Juicios por Jurados: Aseguran que el 65% de las resoluciones fueron condenas

Estadísticas a nivel provincial.

El Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Penales y Sociales (Inecip), dio a conocer en las últimas horas que en la provincia de Buenos Aires hubo entre febrero y noviembre de este año 78 juicios por jurado.

De éstos, en el 65 por ciento de los casos hubo condenas y en el 35 restante, absoluciones. Este cálculo fue realizado en base a datos aportados por la Suprema Corte bonaerense y no incluye los veredictos mixtos, además de un caso que se desestimó.

“Todos los delitos con más de 15 años de pena van a juicio por jurados en la provincia de Buenos Aires”, cuenta el presidente de AAJJ. Son obligatorios, pero el acusado tiene el derecho de optar por ser juzgado por un juez convencional. Esos delitos que van a juicio por jurados son, en general, los homicidios, los abusos sexuales graves, las lesiones gravísimas contra mujeres y niños, algunos casos muy graves de robos con armas, y cualquier tipo de delito que implique la prisión perpetua.

En los primeros juicios se puede ver que hubo un gran porcentaje de absoluciones. “Para eso se puso el juicio por jurados en la provincia, para elevar el nivel”, asegura Harfuch, y continúa: “Con el jurado vos no podés llevar papeles ni expedientes. Tenés que llevar testigos, armas, documentos. Para eso hay que trabajar e investigar. El juicio ante jueces técnicos con expedientes escritos era un modo de trabajar en que era más fácil llegar a una sentencia. En el juicio por jurados, en cambio, vos tenés que llevar todas las pruebas. Los primeros tres, cuatro meses fueron de acostumbramiento al sistema. Después le encontraron la vuelta en los tribunales y se empezó a cambiar, a encontrar un orden normal de lo que es un sistema penal en el mundo que es un 75% de condenas. Si querés ganar tenés que llevar pruebas en serio porque sino los jurados no te dan bola”.

En la provincia de Buenos Aires se realizaron juicios por jurados en casos que alcanzaron gran masividad. Entre ellos se pueden citar el de Fernando Farré (asesino de su esposa); Cristina Santillán (le dio dos hachazos a su marido mientras dormía); Joel Fernández “Chavito”, el asesino de Melina Romero; Lino Villar Cataldo, el médico de Loma Hermosa que mató a un ladrón y fue declarado no culpable; Daniel Oyarzún, un carnicero de Zárate que persiguió y mató a un asaltante y también fue hallado no culpable.

Este último caso despertó críticas contra el sistema, inclusive desde el vidalismo. El secretario de Derechos Humanos, Santiago Cantón, afirmó que nunca estuvo de acuerdo ya que “puede funcionar en algunos casos, pero cuando se debate el derecho a la vida no me parece la mejor herramienta”, cuando Oyarzún fue absuelto. Antes había dicho que “en el juicio por jurados prima lo emocional y no lo jurídico. El gran avance del derecho en la historia fue pasar de la justicia vengativa a una justicia punitiva. Cuando está más cerca de lo vengativo y lo emocional perdemos todos.

En tanto, también hubo muchos casos de juicio por jurados que no fueron tan conocidos pero resultaron muy importantes: femicidios, violencia de género explícita, etcétera. Desde 2015, cuando entró en vigencia la ley provincial 14.543 que incorporó al Código Procesal Penal de la provincia de Buenos Aires el instituto del juicio por jurados “se realizaron 300 y pico de estos juicios. Hay más de 60 sentencias del tribunal de Casación que confirmaron los veredictos de los jurados en caso de condena y ahora hay uno de ellos que fue confirmado por la Suprema Corte local”, finaliza Harfuch. (DIB) MM

Comentarios
Cargando...