FIO: Los avances en reconocimiento submarino y la tecnología que permitieron el hallazgo del Ara San Juan.


Bruno Menna es ingeniero electromecánico egresado de la Facultad de Ingeniería y actualmente estudia, en el marco de su doctorado, sistemas de comunicaciones en posicionamiento submarino. En el marco de su perfeccionamiento profesional pero también como un aficionado de todo lo relativo a la tecnología submarina, siguió durante semanas la travesía de Ocean Infinity, la empresa contratada por el Estado Nacional para hallar el Ara San Juan.

Sin dudas fue de esos momentos en que todos los años de desarrollo científico y de inversión se resumen en la acción máxima de la ciencia: la utilidad social. El docente de la FIO se ha capacitado junto a otros investigadores de la unidad académica a bordo del Buque de Investigación Pesquera “Victor Angelescu” y la próxima semana realizará un curso de acústica submarina en Puerto Madryn. En este sentido, brindó detalles de la tecnología utilizada, también como integrante del Intelymec (núcleo de Investigación tecnológica en Electricidad y Mecatrónica) de la Facultad, que emplea un sonar de barrido lateral de características similares al utilizado en la búsqueda del ARA San Juan.


Para el hallazgo, contó, se usaron AUV (vehículos autónomos submarinos), que son robots que viajan debajo del agua sin necesidad de que intervenga un operador. Cada vez que el Seabed Constructor II emprendía una nueva búsqueda en áreas determinadas y el barrido sonar de los AUV arrojaban resultados, se sumergían los denominados ROV (vehículo operado remotamente) para focalizar los descubrimientos. La vez número 24 que Ocean Infinity verificó elementos del fondo del mar, dio con los restos del submarino argentino, desaparecido desde el 15 de noviembre del 2017.

En la madrugada del sábado 17 de noviembre, la Armada Argentina tuiteó: “El #MinisterioDeDefensa y la #ArmadaArgentina informan que en el día de la fecha, habiéndose investigado el punto de interés N°24 informado por Ocean Infinity, mediante la observación realizada con un ROV a 800 mts de profundidad, se ha dado identificación positiva al #AraSanJuan”. Las redes y las páginas oficiales tanto de la Armada como de la empresa, y de familiares de la tripulación, fueron las herramientas de las que Menna, que en junio participó de la búsqueda del pesquero Rigel, se sirvió para seguir la travesía.


La tecnología está diseñada por ejemplo para el trabajo de prospección petrolera, reconstrucción del fondo marino: “Los AUV tienen diferentes tipos de sonares, son los que mejor imagen te dan del fondo”, detalló. “El equipo, además, tiene otro sensor denominado ‘MAD’, un detector de anomalías magnéticas, que te permite ver si hay objetos con contenido material ferroso. Por eso muchos de los contactos que hacían primero resultaban ser formaciones minerológicas, por la forma, y porque contenían material ferroso debían verificarlo”, especificó el docente del Departamento de Ingeniería Electromecánica.

Este tipo de avances se aplica generalmente en el diseño de vías navegables para puertos, canales de navegación, “tenés que saber cómo es el fondo”, agregó, “pesquería, monitoreo de cardúmenes, acústicas de fondos para detectar minerales. Eso último te permite no concentrarte en la columna de agua, sino lo que hay debajo del fondo”, aseguró.

El primero que detectó la propagación de las ondas del sonido en el agua fue Da Vinci, y con el paso del tiempo y sobre todo las guerras mundiales, estos descubrimientos fueron más desarrollados. “El agua es el mejor medio en el que la onda se propaga, mejor que la luz y la radio. Cuando se propaga, incide sobre algo que le decimos blanco, puede ser un pez, el fondo, lo que sea, y hace retrodispersión. Esa onda que choca se dispersa en distintas direcciones y una parte te retorna a vos. Cuando medís el intervalo del tiempo entre que emitiste y recibiste un eco podés calcular la distancia de ese objeto”, afirmó.

01
“Es una teoría súper elaborada desde todo punto, porque avanzó la electrónica, el procesamiento de datos, incluso se pueden detectar elementos con una resolución muy nítida”, aseguró Menna, y remarcó que entre todos los vehículos, se tomaron 67 mil fotos del punto de hallazgo, y que serán procesadas para una reconstrucción 3D.

Comentarios
Cargando...