Estudiantes rumbo a Oberá

Junto a ellos, se encontraba Carlos Roberto Alem, el simpatizante que se ganó el viaje puesto en juego por la dirigencia.


Este miércoles, el plantel del Club Estudiantes partió rumbo a Oberá
donde estará compitiendo en el Súper 4 de la Liga Argentina y, junto a
ellos, se encontraba Carlos Roberto Alem, el simpatizante que se ganó el
viaje puesto en juego por la dirigencia.

Pasadas las 13:30 uno a uno fueron llegando los 11 jugadores citados
por Gustavo Ismael Fernández para afrontar el “bonus” que otorga la Liga
Argentina. Con equipo de mate en mano y acompañado por su nieto
Francisquito también arribó Carlos Roberto Alem, quien además de ser
simpatizante del Bataraz fue el presidente de la institución en la época
dorada del albinegro en el básquet nacional.

“A los 81 años salir sorteado para vivir o convivir una experiencia tan
linda con jóvenes deportistas y compartir con el Lobito, que fue el base
de aquel gran equipo, es una experiencia inigualable. Además la
aprovecho para disfrutar de la compañía de mi nieto, de uno de mis cinco
nietos” fueron las primeras palabras de Don Carlos, quien repreguntó
“¿Qué puedo decir? Gracias a este Club, a este querido Club Estudiantes,
a la gente del básquet, a la vida que me permite poder disfrutar de este
hermoso viaje. Con este premio Estudiantes me honra a mí y a mi
familia”.

El sorteo se realizó el pasado jueves 6, horas antes del juego entre
Estudiantes y Del Progreso. La noticia le llegó cuando “estaba
preparando un churrasco para festejar mi cumpleaños número 81. Eso me
impidió venir a ver el partido, pero estaba haciendo lo que debía hacer:
disfrutar de estar cumpliendo un nuevo año de vida”.

Para quien fuera presidente del Club Estudiantes desde 1999 hasta el
2006 no será el primer viaje junto a un plantel, ya que en aquellos
tiempos supo acompañar al Bataraz. Carlos sabe que esta vez tendrá otro
matiz. “Compartir instantes con sus hijos, nietos o con jóvenes les da
un aire distinto a los momentos que se viven y para mí compartir con
jóvenes deportistas es experiencias de vida. No sé si me rejuvenecen,
pero me significan la posibilidad de vivir momentos muy gratos y, en
este caso, vamos a disfrutar de este viaje intensamente”; luego agregó “
y si Lobito decide contar con mis servicios para jugar un rato no voy a
tener problemas, en principio puedo ser un posible refuerzo”.

Si deportivamente se consigue el resultado que se va a buscar Don Carlos
se podría llegar a convertir en el amuleto del equipo y tener que
comenzar a viajar “No va a ver ningún problema… que Dios me inspire para poder seguir colaborando en la medida de mis posibilidades con el Club y que Dios inspire a la ciudad de Olavarría para que apoye y contribuya para este Club, un gran club para una ciudad hermosa que es Olavarría”

Comentarios
Cargando...