que fuimos subsanando de a poco”. (DIB)

Comentarios
Cargando...