Liliana Cuenca: “Los tiempos judiciales siguen siendo distintos de los tiempos de las víctimas”


Empatia y contención son dos palabras que pueden decirse con facilidad, aunque no todas las personas están en condiciones de llevarlas a la práctica. A diario Liliana Cuenca milita la empatia y la contención con aquellas víctimas de uno de los delitos más aberrantes que existen: los abusos sexuales.

Lucha, desde la ONG Animate, para que cada caso se visibilice y la Justicia llegue a tiempo. Pide que las condenas por este tipo de delitos se agraven en la Argentina y asegura que hay casos que “calan hondo en sus huesos”.

Este domingo se sumó a las Diez de WhatsApp de En Línea Noticias.

ELN: ¿Por qué surge la necesidad de conformar ANIMATE?

Animate surge ante la ausencia de contención e intervención de algunas de las instituciones del Estado. Fuimos impulsados por la propia necesidad. La ONG esta conformada por sobrevivientes de abuso sexual y familiares. En su momento, atravesando esta problemática, nos encontramos solos, sin nadie que nos acompañara, ignorando totalmente lo que era un proceso judicial, no sabiendo cuales eran nuestros derechos. Animate es una forma de darle a las víctimas aquello que nosotros no tuvimos. Está muy claro que si las cosas funcionaran como deberían, Animate no existiría.

ELN: ¿Qué tipo de acciones son las que llevan adelante y con que respaldos cuentan?

Llevamos a cabo el acompañamiento a las víctimas durante todo el proceso judicial (desde la denuncia hasta el juicio penal). Visibilizamos casos de abuso sexual en donde los tiempos judiciales son lentos, organizamos capacitaciones y jornadas con el fin de informar y sensibilizar sobre esta problemática que todavía como sociedad nos cuesta tanto, contamos con respaldo municipal para esta última acción. Nos brindan recursos tales como pasajes para los disertantes, lugar, sonido y folletería. Aún seguimos en la espera de respuestas ante la solicitud de subsidios, un espacio físico y profesionales capacitados.

ELN: ANIMATE tiene como “método” de visibilizar loas casos el “escrache” ¿Esto les ha traído problemas a algunas de las integrantes?

Visibilizamos los casos en donde los tiempos de la Justicia son demasiado lentos y otros en los cuales ya hay resolución judicial. Todos están avalados por pruebas judiciales (pericias, testimonios y/o cámara gesell). Creemos que es útil para que la sociedad conozca los rostros de quienes han cometido abusos, ya que en la mayoría son reincidentes. Es una forma de cuidar a los niños de posibles nuevos ataques. Nos ha traído problemas, desde un principio supimos que no iba a ser fácil. Nos enfrentamos a psicópatas, ni más ni menos. Y también a sus familiares que eligen no creer. Hemos recibido cartas documento (que no han prosperado, ya que hacemos todo con las pruebas necesarias), insultos, amenazas por redes sociales y agresiones físicas. Pero es más que evidente que nada nos ha frenado, porque vamos con la verdad, y no hay nada más poderoso que eso.

ELN ¿Qué pasa con la Justicia y los casos de Abuso Sexuales?

Creemos que en Olavarría la creación de la Secretaría de Delitos contra la Integridad sexual le ha brindado mayor celeridad a las causas. Pero aún los tiempos judiciales siguen siendo distintos de los tiempos de las víctimas. Los procesos judiciales son muy largos y deben someterse a varias pericias e interrogatorios. Las víctimas deben contar una y otra vez lo que han vivido. Forma parte de la investigación, pero ¿no es revictimizante que tengan que pasar por todo esto para que la justicia y toda una sociedad le crea? Quien sufre algo tan aberrante necesita respuestas inmediatas y que sus abusadores estén rápidamente donde tienen que estar. Pero esto no es así. Nuestro mayor reclamo es sobre causas que ocurrieron hace unos años, que todavía no tienen respuestas concretas de la justicia.

ELN: Ustedes se reunieron, creemos que más de una vez, con el Fiscal General Marcelo Sobrino. ¿Qué beneficios o cosas positivas dejaron esos encuentros?

Sí, nos hemos reunido con él en varias oportunidades. Ha escuchado nuestros reclamos y los encuentros han sido positivos. Frente a nuestra demanda, por ejemplo, se creó la Secretaría de Delitos Contra la Integridad Sexual.

ELN: ¿Cómo se hace para entender a una persona que llega a ustedes a contar un caso de abuso?

Lo hacemos desde nuestra propia experiencia e historia. El haber sido víctima o el haber vivido en tu familia un caso de abuso sexual, hace que te pongas en la piel del otro. Como marcaba al principio, es una forma de darles a las victimas lo que nosotros en su momento no tuvimos. Quién ha sufrido un abuso en primer lugar necesita la escucha. Luego, un abrazo y un “yo te creo”. En su gran mayoría son mujeres que pueden hablar después de muchos años y madres de niñas/niños que han sido víctimas. El 80% de los casos son intrafamiliares y buscan permanecer en silencio. Quienes deciden hablar y denunciar generalmente se quedan solos. Por eso lo que buscamos brindar es contención y acompañamiento.

ELN: Olavarría parece que tiene cada vez más casos de abusos. ¿Se anima más la gente a denunciar?

Los abusos han existido siempre, en Olavarría y en todo el mundo. Pero, ahora la gente se anima más a denunciar. Somos conscientes que todavía falta, que no todos los casos se denuncian. Nosotros llevamos acompañando aproximadamente 170 causas, lo que significa solo una pequeña cifra de la cantidad real de casos. Lo bueno es que de a poco algo está cambiando.

ELN: Qué experiencia, de estos años, nos podría relatar que más haya calado sus huesos.

Todos las historias que escuchamos son fuertes. Pero lo que más nos impacta: los casos de niños tan pequeños. Nos tocó acompañar a una niña de 3 años, abusada carnalmente por su papá. Al salir de Cámara Gesell nos relató de forma espontánea todo lo que había vivido. En ese momento juntamos fuerzas e hicimos lo mejor que pudimos. Pero cuesta, no se puede entender tanta perversión y maldad humana. Se supone que un padre tiene el deber de dar amor y proteger a sus hijos, no de dañar y robar su inocencia de esa forma.

ELN: Concurre a juicios y está frente a frente con los abusadores. ¿Qué sensación le genera? ¿Qué le pasa por la cabeza?

Concurrimos a juicios, estamos frente a los abusadores y a quienes los defienden. Te genera muchas sensaciones, entre ellas enojo y tristeza. Pero tratamos de permanecer calmas y ser lo más objetivas que podemos. Ya que estamos para darles paz y contención a las víctimas.

ELN: ¿Por qué habría que agravar las penas para los condenados por abuso sexual?

Sí, necesitamos penas más duras en Argentina. En la mayoría de los casos las penas son una burla para la víctima. En casos de abusos que la justicia caratula como “simple” el victimario recibe una condena mínima, que es excarcelable, por lo tanto jamás pagan su delito. Las víctimas tienen que cruzar a sus abusadores por la calle y vivir presas por el miedo ¿no es injusto?.

Comentarios
Cargando...