Carta de lectores: El pedido de un vecino


Hoy soy pobre, la pandemia me ha dejado sin posibilidades de ingresos. Además del dinero, tan larga inclusión domiciliaria también me ha quitado el orgullo. Lamentablemente, en mi condición de diabético y con 56 años, se me hace casi imposible, y definitivamente improbable conseguir un sueldo que me permita mantenerme en estos tiempos. Esta es la razón por la cual debí pedir ayuda económica al municipio con toda la vergüenza del mundo, en la forma de una bolsa de alimentos en el área de Desarrollo Social.

Hoy, 1º de diciembre, se cumplen 9 (nueve) días de mi pedido, con 5 (cinco) llamados intermedios para hacer el reclamo. Todas las veces se me aseguró la entrega en el día, por lo que mi confianza fue disminuyendo. Quizá estén acostumbrados a que nadie se queje, quizá disfruten del gozo de tener que llamar para mendigar un paquete de comida… No lo sé.

Lo que sí sé, es que pasada la pandemia, el gobierno municipal aprovechará intensamente difundir en todos los medios la ayuda prestada a los ciudadanos que hemos estados perjudicados por estas circunstancias. Solo quiero avisar la situación, porque hoy me dicen que se les rompió la camioneta (¿la única que tiene el municipio?), pero que mañana va a estar arreglada (milagrosamente, YA saben esto) y repartirá las bolsas.

Solamente les pido a los lectores, que cuando comience el autobombo municipal, recuerden esta carta. Gracias, y disculpen la queja.

Orlando Ampuero
DNI 16768143
Ciudadano (creo) de Olavarría

Comentarios
Cargando...