Estudiantes ganó un duelo clave

No era un rival más, no era un partido más. Los jugadores no se iban a permitir otro traspié en casa ante el único rival que les supo torcer el brazo. Fue victoria de Estudiantes 80 a 76 ante Deportivo Viedma, por el juego número 23 de la Conferencia Sur de la Liga Argentina.

Fotos Alejandro Casamayou

El goleador del partido, y quien se quedó con “la” pelota del partido, fue Patricio Rodríguez con 20 puntos.

En el inicio del juego a Estudiantes le costó hacerle llegar la pelota a Essengue y recién en la cuarta posesión pudo comenzar a sumar; en cambio Viedma se apoyaba en sus internos Centeno y Ayarza para lastimar al local.

 

Pero lo que no podía hacer el Bata desde la pintura lo consiguió desde el perímetro con tres triples consecutivos, dos de Rodríguez y otro de Schoppler.

 

Las buenas ofensivas del albinegro fueron respaldas con buenas defensas y cerró el primer cuarto ganando por doce (22-10).

 

El segundo segmento, el equipo de José Luis Pisani mejoró su goleo y descontó a cinco la diferencia cuando quedaban más de seis minutos por jugar, pero Estudiantes reaccionó y estiró nuevamente.

 

En plena levantada de Viedma se dio la descalificación de Thygesen, por reiteradas protestas, y el Bataraz supo aprovechar el momento para sacar la máxima de la noche: 16, que duró un par de posesiones. El primer tiempo se cerró con un 45-32.

 

Luego del descanso largo, el equipo rionegrino se ajustó a las reglas defensivas planteadas por el entrenador y no solo consiguió bajar el goleo de Estudiantes sino que además mejoró el suyo, haciendo que el margen de error se achique. El Bata mantuvo la diferencia (62-51), pero perdió cierta fluidez en ataque por lo que el partido seguía abierto.

Ni el más pesimista simpatizante de Estudiantes imaginó que Viedma iba a meter un parcial de 10 a 0 en el inicio del último cuarto e iba a llevar el juego al terreno del golpe por golpe. El Bata reaccionó con cinco puntos consecutivos de Gamazo y dos de Arese, para sacar ocho promediando el parcial; pero nuevamente apareció Knecht desde los 6.75 (3-3 en el cuarto) para ponerle más incertidumbre al encuentro.

El reloj marchaba que quedaban 37” para el cierre y Estudiantes ganaba 76 a 74, pero la pelota la tenían ellos. Grun encaró hacia el aro, la pelota coqueteó y cayó en las manos de Tabieres, pero ahí estaba el Pato Rodríguez para extirpársela y llenar de tranquilidad a todo el Maxigimnasio. Luego desde la línea sentenciaría la historia. Fue victoria de Estudiantes, la decimoctava en casa, la octava en fila.

[ngg_images source=”galleries” container_ids=”50″ display_type=”photocrati-nextgen_basic_thumbnails” override_thumbnail_settings=”0″ thumbnail_width=”240″ thumbnail_height=”160″ thumbnail_crop=”1″ images_per_page=”20″ number_of_columns=”0″ ajax_pagination=”0″ show_all_in_lightbox=”0″ use_imagebrowser_effect=”0″ show_slideshow_link=”0″ slideshow_link_text=”[Mostrar presentación de diapositivas]” order_by=”sortorder” order_direction=”ASC” returns=”included” maximum_entity_count=”500″]

Comentarios
Cargando...