Caso Piparo: la Justicia acreditó el robo, pero no cree que los jóvenes atropellados sean los autores

Tras tomar testimonio a testigos, los investigadores comenzaron a ordenar el caso. Aparecieron las imágenes de las cámaras de seguridad del Municipio.


La Justicia que investiga el confuso episodio protagonizado por Carolina Piparo y su marido Juan Buzali corroboró en las últimas horas la existencia del robo sufrido por la diputada de Juntos por el Cambio, pero no encontró ningún indicio para conectar con ese hecho de inseguridad a los dos motociclistas que fueron atropellados y abandonados por la pareja en la madrugada de Año Nuevo, en La Plata.

Tras una intensa jornada de declaraciones, la Justicia comenzó a armar el rompecabezas en el que se había convertido el caso. En tanto, el aporte de las imágenes de las cámaras de seguridad de la Municipalidad de La Plata, que trascendieron hoy, da más claridad sobre el extenso recorrido que hicieron Piparo y su marido tras el robo.

Fuentes judiciales indicaron que los investigadores confirmaron que la diputada fue abordada en la casa de su suegro por motochorros que le sustrajeron su cartera y el teléfono celular. De hecho el smartphone fue hallado poco después del hecho por una pareja que caminaba por la zona. 

Sin embargo, a raíz de los diferentes testimonios de testigos y del propio visionado de las cámaras de seguridad, los investigadores concluyeron que “no existen indicios” para vincular a los jóvenes atropellados por el matrimonio Piparo con los autores del robo. 

En este escenario, el abogado de los jóvenes, Martín Vargas, pidió que Buzali sea imputado por “homicidio en grado de tentativa”. “Está demostrado por testimonios coincidentes que los chicos venían de Abasto, que es una zona rural en las afueras de La Plata, chicos que trabajan en el campo. Venían siguiendo la ruta de los muñecos que se queman todos los años”, dijo el letrado.

En los videos suministrados por la municipalidad de La Plata se ven dos secuencias: en la primera, el auto Fiat 500 de Piparo y su marido persigue a tres motos que, según ellos, eran los autores del robo. La legisladora declaró que lo hicieron para “alertar a la policía” y que se los cruzaron cuando iban a realizar la denuncia por el asalto que habían sufrido.

En las siguientes imágenes es el vehículo el perseguido por tres motos, aunque en este caso se puede apreciar que tanto los vehículos como las personas que los conducían eran diferentes a los de la primera secuencia. Se trataba de los amigos de las dos víctimas del choque.

Según Piparo, en la persecución de los ladrones ellos los perdieron durante varias cuadras, y que luego  “encontramos a 5 motos, no 3. Y nos vimos emboscados y queríamos salir de esa situación”. Así, justificó que su marido, para salir de la situación, atropelló a una moto.

Sin embargo, las declaraciones de testigos del choque y de los mismos jóvenes difiere en este punto: indican que la moto fue embestida por el auto, que luego se dio a la fuga dejando a los dos jóvenes tirados y arrastrando el rodado durante varias cuadras. A partir de allí los amigos de las víctimas comenzaron a perseguir el auto, y otras personas denunciaron el hecho al 911.

Si bien no trascendieron imágenes del accidente, fuentes de la investigación indicaron a DIB que “existen registros” que están siendo analizados por la Justicia, aunque no precisaron si se trata de las propias cámaras del Municipio o aportadas por vecinos y testigos.

La causa

Según trascendió, el marido de Piparo no fue imputado aún por ningún delito, pero se le informó sobre el inicio de una causa por “lesiones culposas”. 

La defensa de la diputada y de Buzali fue asumida por el abogado mediático Fernando Burlando, quien ya la había patrocinado cuando tras la salidera bancaria ocurrida en 2010, cuando perdió al hijo que esperaba tras ser baleada en la cara.

Por su parte, Vargas adelantó que pedirá que se investigue por qué motivo no fue realizado el control de alcoholemia a Buzali, y puso la mirada sobre el secretario de Seguridad de La Plata, Darío Ganduglia, quien se encontraba en el lugar donde Piparo y su marido terminaron el raid, tras ser perseguidos por los amigos de los jóvenes atropellados. (DIB) JG

Comentarios
Cargando...