Con 38 años de antigüedad lo despidieron pese a estar prohibido

Se trata de Carlos Castro un hombre que se desempeña como expendedor de combustible en una estación de servicio ubicada en Pringles y Trabajadores.

El hombre se quedó en su lugar de trabajo y fue acompañado por el Doctor Jonathan Oliva y el Dr Sergio Roldan quienes lo representan en el reclamo laboral a la firma que adquirió la estación de servicio.

Este martes recibió el telegrama en que se lo notificaba del despido de la firma pese a la prohibición de despedir empleados por el decreto presidencial de Alberto Fernandez.

Pese a ello Carlos Castro se presentó en su puesto de trabajo a tomar su turno, cosa que no pudo hacer porque los propietarios de la empresa no se lo permitieron.

“No voy a regalar mi antigüedad”, dijo el hombre que se desempeña desde hace 38 años en el lugar. “Es una maniobra delictiva”, dijo su abogado quien anticipó que formalizará una denuncia ante la Justicia Federal “por incumplimiento del decreto presidencial”.

Comentarios
Cargando...