Imputan al preparador físico que golpeó al vigilador: “Me arrepiento de lo que hice”

La declaración se le tomó a través de medios electrónicos, por precaución sanitaria.

Imagen del momento del ataque captada por las cámaras de seguridad del edificio.

Miguel Ángel Paz, el entrenador de 40 años con residencia en Olivos que atacó a golpes a un vigilador luego de que le señalara que debía cumplir con el aislamiento obligatorio ante la pandemia de coronavirus, admitió en su declaración indagatoria que su “reacción fue desmedida” y dijo estar arrepentido.

Paz fue indagado por el fiscal de Vicente López Martín Gómez, que lo imputó por los delitos de lesiones y amenazas contra Gustavo Granucci, que estaba a cargo de la guardia de ingreso del edificio donde el acusado alquila un departamento y vive con su esposa y dos hijos, en la calle Rosales al 2700, Olivos.

En tanto, por seguridad sanitaria, la audiencia en la que se le tomó declaración indagatoria no fue presencial, sino que se hizo a distancia, por medios tecnológicos.

“La declaración indagatoria comenzó con un pedido de disculpas hacia la víctima. Dijo: ‘Me arrepiento de lo que hice, sé que fue desmedido’”, expresaron fuentes judiciales.

De acuerdo al relato, Paz se habría sentido asediado por los vecinos y aseguró que “había tenido que salir para atender un problema familiar”.

Sobre la golpiza al vigilador, Paz dijo que después de haber hablado por teléfono con Granucci bajó a la guardia a ponerle “los puntos”. “El imputado sostuvo que no amenazó ni insultó al custodio. Sobre su ataque a golpes, dijo que se había sentido agredido por un empujón que le dio el vigilador y que sintió que se tenía que defender. Luego añadió que había sido una reacción desmedida”, afirmaron las fuentes.

Detención formal


El fiscal Gómez pidió al juez de Garantías de San Isidro Esteban Rossignoli que formalice la detención de Paz. El representante del Ministerio Público fundamentó su solicitud en el peligro de fuga y la gravedad de los hechos, en que la víctima es un trabajador que solo cumplió con un deber ciudadano y en que el imputado no cumplió con un mandado para cuidar la seguridad y la salud de toda la población.

Además de la causa por lesiones y amenazas en la justicia provincial, Paz, que trabaja como personal trainer y preparador físico, fue imputado por el juez federal de San Isidro Lino Mirabelli por violar el artículo 205 del Código Penal, que establece una pena de prisión de seis meses a dos años “para quien violare las medidas adoptadas por las autoridades competentes para impedir la introducción o propagación de una epidemia”.

El custodio, después de haber sido atendido en el Hospital Municipal de Vicente López por las lesiones que le provocó Paz, quedó en aislamiento preventivo.

El hecho ocurrió el sábado a la noche, en un edificio situado en Rosales al 2700, de Olivos. Granucci le recriminó a Paz, que había llegado junto con su familia el jueves pasado desde los Estados Unidos, su actitud de no cumplir con la “cuarentena”. (DIB) AR

Comentarios
Cargando...