Covid-19: La importancia de la ventilación para evitar la propagación en espacios interiores


La ventilación es un factor importante para evitar que el virus del Covid19 se propague en espacios interiores. Consiste en introducir intencionalmente aire limpio en un espacio, al tiempo que se elimina el aire viciado, con el objetivo de mantener la calidad del aire en ese espacio.

La OMS ha contribuido a la elaboración de orientaciones sobre los sistemas de ventilación y aire acondicionado en el contexto de Covid19, para mejorar la ventilación interior, que deben estudiarse en consulta con un profesional de sistemas de calefacción, ventilación y aire acondicionado.

Se recomienda:

  • Utilizar la ventilación natural, abriendo las ventanas si es posible y seguro hacerlo.
  • En los sistemas mecánicos, aumentar el porcentaje de aire exterior mediante el modo de ahorro de energía, que permite configurar los sistemas para que utilicen hasta el 100% de aire exterior. Antes de aumentar el porcentaje de aire exterior, comprobar la compatibilidad con la capacidad del sistema de calefacción, ventilación y aire acondicionado, en lo que respecta tanto al control de la temperatura y la humedad como a la compatibilidad de la calidad del aire exterior e interior.
  • De ser posible, aumentar el flujo de aire total en los espacios ocupados.
  • Desactivar los mecanismos de control de la demanda de ventilación que reducen el suministro de aire en función de la temperatura o la ocupación.
  • Mejorar la filtración central del aire:
    • Aumentar la filtración de aire al máximo posible sin que disminuya significativamente el flujo de aire previsto.
    • Inspeccionar la carcasa y los soportes del filtro para asegurarse de que se ajustan correctamente y tratar de minimizar la desviación del filtro.
  • Plantearse poner en marcha el sistema de calefacción, ventilación y aire acondicionado con el máximo flujo posible de aire exterior desde 2 horas antes de que se ocupe el espacio y hasta 2 horas después, según las recomendaciones del fabricante.
  • Generar flujos de aire desde la zona de aire limpio a la zona de aire sucio. Para ello, estudiar la reubicación de los difusores o reguladores de admisión y extracción del aire y ajustar las tasas de flujo de admisión y extracción en la zona para establecer diferenciales de presión cuantificables. Hacer que el personal trabaje en zonas de ventilación «limpias», fuera de las zonas de mayor riesgo, como la recepción o las instalaciones para hacer ejercicio (si están abiertas).
  • Asegurarse de que los extractores en las zonas de descanso funcionen debidamente y a plena capacidad cuando haya gente en el edificio.

En todos los lugares de trabajo debe haber aire puro y limpio. La OMS recomienda que se aumente la tasa de ventilación por medios naturales o mecánicos, preferiblemente sin reciclar el aire. En caso de que no pueda renovarse el aire, es preciso limpiar los filtros con frecuencia, sobre todo en los puestos donde hay un riesgo medio o alto de exposición al Covid19 para los trabajadores, como ocurre con los que atienden a los clientes en el comercio minorista o en los alojamientos turísticos y con los trabajadores domésticos.

Comentarios
Cargando...