Ignacio Montoya Carlotto: “Le presto atención a la política, pero no me involucro”

Ignacio
Ignacio Montoya Carlotto brindó una entrevista a un medio marplatense. Donde habló de política, la música y la identidad.
 
ENTREVISTA 0223.com.ar
Ah no, lo que te pasó a vos…”, escucha Ignacio Montoya Carlotto, oGuido, o Nacho, o el nieto de Estela, en las reuniones del club de nietos recuperados, como lo define en broma. Esa frase inconclusa que escucha una y otra vez hace referencia a que su caso es distinto al de los otros 119 nietos recuperados en la Argentina. Él es el nieto de uno de los mayores símbolos de esa incansable lucha y las cámaras, los flashes y la prensa lo rodearon como a ningún otro.
“Esta experiencia no la tiene nadie, esto que me pasó a mí, me sucedió a mí y a nadie más. Es un acontecimiento que debía ser íntimo y se transformó en un acontecimiento público. El caso fue tratado con impericia, pero también la situación superó un poco a todos. Ya está: fue así”, dice en una charla con 0223, mientras de fondo se escucha el piano que hace sonar Luis Reales y la voz de Karina Levine, con quienes en un rato compartirá el escenario del Teatro Auditorium de Mar del Plata.
Nacho está feliz con la posibilidad de haber recobrado su identidad, pero a diferencia de lo que muchos pueden intuir no defiende con uñas y dientes los últimos 12 años de gobierno kirchnerista. “A  la política le presto atención, pero no me involucro”, afirma.
“Argentina es un país difícil en ese sentido. Antes, ahora, siempre. Yo viví el proceso del encuentro… todas las noticias se politizan, no hay cosas laicas. Con esta noticia desde el gobierno anterior hubo un tinte de politización y se puso un poco pesado para mí, eso me hizo entender que había que correrse un poco de ese lugar, porque yo nunca tuve intención de militar políticamente”, reflexiona.
¿Es un apolítico? Para nada. “La política del mundo me influye, me pega”,dice y recuerda que días atrás se puso “supercontento” cuando el gobierno de Colombia firmó la paz con las Farc.
Viajé tres veces a Colombia, estuve en la Marcha por la Paz con León Gieco, es algo de lo que me siento parte-explica.
-Militaste por esa causa, entonces-pregunta un colega.
-La palabra militar… le puse el cuerpo. El verbo y el sustantivo militar se juntan y no me gusta. Hice lo que tenía que hacer como un ciudadano– responde Nacho.
Para el músico tampoco le fue –le es- fácil sobrellevar la relación con su familia. “Es una relación que arranca treinta y pico de años tarde y hay muchísimas cosas a tener en cuenta: hay que tener paciencia y disponibilidad de tiempo, sobre todo con las abuelas. Una ya se fue de gira por ahí pero igual pudimos compartir unos cuantos momentos con laTenchi. Queda Estela con quien también compartimos muchas situaciones, y uno trata de relacionarse como puede. Es una tarea alegre y feliz pero que está plagada de estas cuestiones que tienen que ver con que no nos conocemos”, admite.
“Nacho” también se toma el tiempo para reflexionar acerca de la realidad actual y afirma que “de a ratos” vive con “mucha preocupación” y en otros momentos “un poco menos”. También, sin entrar en detalles, dice que también le provocó preocupación “enterarse cosas que no sabíamos”.
Cuenta que su familia paterna, que vive en el sur, “tiene gran compromiso militante con el Pro”. Y “obviamente” la familia materna, con Estela de Carlotto a la cabeza, “tiene gran compromiso con el peronismo”.
“Yo en mi Facebook que los tengo a todos; es una y una, la misma foto con una interpretación completamente diferente. A mí no me ayuda mucho eso. Me sorprende cómo hay tantas visiones para un mismo hecho, como hay tanta desinformación”, afirma.

Comentarios
Cargando...