Marcelo Spina: “Creo que a la educación universitaria la bimodalidad ha venido para quedarse”

El Decano de la Facultad de Ingeniería trazó un balance del año 2020 en una entrevista con En Línea Noticias. Ya imagina un 2021 con alumnos cursando en las aulas y otros de manera virtual. ¿Los movimientos políticos en la UNICEN? Se manifestó a favor de la candidatura de Néstor Auza aunque negó integrar la formula.


El Decano de la Facultad de Ingeniería de la UNICEN habló con En Línea Noticias para cerrar el año 2020. Fue contundente en la afirmación de que “la bimodalidad” llegó para quedarse en el sistema universitario. Habló del recambio de autoridades en la UNICEN y se mostró a favor de la candidatura de Néstor Auza para el Rectorado.

ELN: ¿Cómo ha sido este año atípico para la Facultad?

M.S: Uno puede hacer un balance y decir todo lo hicimos y hacíamos normalmente nos costó mucho más trabajo, mucho más esfuerzo y muchas más horas. Tener 200 asignaturas para todas las carreras de grado, pregrado y postgrado que tenemos funcionando en la Facultad fue un desafío, el 16 de marzo, tener que pasar a la virtualidad para mantener la continuidad académica de los 1500 estudiantes. Fue un desafío importante que afrontó la Facultad con un conjunto de actores que se comprometieron en esto. Acá la gestión tiene muy poco mérito en el sentido de que la responsabilidad quedó distribuida en los cuerpos docentes, en los cuerpos no docentes que tenían que mantener los sistemas de virtualización, los sistemas de conectividad y hacerlo 24 por 7. Y a su vez hacer el seguimiento porque los jóvenes estudiantes estaban en sus casas.

ELN: ¿Cómo ha sido este año atípico para la Facultad?

M.S: Es discutible. Todavía no hemos podido medir las competencias finales de una asignatura que pasó de la prespecialidad a la virtualidad. Convengamos que estamos en una Facultad muy tecnológica y muchas asignaturas requieren un laboratorio, requieren una práctica, requieren un trabajo de campo y todo eso quedó postergado. Ese cierre de las asignaturas recién lo vamos a poder hacer cuando se regrese a la presencialidad. De todas maneras, haciendo este análisis, la retención en el sistema fue muy alta y el nivel de aprobación también fue muy alto. El más tiempo dedicado, debido a las restricciones, ese tiempo dedicado permitió mejorar las tasas de rendimiento. Nosotros nos encontramos con el Programa de Ingreso en febrero que lo terminamos en marzo, presencial y los estudiantes que ingresaron hicieron todo su primer año de carrera de manera virtual.

Todo el resto de los años nuestro modelo es la presencialidad, más allá de que tenemos carreras virtuales. Eso nos ayudó porque no nos agarró de cero. Nuestra primera carrera virtual la creamos en 2002, de manera que estábamos bien armados. Esto que lo hacíamos de manera natural, este año fue mucho más complejo de gestionarlo tanto desde los cuerpos docentes como de la propia institución. La satisfacción de que la Facultad hizo lo necesario para que nadie perdiera el trayecto formativo, lo logramos.

ELN: De esta experiencia hay algo que vino para quedarse.

M.S: Yo creo que la bimodalidad vino para quedarse. Es decir que no sea todo presencial, eso ha venido para quedarse. Los cuerpos docentes y los estudiantes han tenido cosas positivas. Esa metodología que permite ir y venir en el conocimiento, yo creo que a la educación universitaria la bimodalidad ha venido para quedarse. Los laboratorios remotos es algo que estamos empezando a desarrollar. Eso es hacer tu laboratorio experimental desde tu casa: manipular un equipamiento que está en la Facultad y encontrar las respuestas a la experimentación aprendiendo. Eso también será un desafío importante. Eso permite abrir la población estudiantil, no tenes que estar acá de manera permanente.

ELN: ¿Para los docentes y quienes trabajan en la Facultad la virtualidad significa más o menos trabajo?

M.S: Este año fue más trabajo porque la elaboración de materiales ha llevado tiempo. Además, en particular este año, no había días ni horarios. Vos recibías un mail un sábado, un domingo a cualquier hora. Se perdió esto de nos vemos el lunes en el aula o el laboratorio, quedó extendido. Esto llevó a que con mucha razón los cuerpos docentes dijeran que tuviéramos que responder fuera de nuestros horarios.

ELN: ¿La conectividad ha sido un problema?

M.S: Originalmente hemos tenido algunos problemas con algún grupo de estudiantes. Particularmente nuestro campus tiene un problema de conectividad. Todo lo que se hizo este año no se hubiese hecho si los docentes estaban en la Facultad. Distribuidos en sus casas pudieron hacer algo que todos juntos acá no pudieron hacer. Uno de los proyectos importantes es generar las aulas hibridas, tenemos que arrancarlo el año que viene. Por la distancia social quedaron chicas. Aulas para 20 quedaron para 9. La Facultad tiene aulas pequeñas que son para grupos de 25 que es el número que uno maneja para las materias terminales. El docente estará frente a personas presenciales y personas virtuales de manera simultánea.

