Masiva marcha en Azul para apoyar a los trabajadores despedidos de FANAZUL

Unos mil azuleños se sumaron ayer al plan de lucha de los fabriqueros de FANAZUL en defensa de sus fuentes laborales.

¡Trabajar, trabajar, trabajar! Aproximadamente unos mil azuleños acompañaron ayer a los fabriqueros de FANAZUL en una multitudinaria manifestación frente al Palacio Comunal. También se marchó por las principales calles del radio céntrico de la ciudad. “Vamos a tener que seguir dando pelea, pero así, entre todos, créanme que es mucho más fácil”, dijo Juan Cacace, uno de los 200 obreros que atraviesa un complicado momento de incertidumbre de cara a su futuro laboral.

 

Por Javier Ciappina de la Redacción de EL TIEMPO

Fotos Nacho Correa

 

“Ante el destrato de nuestros jefes; ante la humillación que nos estamos comiendo, porque hasta los colectivos nos han robado de la fábrica de una manera vil; ver esta plaza -sépanlo- es una caricia que nos están haciendo. Es un mimo en un momento en el que sentíamos que estábamos solos. En este momento, con el abrazo de todos ustedes, estamos más que satisfechos, porque la definición de la fábrica la tendremos el martes, pero hoy queremos que entre todos los compañeros fabriqueros nos demos un gran abrazo, como símbolo de lo que significa este día histórico de lucha para nosotros. Vamos a tener que seguir dando pelea, pero así, entre todos, créanme que es mucho más fácil”.

 

 

Con esa frase cerró su discurso el trabajador Juan Cacace y en sus palabras se evidenció el reconocimiento sincero hacia aquellos que ayer les brindaron su apoyo, esos aproximadamente 1.000 azuleños que les dejaron en claro que en este sendero de ríspida angustia, de indeseables fantasmas, de tristeza profunda por el cual están transitando…no caminarán solos.

 

 

Fue una jornada en la que se respiró lucha, solidaridad, empatía y compromiso, no de toda la sociedad pero sí de una parte de ella…de una parte importante si tomamos en cuenta ese rasgo tan particular de la idiosincrasia azuleña a la hora de manifestarse.

 

 

Las ganas de abrazarlos -fuerte…muy fuerte- a cada uno de ellos fueron inevitables; como así también flotó en el aire la sensación de hacerles sentir a esas 200 almas escarchadas de tristeza, que hay miles de brazos en los que pueden hallar cobijo.

 

 

Es difícil escarbar algo de consuelo en este alud de dudas que se les vino encima cruelmente, pero el acompañamiento de ayer fue un “mimo” enorme de la comunidad a los fabriqueros. Es complicado encontrar algo de oxigeno cuando el que te está pisando el pecho es un Goliath con el corazón de piedra y la esencia de un verdugo implacable, pero la de ayer fue una inmensa bocanada de aire de cara al futuro de estos trabajadores azuleños.

 

 

“No vamos a bajar los brazos”, “la lucha la vamos a dar en las calles”, “Queremos trabajar, nada más ni nada menos que eso”. Esas fueron las consignas de los fabriqueros que cortaron como dagas la calurosa tarde azuleña…y así será seguramente. Pero ténganlo bien en claro, grábenselo a fuego….no caminarán solos.

 

Comentarios
Cargando...