Estudio eseverri desktop movile

Caen las torres de ladrillo frente a las torres de acero


Por: Arq. Jorge Hugo Figueroa.

Tiempo de lectura estimado:  2:20 minutos Audio nota

Se alzan atrapados en una encrucijada de hormigones, de aluminios y de aceros, las torres de ladrillo. Llevan en sus caras las cicatrices de las manos de los ladrilleros, del resplandor de cien fuegos, de barros, de pajas secas, de canchas, de soles y de sombras.

 Besan el cielo con los pies sobre la tierra, enfundadas en botamangas de vidrios y metales, locales comerciales nacidos de un solo gran local, olvidado por las reglas del marketing.

Aún se observan los huecos donde se aferraban los sabios toldos protectores, bajo los que se cobijaban los habitantes en días en extremo soleados o en extremo lluviosos.

Fuente: arconde buenosaires.com.ar

Los ruidos y los acordes, los humos y los perfumes quedaron atrapados en las miradas rojizas de los ladrillos.  Y así permanecen día tras día, mientras se va el granito y crecen las avenidas.

Algunos árboles furtivos se escabullen al progreso y tienen su lugar al lado de la parada de colectivos de la esquina. Entregan, sabiamente, cobijo a los que esperan aunque éstos no lo sepan y que, como cada otoño, vuelvan a proponer talarlos.

Fuente: argenprop.com

Una mañana cualquiera llegarán las glamorosas uñas del futuro y cubrirán las paredes con un reluciente policarbonato, con toda una tecnología puesta al servicio de lo calculadamente fugaz, de lo meditadamente etéreo. Mentirán amor a la fachada y ésta, caerá una y otra vez en la trampa… hasta que, el siempre verde campo inmobiliario reclame ese espacio y luego convenza, influya y manipule, contando siempre con la gran ventaja de la codicia (siempre presente en cada escritorio, en cada planilla de Excel, primordialmente inyectada, genéticamente mejorada, con un gran propósito… mostrar un pasado olvidable, un presente descartable y un futuro de 32gb de felicidad.

Arq. Jorge Hugo Figueroa.


Comentarios
Cargando...