Estudio eseverri desktop movile

El intendente de Coronel Suárez dijo que fue amenazado tras sus dichos sobre la perrera

Ricardo Moccero aseguró que se malinterpretaron sus palabras y que nunca dijo que iba a salir a asesinar a los animales. “Me dijeron que saben dónde vivo, dónde vive mi familia, me parece un fundamentalismo extremo que no se concibe”, denunció el jefe comunal sobre las amenazas que recibió.


 El intendente de Coronel Suárez, Ricardo Moccero, denunció que él y su familia recibieron amenazas, luego de haber dicho que iba a levantar a todo perro que circulara por la calle sin sus dueños y los iba a llevar a la perrera municipal.

“Desde que los perros dogos mordieron a algunas personas, se hicieron las denuncias y se aplicaron las multas necesarias, pero después de eso siguieron mordiendo, un empleado terminó en cirugía por las mordeduras y la mesa de Zoonosis decidió sacrificar a los animales”, describió el jefe comunal al portal Lanueva.

A su vez mencionó que “no podemos esperar una tragedia para actuar y por eso se actuó de inmediato, con la aprobación de gran parte de la población. No puede haber perros callejeros, si salen, deben salir con los dueños con una correa y hay multas de $ 3.000 a $ 20.000 si se los encuentra sueltos”.

Entre otras cosas remarcó que “se sacó de contexto que yo dije que no iban a ver más a los perros, y yo me refería a los dogos agresivos. Alguien dijo que a todos los iba a pasar lo mismo y es una mentira. Hay muchas personas que tuvieron accidentes por mordeduras de perros o porque los han hecho caer de bicicletas o motos. Tuvimos 348 casos de mordeduras de perros en dos años, es mucho”.

El intendente sostuvo que “la gente tiene miedo de salir, por eso tomamos la resolución. Las castraciones se siguen haciendo, son entre 10 y 12 por día. Los perros que se levantan son atendidos, bañados, desparasitados y castrados. Vamos a construir nuevos caniles pero la idea es que la gente los pueda adoptar. Vamos a sacarles fotos y publicarlas para que los puedan adoptar”.

Mencionó que “no se pueden aumentar las castraciones porque ya tenemos un gasto anual de $ 8 millones y tenemos otros gastos que atender, como salud, trabajo y no podemos destinar más que estos $ 8 millones”.

El jefe comunal dijo que él y su familia recibieron amenazas “al mejor estilo terrorista por las cuales ya he realizado dos demandas penales. Me dijeron que saben dónde vivo, dónde vive mi familia, me parece un fundamentalismo extremo que no se concibe”. (InfoGEI) Mg

Comentarios
Cargando...