ELN: ¿Cómo termina el desafío de la fabricación del Respirador?

M.S: Nosotros creíamos, el 16 de marzo, cuando el Consejo Superior decide prácticamente cerrar los Campus, que la Universidad tenía un conocimiento formal disponible y transferible. En marzo se hablaba de la falta de respiradores y hubo iniciativas a nivel nacional iniciativas de distintos grupos que intentaron hacer respiradores o ventiladores: prácticamente ninguno lo logró. Nosotros con un equipo de trabajo a partir de la carrera de electromedicina y tecnología médica más dos empresas privadas, logramos primero certificar el lugar de fabricación de respiradores y después ir escalando un desarrollo de un respirador que nosotros tenía que ser un respirador de crisis. Sin reemplazar a los otros, pero si en la crisis generar ventilación. Hicimos seis prototipos, tratamos de validar en todos los organismos los equipos y llegamos a un desarrollo que en la tranquilidad nos permite bajar los decibeles y mejorar el diseño. La presión institucional fue muy alta, uno quería dar respuesta. No podía ser cualquier cosa, ahora nos permite repensar el diseño del respirador para dotarlo de características más profesionales y no de crisis. Queremos llegar a un respirador con todas las prestaciones. El proyecto está continuando con las empresas privadas asociadas: una de Olavarría y una de Tandil. Con ellos y el apoyo de la Fundación nuestro, el apoyo de la provincia logramos ir trabajando en esto.

¿Cual es el objetivo final del respirador?

Estamos con algunas discusiones, hay un respirador que se está haciendo que irá a la Facultad de Medicina para asistir como práctica. Los estudiantes de medicina van a poder tener un equipamiento de práctica, esto fue bien visto por la comunidad académica de la Facultad de Medicina. El otro respirador es un respirador casi profesional con lo cual tenemos definidos algunos tiempos que están vinculados al diseño redundante, la seguridad eléctrica y nuestra idea es que en febrero y marzo pasemos todas las pruebas. La ventaja es que ahora creemos que tenemos tiempo. Si se necesitan respiradores de crisis, hoy tenemos respiradores que están funcionando y pasaron todas las pruebas de asistencia en emergencia. Por lo tanto, están disponibles. El respirador funciona y fue bien valorado en la comunidad científica y médica. Estamos muy satisfechos por eso, porque además nos pudimos juntar con los privados para encontrar una solución.

ELN: ¿El año que viene será un año de cambios políticos en la UNICEN?

M.S: Se supone. El movimiento político estaba previsto para este año porque este año se vencieron todos los mandatos. Dado que se consideró inviable hacer la Asamblea Universitaria y los tiempos de campaña de los candidatos y candidatas, entonces se postergaron los mandatos. Se está pensando que a fines de marzo de 2021 estaríamos en condiciones de que se renueven los mandatos. Así que seguramente en los primeros días de febrero se verán los movimientos de los distintos grupos políticos, más allá de que Olavarría fue visitada por dos candidatos a Rector. Nosotros tenemos muchas expectativas que la Universidad tome un rol diferente, otro camino de crecimiento y vinculación con la sociedad y el conocimiento. Esperemos que esto sea un buen momento, analizando lo que paso y el funcionamiento de la Universidad en crisis.

ELN: ¿Ese cambio lo representa Auza?

Nosotros estamos mucho más cercanos a lo que está proponiendo Néstor Auza hacia el Rectorado, porque conocemos su historia de su gestión y en ese momento la Universidad creció en forma sustantiva: los dos colegios secundarios, la Facultad de Ciencias de la Salud que fue Escuela, la normalización de la Escuela de Derecho después Facultad, los jardines maternales, la Universidad Barrial todas esas cuestiones que se hicieron en la primera etapa de la gestión de Néstor Auza con un impulso sustantivo y dando respuesta. Si uno recuerda un poquito Olavarría estaba en discusión si la Facultad de Medicina iba a hacer privada o la UNICEN iba a dar respuestas. Y la Universidad en ese momento la dio. Esto es bueno porque estás escuchando la voz de la ciudad, de la política.

ELN: ¿Lo vas a acompañar a Auza en la formula?

No, no es mi idea. Se conversará en el interior de la Facultad de acompañarlo políticamente para que efectivamente llegue al Rectorado independientemente que escucharemos todas las propuestas. El movimiento político comenzará en febrero. En lo particular me gustaría un modelo de Universidad que integre conocimiento, sociedad y compromiso.

Comentarios
Cargando...