Estudio eseverri desktop movile

«No hay que perder de vista que las canteras son una empresa que están pasando por un difícil momento»

Lo dijo Ángela Leonetti Ingeniera en Agrimensura y docente de la Facultad de Ingeniería de la UNICEN.


La minería transforma la naturaleza. Permite sostener las condiciones materiales de la modernidad. Es vital para el desarrollo regional, además de dinamizar otras actividades. Y se adapta para sostener un equilibrio con el paisaje y el ambiente.

Toda esta industria requiere de distintos profesionales, que desde diversas disciplinas aportan su conocimiento para el aprovechamiento de las explotaciones. Una de esas profesiones participa desde el principio, y en casi todas las etapas: la ingeniería en agrimensura.

Y en el escenario regional de la actividad minera, la Facultad de Ingeniería de la UNICEN aporta todos los años profesionales de la agrimensura, quienes fijan los límites, miden el territorio, calculan superficies, asesoran a la producción, hacen auditorías, y se ocupan de las normativas vigentes.

Ángela Leonetti es una de esas jóvenes profesionales, Ingeniera en Agrimensura, que incluso antes de graduarse empezó a adquirir experiencia en el sector minero. “Empecé a trabajar en un estudio de agrimensura cuando cursaba la carrera. Cuando terminé empecé a conocer y trabajar en las canteras del Partido y de la zona. Nos dedicamos mucho a lo que es la minería, apoyo al agro y a las industrias”, relató.

Leonetti también es docente en la FIO, en las cuatro asignaturas de Topografías, aparte de Catastro y Evaluaciones y acompaña a los estudiantes a hacer las prácticas en el campo.

Para el sector minero, su trabajo se dosifica entre tareas de relevamiento en las canteras, el análisis de datos, el uso de software para el dibujo digital de planos, para fotogrametría, cálculo de volúmenes, de superficies. Y todo con el apoyo unidades autónomas de vuelo, GPS para georeferenciación, y todo un conjunto de recursos tecnológicos de última generación, imprescindible para la calidad de los trabajos.

Calcular para decidir

En esta zona de la provincia abunda la arcilla, el granito, la caliza, la dolomita y la tosca. Para cualquier emprendimiento de explotación de estos minerales es necesario hacer mensuras mineras y amojonamientos, y ese es trabajo del profesional de la agrimensura. Es que es necesario conocer los límites entre el dominio público y el privado, los derechos de propiedad, así como la forma y las dimensiones del terreno a explotar.

Los agrimensores realizan los trabajos topográficos iniciales, elaboran la cartografía de la zona que será afectada, e intervienen en la exploración inicial, la investigación geológica, y en los asuntos sobre la adquisición del terreno.

“En nuestro trabajo hacemos relevamientos para proyectos de factibilidad técnica para establecimientos mineros, relevamiento para cálculo de volumen para auditorías técnicas, gráficas, topográficas. Relevamiento planialtimétrico y replanteos de rampas, de mallas de voladuras, de obras civiles del establecimiento”, repasó Leonetti. “También relevamiento de la planta de trituración para el ensamblaje de nuevas partes, y relevamiento para informes mineros y de impacto ambiental”, agregó.

Muchas de esas tareas requieren de una sinergia con otros profesionales, por eso los ingenieros en agrimensura trabajan en forma interdisciplinaria con geólogos, ingenieros en minas, geofísicos, entre otros.

“Hacemos planes y proyectos geométricos de explotación para canteras, para que el canterista pueda contar con stock de piedra. También realizamos el asesoramiento para llevar adelante la explotación, para que no se utilice solamente un solo frente de avance, sino que se consideren tres frentes (inferior, medio y superior) y de esa manera ante cualquier eventualidad siempre va a poder disponer del mineral”, señaló.

Con todos los estudios preliminares, los agrimensores intervienen en el diseño geométrico del yacimiento, con los límites de explotación según el mineral a obtener. Calculan los volúmenes que se podrán extraer, las toneladas de reserva, y diseñan los volcaderos, los sistemas de vertidos y los accesos.

Las minas y canteras también encargan a los profesionales de la agrimensura los diseños de planes de restauración. Leonetti apuntó que “los trabajos de restauración no van a ponerse en marcha cuando se agote el yacimiento sino, preferiblemente, en paralelo a la marcha del emprendimiento. Se basan en la topografía inicial y en el diseño de la cantera y de los volcaderos y suponen el relleno de los huecos de la explotación y el suavizado de taludes y cornisas”, especificó.

Trabajo minero

La actualidad de la actividad minera es incierta. Para Ángela, “la perspectiva depende de la reactivación económica. Las canteras son empresas que tienen incertidumbre acerca del futuro económico. Hoy el movimiento es escaso, en algunos establecimientos se nota más que en otros. No hay inversiones nuevas, no hay estudios nuevos, o nuevos emprendimientos”, graficó.

“Antes de la pandemia generada por el Covid-19 estuvimos haciendo estudios preliminares para algunos emprendimientos, pero quedaron truncos. No hay que perder de vista que las canteras son una empresa que están pasando por un difícil momento. Un horizonte claro no hay para estos establecimientos a corto plazo. Depende de la economía regional, nacional e internacional”, subrayó.

Ventaja comparativa

La actividad minera del centro bonaerense cuenta con recursos humanos y técnicos que se generan en la propia zona. La Facultad de Ingeniería de Olavarría es una usina de conocimiento y aporta diversos profesionales que se desempeñan en esta industria. “Es un beneficio para las empresas mineras, porque tienen profesionales formados en una universidad de historia y prestigio para contratar. Así como también la posibilidad de realizar convenios de pasantías para aquellos estudiantes que no hayan finalizado sus estudios”, puntualizó la profesional.

Actualmente, en Olavarría y la zona se cuenta un total de 40 canteras. Esta dimensión provoca una alta demanda de profesionales de la agrimensura, “y la realidad es que nos supera la demanda”, sintetizó Leonetti.

Con todo, los ingenieros e ingenieras en agrimensura tiene un amplio panorama de trabajo, escenario ideal para los jóvenes que piensan en una carrera con salida laboral rápida, en tanto se perciba una reactivación económica que sustente un desarrollo territorial, donde la minería es protagonista.

Comentarios
Cargando...