Estudio eseverri desktop movile

La pandemia, desde los ojos de infectólogas y epidemiólogas

En ningún momento de sus vidas se imaginaron que podían llegar a estar en medio de una pandemia – a pesar de haber elegido con convicción y pasión sus profesiones- y a la vez tener un rol tan importante en la sociedad. Una serie de testimonios y experiencias aproxima cómo viven y qué sienten las expertas María del Carmen Weis, Marina Grand y Fiorella Lovano.


Camila Ale – Agencia Comunica

Resurge una nueva ola de covid y con ella algunas especialidades relegadas. Hoy las infectólogas y epidemiólogas están en el centro de la escena, son las más buscadas y consultadas pero también las más cuestionadas y exigidas ¿Cómo es vivir esta pandemia en medio del caos según las especialistas?

“Es un momento en el que sentís que no te alcanzan o necesitás más conocimientos, sentís impotencia y que no podés dar respuesta, sin embargo en el ámbito de la salud muchas veces podemos acompañar a la persona y sobre todo ser sinceras porque no tenemos todo el poder ni la sabiduría” de manera muy transparente, dice la médica generalista y Epidemióloga Maria del Carmen Weis al analizar la experiencia de vivir en medio de una pandemia. Luego de tantos años de profesión y de trayectoria en nuestra ciudad sigue trabajando con mucha pasión, y hoy está en el frente de batalla junto a todos los equipos de infectología y epidemiología mundiales.

“Por suerte pudimos constituir un buen grupo de trabajo y todo el personal del sistema de salud se puso al hombro la tarea de poder resolver la pandemia de la mejor manera” afirma Marina Grand quién es médica infectóloga y trabaja en el Hospital Municipal “Hector Cura”. Además agrega que ”trabajar en la ciudad donde crecí y estudié, dónde conozco a muchísima gente y que quiero muchísimo le agrega una cuota emocional que por momentos hace que sea más difícil”, pero a veces se vuelve “más amena la situación con el saludo de alguien o un mensaje dándote fuerzas”.

Fiorella Lovano, olavarriense que actualmente es médica residente avanzada en infectología en el Hospital San Martin de La Plata, también describe su experiencia en la primera ola de Covid 19. “Fue muy extraña la dinámica que viví, tuvimos mucha preparación previa para hacerle frente pero no solo las y los especialistas , en este caso todas y cada una de las personas trabajadoras de la salud tuvimos que aprender por igual sin importar la especialidad” y ejemplifica que “desde el o la cirujana hasta el o la oftalmóloga aprendieron cómo cuidarse o bajar el riesgo de contagiarse en el trabajo, y las áreas clínicas por ejemplo tuvieron que capacitarse para manejar respiradores por si era necesaria la ayuda en terapia intensiva”.

Nada se compara al Covid

Ninguna de las tres especialistas se imaginó que podía llegar a estar en medio de una pandemia a pesar de haber elegido con convicción y pasión sus profesiones. Y sobre todo después de conocer y saber lo que una pandemia o enfermedad infecciosa conlleva. Con su rol de Directora de Epidemiología, Weis jamás proyectó semejante situación “porque sobrepasó todo y hay brotes de Covid en todos lados”.

También compara la gripe A con el covid ya que son enfermedades pandémicas pero tienen características distintas. Entonces la gripe A tuvo un desarrollo cíclico, es decir que los picos de contagio se daban en invierno, por esa razón fue más fácil acceder a las vacunas. “En cambio el covid se da al mismo tiempo en todos lados, en todos los países, en el mundo y por eso se necesitan insumos, vacunas, medicación y maquinaria en todo el mundo para todos y eso hace que colapse el sistema de salud” explica la Epidemióloga Weis y aclara que justamente por ello “se vuelve un desafío muy grande para todo el equipo de salud y para la sociedad en general”.

Por su parte, Grand aclara que “cuando fue la pandemia del virus h1n1 (que causaba la Gripe A) si bien hubo muchos casos y hubo fallecimientos era un virus que no tuvo la misma capacidad de extenderse ni la capacidad de contagios, tampoco la misma mortalidad, y eso hace que sea completamente diferente esta pandemia de las anteriores que hemos vivido”. A su vez, este virus es nuevo “no lo conocíamos, así que toda la información se tuvo que ir recabando a medida que iba avanzando, a través de las investigaciones y los trabajos científicos”.

Fiorella Lovano jamás imaginó vivir este nivel de impacto, “que no haya camas disponibles para otras situaciones, que toda la medicina se avoque directamente al Covid y que sea el único tema del cual se habla” no se lo esperaba. La médica residente reconoce que “la infectología hoy está en el centro de la escena, y en mi corta experiencia al ser una especialidad no tan esencial muchas veces cumplimos con los roles de interconsultores, lo que proponés se toma solo como sugerencia porque tiene poco peso en la medicina e incluso la gente cuestionaba los datos que dábamos y hablaban de una infectadura”.

Lo que el virus nos dejó

“Si bien es una situación muy estresante donde hubo momentos de mucha crisis porque no es fácil manejarse con la incertidumbre, me ha permitido crecer en lo profesional y ganar experiencia en un ámbito totalmente desconocido” reconoce la infectóloga Grand. Lo negativo es que “cuando hay un aumento de casos el personal de salud lo resiente porque se vuelve imposible atender un gran número de pacientes y más aún por esta patología que todavía no tiene un tratamiento específico”.

Para la Directora Weis hay algo que está claro: “vivir es un riesgo si uno no cumple con las medidas”. Siente mucha impotencia cuando ve que la gente no se cuida. “Me preocupa que sigan pensando en lo mágico, que va a venir la vacuna y ya está” analiza y recuerda que “tenemos herramientas para seguir trabajando o manteniendo la salud, la vacuna es sólo una herramienta más y tenemos que acompañarla con todos los protocolos y medidas que venimos teniendo hasta ahora”.

El inicio de la segunda ola “no es alentadora” para la Dra. Lovano. “Sin la actuación lógica y el acompañamiento es imposible que bajen los contagios, es imposible que el sistema de salud de abasto” justifica la médica residente en relación a que las y los médicos están cansados por el trabajo sin descanso”. Además lamenta encontrarse en las calles con situaciones que no son ideales: “mucha gente no usa barbijos, hay reuniones sociales en lugares cerrados” y aconseja “tomar medidas consecuentes con el momento como es estar al aire libre y mantener el distanciamiento”.

Marina Grand también lamenta lo que pueda llegar a pasar. “Si no se modifican las condiciones de vida a nivel mundial probablemente vivamos otra nueva pandemia. Así que nos tiene que demostrar al ser humano que tenemos que ser primero más empáticos con el otro, más empáticos con la naturaleza y tener una mayor capacidad de cambio” reflexiona la infectóloga.

En ese sentido, la Directora de Epidemiología María del Carmen Weis concluye que “cambiar conductas es un trabajo que lleva mucho tiempo y que algunas deben ser cotidianas, como el lavado de manos y el distanciamiento”. Por último, la joven residente Fiorella Lovano enfatiza en que “algunos contagios son evitables y prevenibles y que el foco está en entender que si uno propaga la infección los más afectados son los paciente de riesgo, sin embargo cuesta lograr que se piense en las personas que se tiene al lado”.

Comentarios
Cargando...