La FIO asesora al Hospital Municipal en una proyección a mediano plazo


El campo de la tecnología médica avanza en la Facultad de Ingeniería no solo en términos académicos, sino que sus fronteras de acción son cada vez más amplias. Entre los centros de salud con los que la FIO trabaja y asesora, se encuentra el Hospital Municipal “Dr. Héctor Cura”, para el cual se diseñó un plan director con necesarias proyecciones de reordenamiento y crecimiento.

El año pasado se hizo un exhaustivo análisis de las necesidades estructurales, de servicios complementarios, de requerimientos tecnológicos y normativos, así como del equipamiento, y actualmente la FIO se encuentra a cargo de la supervisión de su desarrollo. “Un buen plan director a mediano plazo, criterioso y real, es el mejor punto de partida para definir políticas de crecimiento, objetivos alcanzables y claros, etapas y procesos, responsables y participantes y costos estimados”, consideró el bioingeniero Pedro Escobar.

Lo destacable de los Planes Directores, es que se trata de planificaciones no inferiores a 5 años, por lo que trascienden gobiernos y gestiones, y la salud en el mundo avanza en esta dirección. “A la administración le interesó trazar un plan de renovación del Hospital, porque veían un crecimiento no planificado y atado a la demanda, con las dificultades que eso trae aparejado”, sostuvo el docente de la Facultad.

Actualmente y desde hace varios años, el Hospital de Olavarría trabaja en un radio de acción que alcanza a medio millón de personas, dado que atiende una demanda regional. “Cuando un Hospital empieza a crecer desorganizadamente termina siendo poco eficiente en espacios físicos, circulaciones, tiempo, demora de turnos, etc”, explicó el profesional. “Pero a la vez tenés que proponer cambios paulatinos y graduales, porque cada modificación que se hace, afecta un servicio, a una dinámica de trabajo, a todo”, agregó Escobar. Para la tarea, también se convocó al arquitecto sanitarista Roberto Navazo, que abrió el panorama y explicó la importancia de la planificación de la infraestructura en una reunión preliminar.


Confianza


Que la Municipalidad haya convocado a la Facultad de Ingeniería para poder realizar esta tarea, sumado a la existencia de una relación de trabajo con graduados y estudiantes de la Tecnicatura en Electromedicina y la Licenciatura en Tecnología Médica, refuerza la valoración institucional. Asimismo, “el hecho de empezar a tener nuestros primeros egresados de la Licenciatura abrió el panorama a la región y a la carrera de Electromedicina en sí”, consideró el bioingeniero Pedro Escobar. En este momento, la FIO asesora además del nosocomio local, a hospitales de La Madrid, Laprida, Azul y Tandil. “Estamos generando masa crítica que nos permite posicionarnos como referentes”, consideró.


Hasta fin de año Ingeniería participará de la supervisión de obras, algunas de las cuales ya comenzaron, como la ampliación para el nuevo servicio de gastroenterología y el sector de internación del Hospital. “Es un mundo de diferentes actores”, señala el bioingeniero, “hoy en día hay que trabajar en la digitalización de la información. El Hospital fue el primero en la provincia en digitalizar en el año 2010 las imágenes médicas y desde ahí no creció en ese sentido. Debería ser un centro de salud que cuente con una historia clínica accesible a través del portal del ciudadano, donde cada uno pueda descargar sus informes y resultados de análisis, por ejemplo”, sugirió el profesional.


“Eso agiliza mucho, pero también te permite a través de la Big Data, o sea del análisis de datos masivos, encontrar grupos de patologías, índices de pacientes crónicos, patrones”, destacó sobre los avances tecnológicos disponibles. “Los hospitales del país destinan el 65% de los recursos en pacientes crónicos, y ni siquiera están pensados para eso. Están diseñados para enfermedades agudas, es decir, te atienden y te vas. Explotando los datos podés tomar decisiones que te ayudan a planificar mejor, reforzar ciertos servicios, fortalecer el nivel de Atención Primaria, optimizar los recursos humanos y tecnológicos; y fundamentalmente cuidar la inversión de los fondos públicos”, sostuvo.


Para el docente, lo único que se puede planificar a largo plazo son las grandes obras, pero el mediano plazo se estudia con mucho detalle, ya que la tecnología avanza y en poco tiempo el panorama cambia. “Hay mucho para hacer y se nos confió un rol muy importante”, concluyó Escobar.

Comentarios
Cargando...