Estudio eseverri desktop movile

La FIO compartirá una cátedra internacional sobre energías renovables en 2022

La Facultad de Ingeniería dictó por primera vez clases espejo junto con universidades de México y Colombia. La experiencia resultó un éxito en enseñanzas y aprendizajes. Por eso habrá una edición anual con Olavarría como eslabón clave.


¿Qué es una cátedra tripartita y en qué consiste una clase espejo? Sin dudas, son herramientas que la Facultad de Ingeniería de la UNICEN decidió poner en práctica junto con una universidad mexicana y otra colombiana para internacionalizar saberes y tejer alianzas estratégicas. La experiencia fue un éxito y los tres encuentros realizados en noviembre sirvieron de base para avanzar con una propuesta anual hacia 2022.
A cuatro mil kilómetros de la Fundación Universidad de América (Colombia) y a más de siete mil de la Universidad Tecnológica San Juan del Río (México), la FIO se ubicó a un clic de aprender y enseñar sobre los avances que giran en torno de las energías renovables. Sistemas fotovoltaicos, electromovilidad y modelos energéticos fueron los ejes de las clases que triangularon alrededor de 40 estudiantes desde sus casas o respectivas facultades.


“Es una política de cooperación de la FIO centrada en internacionalización de las funciones de investigación, docencia y extensión de nuestra Facultad para fortalecer el crecimiento institucional”, explica la licenciada Julia Igoa, referente del área de Relaciones Internacionales de la Facultad de Ingeniería.


El objetivo planteado era desarrollar una Cátedra Tripartita en Energías Renovables para estudiantes de último año de Ingeniería Industrial, Electromecánica y de la Diplomatura en Energías Renovables y Tecnologías para el Desarrollo Sustentable. ¿La modalidad? Clases Espejo, que son virtuales mediadas, en el marco de un proyecto que la FIO compartió con la Universidad Tecnológica San Juan del Río y la Fundación Universidad de América, con sede en Bogotá, Colombia.


La iniciativa formó parte de una fase piloto de colaboración centrada en el dictado de contenidos sobre “Mercados y Planeación Energética” por parte de la institución colombiana. La universidad mexicana se sumó con “Análisis de Calidad de la energía en sistemas fotovoltaicos interconectados a la red” y la FIO participó con “Electromovilidad Sustentable”, a cargo del equipo docente integrado por los ingenieros Marcelo Spina y Federico Gachen junto con el estudiante avanzado Nicolás Brizzio.


Dentro y fuera del claustro

“Es la primera experiencia de una cátedra internacional con diferentes miradas y no sólo desde lo académico sino desde lo tecnológico, social y productivo”, valora el Ing. Spina, docente de la unidad académica argentina, luego de haber dictado su clase internacional el 23 de noviembre.


“Este proyecto de cátedras espejo tripartitas con estudiantes de tres países y centrados en temas de energía y ambiente fue una primera experiencia y resultó positiva. Vemos que se puede involucrar a más universidades de Latinoamérica y el Caribe, donde aporten a una cátedra internacional con diferentes miradas y no sólo la académica tecnológica sino también la social y productiva”, analiza con entusiasmo el ex decano de Ingeniería.

La expectativa no solo estuvo centrada en la posibilidad de abrir una cursada que trascendiera las clases puntuales sino que pudiera extenderse durante un año ampliando el horizonte.


“Tras un relevamiento de intereses y temáticas en común surgió el tema de energías renovables y pensar qué programa de cooperación íbamos a diseñar. Surgió una cátedra tripartita que en 2022 será anual. Habrá una agenda planificada con diferentes actividades de docencia, vinculación y transferencia siempre en energías renovables, con el aporte que cada Universidad hace”, precisa la licenciada en Relaciones Internacionales, Julia Igoa.


Sin embargo, el proyecto es más abarcativo dado de que “no solo actores intrainstitucionales sino del medio social”, adelanta la referente de la FIO, refiriéndose a “otros responsables docentes, referentes de relaciones internacionales de cada institución y a referentes de medio social organizaciones civiles y gobiernos locales, relacionados con energías renovables o ambiente y graduados”.


Habrá un Comité Coordinador de la Cátedra Tripartita con el propósito de definir una agenda de trabajo y generar actividades específicas de cooperación. Lo integrará el staff que ya participó de esta prueba inicial y se sumarán las/os gestoras/es de Relaciones Internacionales de las tres instituciones. Asimismo, “restará definir quiénes de la sociedad civil y de graduados se sumarán para conformar comisión”, aclara la licenciada Igoa.


“De cada institución se harán convocatorias abiertas a otras materias, ya que ambiente es un eje transversal, para que tenga la misma experiencia con conversatorios virtuales, webinarios, seminarios, conferencias o proyectos de extensión”, apunta.


Otro rango, otros horizontes

Todo suma y el balance es realmente alentador. “Para los equipos docentes es muy importante exponerse a ese público más diverso y desconocido y para lo/as estudiantes lograr certificaciones internacionales que valen en su recorrido formativo. En ésta oportunidad nosotros abordamos la Electromovilidad sostenible y recibimos un alto interés del resto de las universidades”, destaca el Ing. Marcelo Spina.

“La autoevaluación fue muy positiva. Trabajar en cooperación incluyendo contenidos e intercambio en función de otras planificaciones para el docente es muy positivo, un aprendizaje por el intercambio en lógica de pensar la docencia en energías renovables”, señala Igoa.


La profesional destacó la participación de los estudiantes tras considerar que “para los gestores internacionales fue sumamente positivo ver cómo funcionamos, el compromiso de los docentes y estudiantes con un balance final que logra ubicar a los docentes de la FIO en la comisión coordinadora y reafirmar la decisión de hacer la cátedra anual”, evalúa la referente de Ingeniería.


En la misma línea, observa que “como cátedra tripartita de FIO es la primera, y aprovechando las plataformas digitales por la pandemia. La idea es repetirla pero con un sistema hibrido intercultural ya que el objetivo de internacionalizar es incluir dimensión intercultural”.


El objetivo también será generar clases espejos en otras áreas y tengan réplica en otras cátedras porque, además, “ayuda a que los estudiantes internacionalicen su currículum”.

“Es colaborar, compartir conocimiento desde otro lugar. Son las nuevas formas de organización y vinculación que exige un mundo moderno y conectado. La formalidad científica será difícil de cambiar sin embargo esto abre un surco en la cooperación para el desarrollo. De allí que con entusiasmo fuimos activos participantes de ésta experiencia”, remarca sobre el final el ingeniero Marcelo Spina, dispuesto a ampliar aún más su mapa académico cuando se trata de internacionalizar saberes.

Comentarios
Cargando...