Le salvaron la vida a un soldado y se reencontraron 37 años después

Son ex combatientes de Malvinas, juntos le salvaron la vida a un soldado argentino que había pisado una mina.

Héctor Daniel Ponce y Haroldo Duhau

Se reencontraron por Facebook, hablaron por teléfono y este viernes uno de ellos viajó a nuestra ciudad para sorprender al olavarriense que estaba dando una charla en la Escuela 8.

El puntano Héctor Daniel Ponce y el lapridense radicado hace 25 años en Olavarría Haroldo “Josy” Duhau fueron protagonistas de una historia que pudieron cerrar este viernes en nuestra ciudad.

El emocionado abrazo

Fue en las Malvinas en el marco del conflicto bélico con Inglaterra de 1982, hacía pocos días que Argentina había recuperado las islas, era el 16 de abril. Ambos pertenecían a la Armada Argentina, precisamente a la Compañía de Ingenieros Anfibios que está ubicada en la base Naval Puerto Belgrano.

El tercer protagonista de la historia es José Salvador Ojeda, Cabo Principal de La Infantería de Marina, (primer herido de la compañía de anfibios).

Izquierda: Juan Jose Paredes , Hugo Alberto Mendoza, y Héctor Daniel Ponce

Ese 16 de abril Ojeda, pisó una mina puesta por el Ejercito Argentino como parte de la defensa que habían previsto los militares ante la inminente llegada de los ingleses.

La explosión del dispositivo le provocó la amputación de una pierna. Ojeda fue rescatado por Duhau en el campo helado. En una camioneta Chevrolet se movilizaba Héctor Ponce.

La guerra no había comenzado, Argentina aún no tenía los Hospitales montados. Solo estaba el de los ingleses para los habitantes de las islas.

Duhau y Ponce cargaron a Ojeda en la camioneta y lo llevaron al Hospital Ingles. Los isleños no querían atender al Argentino, la puerta estaba cerrada.

“Duhau lo cargó a Ojeda, le pegó una patada a la puerta que la hizo “giratoria” lo puso en una camilla y lo metió adentro del Hospital para que lo atiendan. Lo atendieron y Ojeda se salvó,” contó Ponce.

Ponce vive en San Luis y Duhau en Olavarría, nunca más se habían visto, la guerra y esa historia los unió para siempre. 37 años después, con complicidad de la familia de Duhau, un profesor y un grupo de alumnos, Ponce sorprendió a “Josy” en la Escuela 8 General José de San Martín, donde brindaba una charla.

Cuando ingresó Ponce al salón Duhau lo abrazó fuertemente y con emoción. Lo reconoció y casi no pudo hablar. La charla con los alumnos la retomó Ponce, contó su historia y lograron transmitir a chicos muy jóvenes, lo que habían visto, sufrido y a su vez logrado en las islas en 1982.

No estuvieron solos, desde Daireaux llegaron dos compañeros de Ponce que se sumaron a la sorpresa. Se trata de Hugo Alberto Mendoza y Juan Jose Paredes.

Entre anécdotas y relatos, pudieron cerrar la historia que la guerra marcó para siempre en sus vidas.

Paredes – Ponce – Mendoza

Comentarios
Cargando...