Estudio eseverri desktop movile

Homenaje a un ciudadano

Escribe: Angélica  Diez, Misionera  de la  Inmaculada  Padre  Kolbe, Olavarría.


Foto: La Nación

Un  suceso  emotivo ha puesto  a  Argentina   de  pie ,ante alguien  que  se presenta como un  ciudadano y  deja  transparentar lo  que conmueve a  su corazón  ante  la  inminente  situación  que  lleva  a una renuncia de un  cargo  que  ama,  que  defiende y,  desde donde ha  promovido  por  20  años  el  bien  común y el  consenso del  diálogo  entre  sus pares.  Este  ciudadano  es el  senador  Esteban Bullrich. 

             Con todo el dolor del mundo y la frustración de no tener alternativa, quiero anunciar mi renuncia al cargo de Senador por la provincia de Buenos Aires. Ser parte del Senado de la Nación ha sido uno de los honores más grandes, impensados y desafiantes de mi vida política, y de mi vida en general. Acá encontré a un grupo de personas comprometidas con sus provincias y con la patria y pude hacer mi aporte para lograr lo que voy a seguir buscando: un mejor país para mis hijos. Digo esto sin ataduras partidarias y les pido que tomen todas las expresiones que siguen como de quien vienen: un ciudadano”.

            Conocemos  a   este  ciudadano activo , involucrado  en  las problemáticas  de un  país como  el  nuestro en  búsqueda  constante de decisiones teniendo  como base  el  diálogo: “El diálogo entendido como una conducta activa, de apertura y de generosa curiosidad en la que los participantes se abren a escuchar a la persona que tienen enfrente”. (…) Créanme que es mucho mas lo que nos une que lo que nos divide, solo se requiere vencer prejuicios, hacer silencio y escuchar al otro”.

            Argentina  de  pie  contempla con  admiración  y  alto  respeto  a  este hombre  de fe que abraza  la  cruz de  su  enfermedad .“Doy  gracias   a  Dios por esta cruz, El nunca nos pone pruebas que no podamos superar. Y aunque a veces duela el cincel del escultor sé que solo si nos dejamos  moldear por El llegamos a nuestra mejor versión. Esta cruz me ha permitido recibir infinitas muestras de cariño y amor diariamente. Esta cruz que me ha enseñado que la vida es hoy y el mañana, el mañana es esperanza. Que la protección de Dios, fuente de toda razón y justicia, los ilumine a ustedes y a todos los hombres del mundo que quieran habitar el suelo argentino. Muchas gracias y hasta siempre”.

            Argentina  de  pie  y  con  una  mano  en  el  corazón ; agradece  y  reconoce  a  “este  ciudadano  ilustre” como alguien  que  sabe amar y   deja  encendida una luz de visión presente y  futura,  de orientación  y  de  esperanza. ¡Gracias, Esteban Bullrich!

Comentarios
Cargando...