Investigador de la FACSO al frente de la reconstrucción de la historia de los cañones de Tandil


El miércoles pasado se llevó adelante la restitución del cañón en la cima del Parque Independencia de la ciudad de Tandil, en el marco de un proyecto interdisciplinario histórico-arqueológico del Fuerte Independencia, en el que se desempeñan equipos de trabajo de diferentes unidades de la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires y el CONICET, como lo son el Instituto de Investigaciones Arqueológicas y Paleontológicas del Cuaternario Pampeano (INCUAPA), el Instituto de Física de Materiales Tandil (IFIMAT), el Instituto de Estudios Históricos-Sociales (IEHS) y el Instituto de Geografía, Historia y Ciencias Sociales (IGEHCS).

El proyecto es dirigido por el Dr. Julio Merlo, docente e investigador de la Facultad de Ciencias Sociales, y codirigido por el Dr. Marcelino Irianni, Vicedirector del IGEHCS. El mismo se lleva adelante en el marco de un convenio entre la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires, a través de la Facultad de Ciencias Sociales, y la Municipalidad de Tandil, a propósito del Bicentenario de dicha localidad, en el que se estableció un acta acuerdo de asistencia técnica con el objeto de realizar relevamientos arqueológicos del Fuerte Independencia.

El cañón había sido extraído a fines de diciembre del año pasado, con el objetivo de llevar adelante una serie de estudios para conocer la historia de esta pieza de artillería y la función que cumplió en la localidad de Tandil. Se trata de uno de los seis cañones ubicados en distintos sectores de dicha ciudad, que seguirán estudiándose el próximo año, a través de un Proyecto Interdisciplinario Orientado (PIO) de la Secretaría de Ciencia, Arte y Tecnología (SECAT) de la UNICEN.

Mediante los análisis realizados se intentó determinar cómo era la estructura interna del cañón y de los objetos que tenían en su interior, entre los que se encontraron cuatro balas. Tal es así que se se presume que llegaron a Tandil a través de su fundador, Martín Rodríguez, para la fundación de la ciudad (1823).

El Dr. Julio Merlo explicó que “desde la arqueología, si bien no es una arqueología tradicional porque con el análisis de los cañones no estamos excavando, estamos teniendo información a través del análisis de la estructura del cañón, de las formas que tienen, los símbolos que están grabados bajo relieve, de sus orígenes y los posibles usos que se les pudo haber dado en el país”.

El Dr. Merlo describió que los cañones “han sido usados no con fines de combate sino más que nada con fines de prueba, de práctica y también para iniciar parlamentos indígenas. Cuando normalmente se hacían parlamentos y parlamentaban los indígenas con eurocriollos, con los habitantes del Fuerte Independencia de Tandil, o como también con otros fuertes de la Provincia de Buenos Aires, como puede ser el Fuerte Blanca Grande o Fortín El Perdido de Olavarría, normalmente se realizaba una salva de cañones y un disparo de cañón para hacer ruido y dar un inicio al parlamento, o a veces también al cierre”.

Por otra parte, hay emplazados en Tandil otros cinco cañones: tres en el Parque Independencia, otro en el Museo del Fuerte Independencia y el restante en la plaza 25 de Mayo.

A partir de ahora, los equipos de investigación comenzarán a trabajar con los demás cañones, dado que cada uno de ellos tiene distintas características. En esta instancia la dirección estará a cargo del Dr. Merlo, y el proyecto será codirigido por la Lic. Carla Dátola (IGEHCS).

Sobre la próxima etapa, el Dr. Merlo indicó que “al analizarlos y estudiarlos buscamos generar un informe más completo de los orígenes de estos cañones, porque todavía no tenemos resultados firmes sobre qué uso se le dio antes de llegar al Fuerte Independencia y en Tandil”.

Comentarios
Cargando...