Estudio eseverri desktop movile

La Ciudad retoma su andar en medio de la desprolijidad

Columna de Opinión de Sergio Di Pino

Drone En Línea Noticias, imágenes de Olavarría en cuarentena

Escribe: Sergio Di Pino

Poco de plan y mucho de improvisación. La premisa general es andar, como se pueda, para ir ajustando sobre la marcha. Una costumbre muy arraigada en la dirigencia argentina a la que Olavarría no le escapa.

El regreso a clases, la eliminación de las restricciones a la nocturnidad y el avance de la campaña de la vacunación, empezarán a marcar otro ritmo en “la nueva normalidad”. Algo muy esperado por la ciudadanía, pero que, inevitablemente, se dará en medio del desorden. 

Sin dudas hay factores externos, inmanejables. Pero otros dependen de la capacidad de imaginar y trabajar sobre escenarios de futuro; de articular políticas y de dejar de lado los réditos sectoriales. De anticiparse a las situaciones. De desplegar una plasticidad institucional, adaptable a contextos cambiantes.

“Más vale tarde que nunca”

La Región Sanitaria IX y el Municipio pudieron, por fin, acordar un plan de trabajo para la vacunación masiva de los olavarrienses. El regreso a clases, de forma presencial, aceleró lo que hace tiempo imponía el sentido común: utilizar a los centros de salud locales como vacunatorios en lugar de las escuelas. 

Ponderar una mirada optimista, sin embargo, no nos exime de realizar algunas preguntas: ¿Cuál era el sentido de semejante despliegue en la Secundaria 1 si un cambio de sede era cuestión de días? ¿Qué margen de acción hay en los distritos del interior para adaptar medidas provinciales en las que prevalece una mirada centralista? Planificar acciones, ¿no va de la mano con idear mensajes claros hacia los destinatarios de esas políticas?

Estos interrogantes, nos remontan al inicio de la campaña de la vacunación. El escándalo de las 400 dosis perdidas dejó al descubierto ese cortocircuito político, traducido en la falta de articulación entre los distintos niveles del estado. Debe reconocerse, desde ese entonces, una búsqueda por lograr acuerdos, en medio de esa tensión, siempre latente, entre las responsabilidades provinciales y municipales.

Esos avances llevaron a la conformación de un “comité interinstitucional”. Está integrado por la Región Sanitaria IX, el Municipio de Olavarría y diversos organismos de la ciudad. La mesa sanitaria acordó, entre otros puntos, continuar con la campaña de vacunación en el Servicio Territorial Nº 2 y sumar, en el corto plazo, al Servicio Territorial Nº 4. También dispuso la conformación de un equipo itinerante de vacunación, que recorrerá las localidades de Hinojo, Sierras Bayas y Loma Negra.

Las vacunas VIP y los interrogantes en Olavarría

El término “engorroso” también se asemeja al de desprolijidad. Fue la palabra que eligió el secretario de salud municipal, Germán Caputo, cuando le preguntaron sobre el método de selección de los olavarrienses que accedieron a las vacunas contra el coronavirus. La usó para aclarar que “no hubo acomodo, ni mala intención” en la definición de la lista de beneficiarios.

El escándalo nacional de las vacunas VIP, salpicó a toda la dirigencia política y puso la lupa en el accionar de las autoridades en cada rincón del país: “no estaba claro a quién estaba destinado de los que se desempeñan en el sistema de salud público y privado” justificó el funcionario municipal, en declaraciones a Cadena 103. Reveló que “dentro del personal de salud había farmacéuticos, secretarias, secretarias de obras sociales, gente que trabajaba con pacientes” enumeró. Una explicación que, a priori, suena a insuficiente.

En tanto, el titular de la Región Sanitaria lX, Ramiro Borzi afirmó, durante una entrevista radial con la periodista Claudia Bilbao, que no tiene “la más mínima prueba de que en Olavarría haya habido irregularidades en las prioridades de vacunación” y mostró confianza con “las autoridades de ambos hospitales”. Rechazó rumores sobre el acceso al beneficio, por parte de militantes del Frente de Todos: “yo lo niego. Me consta de nombres que han circulado y que no están vacunados” dijo.

Al reclamo de transparencia, realizado por el concejal Martín Lastape (UCR), se sumó, en la semana, otro pedido de informes por parte de su par, Celeste Arouxet: “cada vacuna colocada debe ser informada a la sociedad, tiene que haber un registro que sea público. Todos tenemos derecho de saber a quién se le asignó la vacuna” sostuvo la concejala de “Radicales en Juntos por el Cambio” durante una entrevista con cadena 103.

La vuelta a clases y el desconcierto de los protocolos

“Se va a arrancar” resumió una gremialista docente, al ser consultada sobre las condiciones en las que se dará el regreso a las aulas desde el próximo lunes. Volver a clases fue la premisa que impuso la agenda política opositora,  a sabiendas que era uno de los requerimientos de la sociedad y un parámetro de evaluación de las gestiones de gobierno (en un año electoral). Hubo meses enteros para planificar, algo tan esperado. Pero el problema se pateó para adelante y el gobierno respondió, urgido por presión política y mediática, con un diagrama de trabajo al que le faltaba maduración.

