Horno eléctrico vs horno a gas ¿Cuál elegir para mi cocina?

¿Estás pensando en equipar tu cocina, pero no sabes qué opción elegir entre tantas diferentes? En este artículo analizaremos cada opción y buscaremos la mejor en para tu casa.

A la hora de comprar los artefactos de una casa (calefacción, horno, calefón, etc) nos encontramos frente a una gran dicotomía, elegir artefactos a gas o eléctricos.

Esta decisión se hace más difícil en la cocina y particularmente en el horno ya que tenemos que elegir qué tipo de horno es el más indicado.

Ventajas de los hornos eléctricos

Horno Eléctrico BGHVer PrecioHorno Eléctrico FlorenciaVer PrecioHorno Eléctrico YelmoVer Precio

Los hornos eléctricos son más baratos. Mientras que una cocina a gas supera los 30 mil pesos en la mayoría de los casos, pudiendo ascender hasta más de 50 mil pesos, los hornos eléctricos vienen en un amplio rango de precios, desde los más pequeños y económicos los cuales pueden comenzar en los 8 mil pesos.

Los hornos eléctricos tienen un mejor control de temperatura. Mientras que la mayoría de los hornos a gas tienen un control de temperatura que se reduce a fuego mínimo, medio y alto, los hornos eléctricos tienen un termómetro que permite seleccionar la temperatura requerida con mayor precisión (ideal para cocciones precisas como la pastelería o panadería).

Los hornos eléctricos son fáciles de limpiar. A diferencia de los materiales utilizados en el interior de un horno a gas, los hornos eléctricos no sufren quemaduras ni manchas de grasa muy persistentes. Solo basta con un desengrasante común y un trapo húmedo.

Ventajas de los hornos a gas

Los hornos a gas gastan menos. En la mayoría de los casos el gas es más barato que la electricidad, y en igualdad de condiciones un horno eléctrico provocará un mayor gasto en la factura a fin de mes.

Los hornos a gas son más rápidos y eficientes en cocciones largas. Un horno a gas alcanza temperaturas altas en mucho menos tiempo que uno eléctrico, y son más eficientes en cocciones largas como braseados o asados.

Los hornos a gas alcanzan temperaturas mucho más altas. Un horno hogareño puede alcanzar una temperatura de 350 grados con bastante facilidad, algo muy importante para cierto tipo de cocciones como pizzas y panes.

Entonces ¿cuál elijo? A gas o eléctrico

No hay una respuesta correcta y una incorrecta. Pero si podemos tener algunas cuestiones en consideración a la hora de elegir uno u otro.

Para una casa de familia, donde las personas habitan en forma constante durante todo el año, y el uso que se le dá al horno es bastante habitual, la mejor opción siempre será un horno a gas. Consume menos, es más eficiente en la cocción y es más polivalente.

Un horno eléctrico es mejor en zonas residenciales donde el gas es caro, en casas, departamentos o quintas de fin de semana donde solo habrá gente algunas semanas al año, o bien para parejas, personas solas o estudiantes que no usen el horno en forma constante.

Comentarios
Cargando...