Estudio eseverri desktop movile

El presidente celebró la inauguración de Loma Negra con una inversión de 350 millones de dólares

El presidente Alberto Fernández participó esta tarde a través de una videoconferencia desde Casa Rosada del acto de inauguración de la segunda línea de producción de la Planta L’Amalí, de la firma Loma Negra, que se encuentra en el municipio bonaerense de Olavarría.

«Argentina solo podrá ser un país con más igualdad si el empleo genuino se formaliza, y para eso necesitamos capitales privados que confíen en el país y que inviertan», afirmó el jefe de Estado sobre la iniciativa que demandó una inversión de aproximadamente 350 millones de dólares, implicará una ampliación del 40 por ciento de la capacidad total de la empresa, y generará 160 nuevos puestos de trabajo.

«Tenemos mucha esperanza y mucha expectativa en esta segunda línea de L’Amalí», añadió el mandatario y afirmó: «La idea de empresarios que generan inversión, empleo y aumentan la producción» fomenta a su vez la distribución de «mayor consumo en la Argentina y de las exportaciones que nos permitirán el ingreso de divisas que tanto necesitamos».

Durante el evento que se realiza en el marco del 95° aniversario de la compañía, el presidente saludó a todas las personas que se desempeñan en las distintas áreas de Loma Negra, «una empresa y una marca prestigiosa y muy querida en Argentina que sigue apostando al crecimiento y a la producción» nacionales.

«Les deseo la mayor prosperidad en este nuevo emprendimiento, y decirles que necesitamos que la producción de cemento siga creciendo porque se viene un tiempo en que la obra pública y la construcción de viviendas serán objetivos centrales del Gobierno», enfatizó.

Participaron del acto en la planta, el CEO de Loma Negra, Sergio Faifman; el presidente, Flavio Aidar; y el presidente de Intercement, Wilson Brumer.

Desde su puesta en marcha en 2001, L’Amalí es la planta de cemento más grande a nivel nacional, y con la actual ampliación se transformará en una de las más importantes de América Latina.

Para lograr ese objetivo la compañía incorporó 160 trabajadores que se suman a los 320 que ya cumplen tareas en las distintas áreas, e invirtió aproximadamente 350 millones de dólares para expandir la capacidad total de la empresa en alrededor del 40 por ciento.

Además, las instalaciones de la empresa cuentan con tecnologías que tienden a la reducción de la huella de carbono a partir de la sustitución de casi el 40 por ciento de los combustibles fósiles con fuentes de energía alternativas derivadas de los residuos, coprocesados en el calcinador, y que se enmarcan en el desarrollo de la economía circular y la diversificación de la matriz energética.

Palabras del presidente de la Nación, Alberto Fernández, en el acto de inauguración de la segunda línea de producción de la planta L’Amalí, de la firma Loma Negra, en Olavarría (por videoconferencia).

Buenas tardes a todos y a todas; muchas gracias a todos y todas, allí en Olavarría, lamentando – profundamente – no poder acompañarlos. Tenía toda la intención de poder hacerlo pero – lamentablemente – tengo en Buenos Aires un sinfín de reuniones y la agenda la tengo muy apretada y la verdad que se me hacía muy difícil poder estar allí acompañándolos en esto que creo es un avance muy importante de una empresa señera, en la Argentina, como fue y como es Loma Negra, una marca muy prestigiosa y querida siempre, en la Argentina.

Esta segunda línea de la planta L’Amalí, lo que nos da mucha esperanza, mucha expectativa, esto que a nosotros nos importa tanto: la idea de empresarios que generan inversión, que con esa inversión promueven el empleo y que con el empleo aumenta la producción y que esa producción se distribuya el mayor consumo, en la Argentina y por qué no también – llegado el caso – en exportaciones, que le permita, a la Argentina, el ingreso de divisas que tanto necesita. Así que hoy estamos de fiesta, coincide este lanzamiento, de la segunda línea de esta planta, con el 95 aniversario de Loma Negra, así que reciban ustedes también mi saludo, mi afecto y mi compromiso de un Presidente, que piensa – que definitivamente – la Argentina sólo podrá desarrollarse si la industria crece y avanza; que la Argentina sólo podrá ser un país con más igualdad social si el empleo genuino se formaliza y que para eso hacen falta capitales privados, que inviertan y confíen en el país y eso es lo que estamos verificando hoy, una inversión de 350 millones de dólares que da cuenta, de la puesta, que los accionistas de Loma Negra están haciendo, en la Argentina y puntualmente allí, en Olavarría.

Yo quería estar presente, dejarles todo mi afecto, dejarles mis deseos de la mayor prosperidad de este nuevo emprendimiento, de esta segunda línea y decirles que necesitamos que la producción de cemento no deje de crecer porque viene un tiempo en que la obra pública y la construcción de viviendas van a ser objetivos centrales del Gobierno y por lo tanto necesitamos mucho de ustedes, de que trabajen al máximo, pongan el máximo empeño y que garanticen los suministros de insumos para la construcción, ese cemento tan necesario.

Yo estoy seguro que estamos dejando atrás un tiempo muy difícil, como fue el tiempo que nos tocó vivir, en la pandemia, y estamos enfrentando un tiempo de mucha prosperidad. Si nosotros aprendimos, si nosotros somos conscientes de aquello que nos tocó vivir y somos conscientes de que somos sobrevivientes, en un tiempo que se llevó la vida, de más de 115.000 argentinos y argentinas, entonces nuestro imperativo ético nos va a poner en un lugar de máximo esfuerzo, de máxima colaboración para poder hacer un país mucho mejor, el país que nos merecemos, el país que a cada joven argentino, a cada hombre y a cada mujer argentina está necesitando, un país donde puedan desarrollarse, no padezcan frustraciones, donde no padezcan postergaciones, volver a contar con una salud pública adecuada, volver a contar con la educación pública, que hace falta y volver a trabajar, aquellos que no trabajan, e ir terminando con el asistencialismo del Estado, a través de sus planes, para que llegue el empleo genuino, se produzca, se genere y se desarrolle.

Así que porque estoy convencido de que esa es la Argentina, que se viene, en un mundo que nos va a demandar muchos productos y que la Argentina está en condiciones de producir y desarrollar, los quiero felicitar, les quiero agradecer la invitación, aunque sea de este modo- a la distancia – pero no quise estar ausente.

Loma Negra es una empresa muy importante, en la Argentina, que se ha desarrollado, durante tantos años, y que sigue apostando al crecimiento y a la producción.

Van a encontrar de parte del gobierno todo el compromiso para ayudarlos a que así sea, aquel que invierte y crea fuentes de trabajo ese es socio del Gobierno argentino.

Les agradezco muchísimo, les deseo la mejor de la suerte y – desde Buenos Aires, a la distancia – tengan todo mi cariño, todo mi afecto y lo mejor para todos y todas. Muchas gracias.

Comentarios
Cargando...