Cuadernos: Cristina declara este lunes frente a Bonadio

La expresidenta Cristina Kirchner y el exministro de Planificación Julio De Vido volverán a ser indagados hoy por el juez federal Claudio Bonadio en el marco de la causa por supuestas coimas en la obra pública.

La exmandataria nacional volvió a pedirle ayer a sus seguidores que “no se movilicen” a los tribunales de Comodoro Py para apoyarla y que “pongan la energía” en “ayudar a los que la están pasando mal”.

En el marco de la investigación, el magistrado también citó a declarar para esta misma jornada a los dirigentes kirchneristas Enrique “Wado” de Pedro, Andrés “Cuervo” Larroque y José Ottavis, y al empresario de medios Sergio Szpolski.

“Mañana voy al juzgado de Bonadio por séptima vez. Ya saben, no se movilicen. Pongan la energía en defender la universidad y la salud públicas, la ciencia y la tecnología y ayudar a los que la están pasando mal, que desgraciadamente no son pocos hoy en nuestro país”, comentó ayer Cristina Kirchner en su cuenta oficial de Twitter.

El juez federal decidió llamar otra vez a la senadora nacional porque amplió el período temporal investigado desde el 2003 al 2015, ya que al principio lo había fijado en el año 2008.

La indagatoria a la exjefa de Estado está prevista para las 11, y luego será el turno de De Vido y del resto de los imputados que fueron citados.

Tras la jornada, se prevé que Bonadio decida si procesa a la expresidenta y a otros involucrados en el caso originado a partir de los cuadernos de Oscar Centeno, exchofer de Roberto Baratta, quien fue el número dos del Ministerio de Planificación.

Además, el magistrado dispuso crear otras tres causas paralelas: una vinculada con obra pública, otra con el transporte y la última de energía.

Se trata de una medida para “profundizar la investigación a los fines de no entorpecer la presente causa y para una pronta administración de Justicia”, confirmaron fuentes judiciales.

Nueva indagatoria

Para el juez Bonadio, Cristina Kirchner “comandó” una “organización delictiva conformada por funcionarios públicos”, que se dedicó a la “percepción de sumas de dinero ilegítimas, por parte de diversos particulares, muchos de ellos, empresarios contratistas de la obra pública del Estado nacional”.

Entre los testimonios que comprometieron a la expresidenta y que dieron lugar a la nueva citación está el de José López, exsecretario de Obras Públicas, quien señaló a Cristina y Néstor Kirchner como los responsables de reclamar la recaudación de “fondos ilegales”.

También el empresario Gabriel Romero, de Hidrovía SA, dijo que tuvo que pagar 600.000 dólares por un decreto de la exmandataria para ampliar la concesión hasta 2023.

Carlos Wagner, expresidente de la Cámara de la Construcción, también mencionó que Cristina sabía de la “cartelización de la obra pública” y que las coimas iban del 10 al 20% del total de los contratos.

Claudio Uberti, extitular del organismos Control de Concesiones Viales (Occovi), dijo que las valijas con dinero se llevaban al departamento de la actual senadora en el barrio de Recoleta y luego a sus domicilios en Santa Cruz, “donde tenían bóvedas”.

Ernesto Clarens, conocido como el financista K, habló del rol del matrimonio Kirchner en la estructura de cobros de sobornos.

Además de estos testimonios, el juez Bonadio y el fiscal Carlos Stornelli tienen en sus escritorios los informes de llamadas de teléfonos que involucrarían a la expresidenta en la supuesta asociación ilícita.

Comentarios
Cargando...