Lanusse y la Ivermectina: “Lo preventivo y profiláctico gana terreno”


Con información de La Nueva Provincia

El doctor Carlos E. Lanusse, del Centro de Investigación Veterinaria de Tandil (Civetan), volvió a referirse al uso de la Ivermectina en pacientes con COVID y en declaraciones a La Nueva Provincia aseguró que ya existen conclusiones acerca del uso.

“Lo más probado y certificado científicamente es el tratamiento curativo, pero lo preventivo y profiláctico empieza a ganar terreno. Esta es la novedad, porque creo que va a terminar siendo una herramienta de mucha utilidad”, asegura.

“La certeza sobre la ivermectina es que el esquema terapéutico prioriza tratar a los pacientes lo más temprano posible; es decir, cuanto menos biosíntomas muestre, mejor son los resultados y cuanto más alta es la dosis, mejor impacta en la disminución de la carga viral”, agrega.

 “Lo que pasa es que, desde el punto de vista científico, la hipótesis de otro esquema preventivo profiláctico cobra, ahora, otra dimensión”, asegura.

   “Si bien en el esquema preventivo falta que nos pongamos de acuerdo en un protocolo sobre cuál sería el mejor régimen posológico, o de dosificación, y de cada cuántos días, lo cierto es que existe la posibilidad de llegar con la droga antes que el virus. Se trata de una dosis más baja, con un intervalo de tiempo distinto”, asevera.

   Lanusse, quien encabezó uno de los equipos de científicos que elaboró el informe publicado en este septiembre sobre la droga, recuerda que para un paciente la ivermectina es la alternativa para la etapa temprana e inicial de la enfermedad.

   “Si vos tenés un paciente grave e internado, acaso haya que optar por suero equino, el ibuprofeno inhalado u otros antibióticos”, indica.

   Lanusse, quien es médico veterinario, Dr. Cs. Vet., Ph.D., Dip ECVPT; profesor titular de la UNCPBA e investigador superior del Conicet, relata que la ivermectina no es una droga nueva y que los estudios con efecto antiviral ya existían antes del Covid-19.

   “Había muchos trabajos in vitro con distintos tipos de virus, como el HIV, el zika y la fiebre chikungunya. Pero en plena pandemia apareció un grupo australiano y evaluó, también in vitro, el uso de ivermectina en altas concentraciones. El resultado fue contundente; fue la primera aparición científica que probaba que la ivermectina tenía algo que ver con este virus”, explica.

   “Lo bueno es que, en las últimas cinco o seis semanas, empezó a aparecer en todo el mundo una cantidad enorme de información complementaria que corrobora lo que comunicamos en septiembre. Fundamentalmente, sobre el efecto terapéutico en pacientes enfermos que son tratados en la etapa temprana”, dice Lanusse.

En otras palabras: cuando más temprano se trata al paciente, mejor es la evolución; más corta es la evolución de la enfermedad; menos gente se interna y menos gente se muere”, asegura.

   Lanusse señala que la Universidad de Liverpool (Reino Unido) hizo un estudio de metaanálisis para recopilar la información de todos los estudios sobre la ivermectina y el Covid-19 en el mundo y que los resultados son por demás elocuentes respecto de la conveniencia de su utilización.

   “El estudio se presentará ante la OMS (Organización Mundial de la Salud) en los próximos días. Eso ayudará a que todo se ordene respecto de lo que debería suceder en nuestro país”, señala, en relación a una eventual demora de aprobación.

“Como las provincias tienen autonomía en materia sanitaria, hay un número creciente que ya aprobó la ivermectina y eso, sumado a que son cada vez más los médicos que prescriben su uso, entiendo que en poco tiempo será algo masivo”, indica.

   “No hay que alentar la automedicación. La ivermectina se debe utilizar con prescripción médica y es necesario desalentar por completo las formulaciones de uso animal. Es un error (utilizarla para uso humano), más allá de que principio activo sea el mismo. Ni científicamente, ni éticamente, es recomendable”, sostiene.

   “Justamente, porque el Estado no ha legislado ni dio pautas de uso posológico, estas circunstancias se han incrementado. Hoy existen variedades de ivermectina que se utilizan en condiciones no reguladas; es decir, sin un protocolo estandarizado. Eso es lo que hay que reclamarle al Estado”, asegura.

Comentarios
Cargando...