El retorno a la presencialidad, se producirá apenas iniciada la vacunación para los trabajadores de la educación. Lejos del escenario ideal, una alentadora decisión del gobierno nacional apunta a revertir la situación: la partida de casi un millón de vacunas Sinopharm estará destinada al personal docente y no docente de las escuelas.

En la provincia, modificaciones constantes en los protocolos – al menos tres en la última semana- trastocaron los frágiles esquemas con los que cada institución escolar proyectó el regreso a las aulas.

“Estamos revisando este esperpento de protocolo que nos dieron” confesaba un docente, a pocas horas de su retorno a la actividad presencial. Misma situación afrontan madres y padres, a quienes les llegaron cambiantes mensajes sobre las burbujas, horarios, útiles escolares permitidos o la rutina para el ingreso y egreso de los estudiantes a los establecimientos.

Del instructivo a las condiciones reales de trabajo, puede haber un abismo. Algunos maestros ya avizoran dificultades. Entre ellas enumeran: mantener las medidas de distancia social, en superficies muy chicas. Alcanzar una interlocución adecuada  con los estudiantes, debido a que “no se escucha con la máscara”. Cargos que quedaron sin cubrir, debido a las dispensas de salud. O en el caso que haya designaciones de suplentes,  una complejidad de diálogo, con los maestros titulares, para acordar estrategias pedagógicas y de trabajo entre la virtualidad y la presencialidad.

Incluso se preguntan que pasará  si se presentan “baches  de una o dos horas” cuando no haya docentes para cubrir presencialmente la totalidad de la jornada escolar: ¿Se quedan los chicos en la escuela o los mandan a la casa? reflexionan.

Los menos optimistas pronostican que “en mayo o junio estamos adentro”. Interpretan que este esquema es sostenible uno o dos meses, mientras dure el calor, ya que se trabaja con ventanas y puertas abiertas.  “Cuando bajen las temperaturas no podes trabajar con la calefacción y te vas a morir de frío” calculan. En definitiva, y para no caer en alarmismos, habrá que ver rodar en el terreno todo lo planificado y sacar así mejores conclusiones.

El ensayo de la “intensificación presencial”, realizada de febrero, evidenció dificultades  ante la falta de insumos y algunos problemas edilicios en servicios como agua y gas a los que conviene prestar atención. Esos inconvenientes fueron resueltos, dicen las autoridades educativas, aunque reconocen demoras en la compra de las máscaras de acetato para los docentes. La situación estaría normalizada la próxima semana, cuando los proveedores hagan entrega de la totalidad de los productos solicitados.

Un dato que pasó casi inadvertido, es que tres casos positivos de Covid-19 fueron identificados en una de las jornadas del  RTA “Aulas Seguras”.  En el marco de ese mismo programa,  se impulsó una capacitación a “referentes del sector educativo de los distintos niveles”, de cara al inminente comienzo del ciclo lectivo. La actividad habría generado algún chisporroteo con autoridades educativas, dado que aún no estaban los protocolos definitivos. ¿Es la llave que encontró el Municipio para ingresar en una discusión en la que se veía afuera?

Desde el lunes también volverán a la actividad los Jardines Maternales Municipales, Centros de Día y Callejeadas” y se amplió el horario del transporte de micros. Los colectivos funcionarán desde las 07:00 pero se analizará el flujo de pasajeros “para ir subiendo la frecuencia de acuerdo a la demanda”.

El fin del “toque de queda nocturno”

A comienzos de la semana, el Jefe de Gabinete bonaerense, Carlos Bianco,  anunció el levantamiento de las restricciones a las actividades nocturnas impuestas a principios de febrero. La determinación se adoptó luego de registrarse un “significativo descenso” de casos de coronavirus.

En Olavarría, el alcance de la medida se conoció el último viernes: bares y restaurantes funcionarán  hasta las 5 horas, con un máximo del 50% de su capacidad ocasional. En el comunicado del Municipio, se subraya que “deberá cumplirse, de manera estricta, la letra del protocolo emitido por el Ministerio de Producción, Ciencia e Innovación Tecnológica”.

La pregunta que surge, en estos casos, es recurrente. ¿Hay capacidad de control efectivo para garantizar su efectivo cumplimiento?  ¿O solo trascenderán algunas acciones ejemplificadoras para su exhibición en los medios de comunicación?

El otro punto de la nocturnidad de centra en la clandestinidad. La semana próxima, inevitablemente,  tendrán lugar los UPD – estudiantes que se reúnen y festejan su último primer día en la secundaria- . Ya hay un sinfín de rumores sobre quintas y chacras alquiladas para las juntadas. Es un tema que también ya alertaron los docentes.

Comentarios
Cargando...