“La ciencia tiene respaldo para proponer y defender el uso de la ivermectina ante el Covid-19”

Carlos Lanusse, uno de los investigadores al frente del uso de la Ivermectina criticó con dureza que no se haya autorizado su uso.


Una nota de El Eco de Tandil

El pasado 5 de enero, el Ministerio de Salud Pública de Misiones autorizó a suministrar ivermectina a pacientes con coronavirus y se suma así a otras localidades que dieron vía legal al uso de este fármaco, como marca la tendencia en otros países.

Desde lo personal, Carlos Lanusse, que junto a un numeroso y reconocido equipo de profesionales lleva años trabajando en el producto y durante la pandemia reforzó los estudios, reveló que percibió una “sensación dual” que oscila entre gratificación y un sinsabor por la falta de aprobación nacional, mientras se percibe un claro aumento de contagios.

Por un lado, sintió la enorme satisfacción de que se siga ratificando lo que ellos vienen aseverando desde septiembre, ya que aseguró que se viene revalidando a distintos niveles, como por ejemplo con la cantidad enorme de información científica que empieza a aparecer en el mundo entero con respecto al efecto favorable de la ivermectina frente al Sars-COV-2.

Asimismo, que las estructuras de salud provinciales empiecen a tomar decisiones consideró como una clara ratificación “de que las cosas van por el buen camino”, y advirtió que Misiones no es la única que autorizó.

Por otro lado, sostuvo que en todos los casos en que los médicos prescribieron ivermectina, o en quienes se automedicaron -aunque aseveró que no es lo recomendable-, las respuestas han sido “enormes, gratificantes y positivas”.

“Todo eso positivo contrasta con una realidad que es el Estado ausente”, afirmó en conversación con el ciclo que se emite por Eco TV “Informadísimas”. Advirtió, entonces, que el Gobierno nacional, a través de su Ministerio de Salud y el brazo regulatorio que es la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat), no le está brindando respuesta al pueblo argentino, porque es la gente la que necesita este medicamento.

El respaldo de la ciencia mundial

“Fundamentalmente hay una puja de egos”, determinó y razonó que eso tiene que ver con que la ivermectina es un fármaco muy conocido en el ámbito de la salud animal. Eso, acompañando del mal uso en algunos casos, fue generando una “reacción adversa” frente a algún sector de la ciencia médica que tomó distancia.

Por todo esto, ratificó con más elocuencia lo que vienen diciendo todos los que integran el consorcio científico, donde más de 40 personas trabajan en el proyecto nacional: “La ciencia tiene respaldo para proponer y defender el uso de la ivermectina ante el Covid-19”.

Explicó que, no solamente por el efecto favorable frente al virus, sino porque hay evidencias notables de la seguridad del fármaco, ya que no han aparecido efectos adversos después de muchísimos años de uso del medicamento en todo el mundo.

“Está aprobada y disponible para el uso en humanos y tiene más de 30 años de uso masivo en las personas del mundo”, aseveró y cuestionó los argumentos que hablan de que habría faltado una experimentación mayor de Fase 3.

Consecuentemente, ratificó que esas razones pierden fuerza ante las evidencias científicas contundentes sobre la seguridad de la ivermectina. Más allá de todo, confió en que finalmente su uso se terminará aprobando en todo el territorio nacional por la Anmat.

Que los médicos lo prescriban

Por eso, “hoy más que nunca”, insistió en que todo aquel médico que tiene la posibilidad de recetarla, “debería hacerlo”, porque advirtió que de lo contrario se estarían enredando en la negligencia de un marco regulatorio.

“No se está utilizando éticamente una herramienta disponible para dar batalla frente a este virus”, sostuvo, e invitó a que la comunidad médica despeje las dudas y se informe al respecto.

Trabajamos en ciencia hace muchísimos años y ella nos ha permitido hacer una apuesta importante desde el interior del país en la Universidad Nacional del Centro (Unicen), y desde la Facultad de Veterinaria y el Conicet haber logrado consolidar un grupo cuyo producto tiene un alcance científico internacional.

Esto no es solamente por la ivermectina y el Covid en este año, sino que refirió a toda una historia previa que tiene que ver con haber apostado a hacer ciencia desde Argentina y desde la universidad pública, pudiendo dar respuesta en muchos campos temáticos.

Gran reducción de mortalidad

Por otro lado, anticipó que la semana próxima se presentará ante la Organización Mundial de la Salud (OMS) un trabajo que hizo la Universidad de Liverpool, en Inglaterra, que ha hecho un relevamiento de toda la información que hay disponible en el mundo sobre el tratamiento con ivermectina.

Estos estudios pondrán a disposición datos locuaces sobre la mengua de los días de internación, con un claro porcentaje de la depreciación de mortalidad en los pacientes que se hayan tratado con el fármaco tempranamente.

Mencionó que son muchos los países que están avanzando en estos datos justo durante estas semanas para alcanzar su aprobación, de hecho en varios de Latinoamérica ya se está utilizando., y eso podría cambiar la ecuación en los próximos días.

“Hay hasta un 83 por ciento de disminución de muertes”, afirmó, advirtiendo que se trata siempre de un esquema de tratamiento en etapa temprana de la enfermedad por varios días en dosis alta, cubriendo un rango etario muy amplio y sin efectos indeseables.

Señaló que, claro, hay contraindicaciones como ocurre en cualquier otro caso, como pueden ser el embarazo, la lactancia o eventualmente un paciente con hepatopatía. “Por eso es importante que siempre haya un médico detrás, pero estamos hablando de algo muy seguro”, concluyó.

Comentarios
Cargando...