Estudio eseverri desktop movile

Juicio La Huerta: Las persecuciones a militantes del partido comunista

Se realizó la audiencia No 17 del juicio por delitos de lesa humanidad.


*Soledad Restivo/ Agencia Comunica/ Unicen

Este viernes 30 de septiembre, el Tribunal Oral Federal de Mar del Plata desarrolló una nueva jornada de debate en el marco del proceso que juzga los delitos de lesa humanidad cometidos en el centro de la provincia de Buenos Aires durante la última dictadura cívico militar eclesial. Pasadas las 11 de la mañana declararon 5 testigos por el caso de detención y torturas sufridos por Raúl José Jelusich.

Declararon, su viuda Fanny Ethel Chaves y su hija Diana. Ambas realizaron un detallado recorrido por las circunstancias que tuvieron que atravesar como familia. Hicieron referencia a las persecuciones, detenciones, proscripciones y despidos arbitrarios por la aplicación de la ley No 17401 contra la ideología comunista, vigente desde el 1967 (Gobierno Onganía) y derogada en 1973 (Gobierno Perón). Describieron la búsqueda de información por el paradero y el estado en el que regreso Raúl. Diana describió los efectos simbólicos que produjo en su juventud, “Quedamos sometidos a silencio”, señaló. Más tarde, con la militancia por los derechos humanos recompuso significados que pusieron en valor las actitudes de lealtad y convicción de su padre. Presentó a su papá como “militante comunista y un sindicalista activo por mejores derechos laborales y condiciones de trabajo”.

Chiche, con 83 años, hizo un relato pormenorizado de cómo sucedieron los hechos. Precisó como su marido fue detenido ilegalmente junto a Eduardo Federico Frechero, el día 29 de enero de 1978, cuando se presentaron en el Comando de la Primera Brigada de Caballería Blindada de Tandil para averiguar por la detención de Celmo Gómez y de Estela De León. La pareja había sido secuestrada el día anterior. A Celmo se lo llevaron durante un violentísimo allanamiento y frente a su hijo de 14 años. A Estela la fueron a buscar a su trabajo en el hospital Santamarina.

Frechero y Jelusich fueron alojados en un calabozo y permanecieron detenidos e incomunicados en la Comisaría Primera. Sonidos característicos como el paso del tren, la bocina la empresa Loimar y los barrenos de las canteras permitieron que reconocieran al CCD «La Huerta» como el lugar de cautiverio y torturas. Jelusich fue liberado el 16 de febrero, al otro día un patrullero lo pasó a buscar por su domicilio y lo llevó al Comando quisieron obligarlo a que firmara una declaración en la que reconocía haber recibido buenos tratos durante su detención, Se negó a firmar. Raúl José Jelusich falleció en 1998.

Prestaron sus testimonios Martín Tejo (declaró desde CABA), Nicolas Horbat (desde Bariloche) y Ángel Molina (desde la Unicen). Eran amigos y camaradas del Partido Comunista de Tandil y sus relatos describieron las persecuciones y los hechos que rodearon a quienes integraban la organización. Molina describió las circunstancias en las cuales, junto Daniel Jelusich (Hijo de Raúl), llevó la vianda de alimentos a la comisaria.

La jornada estuvo marcada por la emoción. Centrada en el caso de Jelusich se pudo conocer sobre los casos de Gómez, De León y Frechero. Estos últimos quedaron fuera de este juicio por fallecimiento de victimas y victimarios. “La justicia tarda, o nunca llega, pero es la pesadilla del culpable” canta un canario uruguayo, sin embargo, en la muerte no quedan pesadillas. Al cierre del acto probatorio, el Juez Nicolás Tosselli anunció que la siguiente audiencia será el próximo 14 de octubre.

Comentarios
Cargando...