Diamanti: “Tenemos todas las herramientas para actuar a tiempo”


Durante el desarrollo del 2do Congreso del Hospital Municipal “Dr. Héctor M. Cura”, que tuvo lugar los días 27 y 28 de septiembre en el CCO, profesionales de salud pública del Municipio presentaron el Protocolo de Código ICTUS.

El ICTUS es una enfermedad cerebro-vascular que afecta a los vasos sanguíneos que suministran sangre al cerebro. El protocolo recientemente elaborado es un sistema que permite la rápida identificación, notificación y traslado de pacientes con ICTUS a los servicios de urgencias; a los fines de reducir los tiempos de latencia para la valoración precoz, tanto a nivel prehospitalario como dentro del nosocomio. Esto básicamente permite efectuar tempranamente el tratamiento pertinente para restablecer la circulación sanguínea y prevenir o mitigar las secuelas neurológicas.

Dicho protocolo fue diseñado por los Dres. Pablo Luchini, Leonardo Bogado, Elizabeth Aisaguer, Mariela Peñalba y Nicolás Pereyra Díaz; y fue presentado en el Congreso que reunió a todo el personal relacionado a la salud, tanto del ámbito público como privado y estudiantes avanzados; evento desarrollado por prestigiosos profesionales de nuestro país, en las áreas clínicas, quirúrgicas, enfermería, obstetricia, rehabilitación, entre otras.

Mariana Diamanti, asesora de la Secretaría de Salud del Municipio, explicó la importancia que reviste el hecho que el Protocolo haya sido elaborado por profesionales locales, dado que permite que este plan de acción se adapte a los tiempos, distancias y aparatología del sistema sanitario de nuestro Partido.

Responde a la evidencias de las guías internacionales acerca de la formación de prococolos de acción locales para disminuir los tiempos.

Actuar de manera rápida y eficaz en un paciente que sufre un ACV – Accidente Cerebro Vascular – es de vital importancia, dado que si un coágulo interrumpe la circulación sanguínea hacia el cerebro, el sector afectado deja de recibir oxígeno, por lo cual se daña y puede ocasionar, si no la muerte, severos déficits neurológicos permanentes. Por eso, se dice que “tiempo perdido es cerebro perdido”. En este sentido, destacó Diamanti“está bueno que la población sepa que tenemos herramientas para actuar dentro de un margen de tiempo -que se denomina tiempo de oro – para que el paciente no sufra secuelas”.

El Dr. Nicolás Pereira Díaz, uno de los profesionales intervinientes en este proyecto, explicó que “este protocolo de Código ICTUS es más bien específico del trabajo prehospitalario y hospitalario. De todos modos se contempla el trabajo con la población para que se pueda reconocer cualquier síntoma de accidente cerebro-vascular, y que se sepa que ante cualquier señal de alarma hay que recurrir de inmediato a un servicio de emergencias y no dejar pasar el tiempo”.

Asimismo, el profesional anticipó que se llevará a cabo una campaña informativa y de concientización en las próximas semanas, en el marco del Día Mundial de la Lucha contra el accidente cerebrovascular (ACV) que se conmemora cada 29 de octubre por la OMS.

Este tipo de acciones complementan el trabajo sostenido en materia de capacitación en Reanimación Cardio Pulmonar, en el marco del Programa Ciudad Cardioprotegida (Ordenanza N° 4345/18 – Municipio Cardioprotegido). Se recuerda que dicho programa adhiere a normativas nacionales (Ley 27159) y Provinciales (Ley 14794) y tiene como objetivo capacitar en RCP a adultos y pediátricos y manejo de DEA a todos los agentes de dependencias municipales, instituciones educativas públicas y privadas, Policía, Bomberos y Ejército de nuestro Partido. Paralelamente, la iniciativa comprende la instalación de Desfibriladores Externos Automáticos (DEA) en las escuelas con mayor índice de matrícula del Partido y en diferentes espacios públicos.

Las capacitaciones en RCP son coordinadas desde la Secretaría de Salud Pública municipal a través de la Dirección de Enfermería del Hospital Municipal “Dr. Héctor M. Cura”, dictados por estudiantes y docentes de la Facultad de Ciencias de la Salud.

En un caso de paro cardio – respiratorio o muerte súbita, una maniobra de RCP a tiempo puede significar la diferencia entre la vida y la muerte: comprende un conjunto de procedimientos que tienen por objetivo restablecer y sostener la circulación sanguínea y la ventilación pulmonar en aquellas personas en que estas dos funciones vitales se han detenido de repente. Por ello es muy importante que toda persona, sin distinción, conozca las técnicas de reanimación y primeros auxilios para ayudar ante cualquier episodio de estas características.

Es imprescindible que la comunidad sepa realizar esta práctica sencilla pero fundamental para salvar vidas. Son maniobras simples, fáciles de aprender y que no demandan gran tiempo de estudio; y que sin embargo, reducen considerablemente el riesgo de muerte ante un caso de paro cardio – respiratorio. Se trata de episodios que pueden ocurrir a cualquier persona en cualquier momento, y la práctica precoz de técnicas de reanimación pueden salvarle la vida.

Comentarios
Cargando...