Violenta suba del dólar amenaza un repunte inflacionario

sTRUZZ
El dólar superó hoy los $15 y volvió a la cotización del primero de abril a raíz de que el martes pasado el titular del Banco Central, Federico Sturzenegger, resolviera bajar la tasa de referencia, la de Lebacs a 35 días, al 31,5% anual.
Al caer la tasa de interés debajo del 32%, el número que algunos analistas mencionaban que como el umbral para que se dispara el dólar en línea con las expectativas de inflación.
El mismo martes, el Centro de Investigación en Finanzas (CIF) de la Escuela de Negocios de la Universidad Torcuato Di Tella dio a conocer que la Encuesta de Expectativas de Inflación (EI) de junio marcaba que el promedio de las expectativas de inflación se ubicaban en el 32,9% anual.
Así, con la expectativa de que la inflación haga perder el 32,9% del valor del peso en doce meses, la tasa de interés del 31,5% en pesos hace pensar que ahorrar en instrumentos en pesos ya no permite conservar el poder de compra, por lo que rápidos bancos, ahorristas y exportadores decidieron quedarse en dólares.
Así la oferta de dólares se retrajo fuertemente esta semana respecto de las anteriores. El recálculo de la composición de carteras de inversión y la contracción en los montos ofertados por exportadores fueron la causa de que en solo cuatro jornadas el dólar mayorista se disparara de $13,87 a $14,80 pese a la intervención del Banco Central para atajar la escalada.
Hasta la semana pasada, por el contrario, el Banco Central batallaba para sostener, mediante compras de reservas, el precio de la divisa lo más cercano a los $14 en el mercado mayorista.
Con la expectativa de que la inflación haga perder el 32,9% del valor del peso en doce meses, la tasa de interés del 31,5% en pesos desincentiva a ahorrar en instrumentos en peso, por lo que rápidos bancos, ahorristas y exportadores decidieron quedarse en dólares.
En el minorista, la moneda norteamericana pasó de $14,10 a $15,01 entre el martes y hoy.
Fernado Izzo de ABC Mercado de Cambios explicó que “El mercado de cambios volvió a repetir la tendencia de ayer, y comenzó a operar el dólar mayorista con unas cotizaciones que mostraban un gap altísimo, ya que los bancos estaban dispuestos a cumplir órdenes de compras importantes, que se habían acumulado de ayer, mas las que le sumaron en la jornada de hoy.”
“Esto hizo que el cambio de la divisa comenzara a oscilar de a 10 centavos entre fichas, motivo por el cual con un par de millones ya había marcado a $ 14,9000 en la primer hora de hoy, en las pantallas del sistema. Esto demostró un nerviosismo de los operadores que ya se vieron en otras oportunidades, desde febrero hasta fines de marzo pasado. Ayer subió 38 ctvs, y hoy 48ctvs. dando en dos días un incremento del valor de dólara de 6,1% directo”, prosiguió el agente cambiario.
“Con las típicas correcciones diarias de oferta y demanda, cuando la exportación se hizo presente, retrocedió la cotización unos centavos, pero las órdenes de coberturas que operaron los bancos, mas las órdenes de compra que recibieron de las empresas, se llegaron a operar 421 millones de dólares y con un aumento al final de 48 centavos – inesperado – a pesar de las ventas tardías de un banco oficial – unos 130 millones – para contener la escalada de la divisa, cuando ya se mostraban ofertas de $ 15,0000 por dólar en pantalla”, concluyó Izzo.
La suba de la divisa es una buena noticia para el sector exportador y una mala para los importadores. En este sentido, que el dólar haya subido un 6,7% en el mercado mayorista y un 5,7% el dólar futuro a diciembre (que subió de $15,79 a $16,69) no ayuda a la estabilidad de los precios locales por el alto contenido de insumos importados en la producción nacional.
Incluso si esta suba compensa la baja de los últimos 60 días, la dinámica de los precios es rígida a la baja pero flexible al alza por lo que las expectativas de formación de precios siguen atadas a las expectativas de la evolución del dólar.Por eso, en la medida en que los precios no se acostumbren a la nueva estrategia de tipo de cambio flotante, en el corto plazo el costo del cambio de regimen que propone Sturzenegger se trasladará parcialmente a las expectativas sobre la evolución de los precios.
A esto se refería ayer Vladimir Werning, el jefe de Gabinete de la Secretaría de Política Económica, en el Segundo Simposio Mercado de Capitales y Finanzas Corporativas, organizado por el Instituto Argentino de Ejecutivos de Finanzas (IAEF) al reconocer que “si bien con este tipo de cambio es más difícil bajar la inflación, pagar este costo en el corto plazo es saludable”, en la medida en que “estamos buscando construir los pilares para el crecimiento económico. Y un ejemplo de esto es el tipo de cambio flotante”.
La volatilidad cambiaria y la aceleración de las expectativas de depreciación aumenta la incertidumbre sobre la baja de la inflación, precisamente por eso, el Banco Central se vio obligado nuevamente a intervenir acotando la suba como hacía en febrero cuando el dólar se encaminaba a la cotización a $16.
“No creo que Sturzenegger se anime a subir la tasa otra vez y reconocer que se le fue un poco la mano, de seguro no va a seguir la baja de tasas el martes próximo”, estimó el analista de mercados Francisco Uriburu.

Comentarios
Cargando...