Opinión sobre Polo Judicial: “La torre grúa representa un grave peligro para la sociedad”

Escribe Marcelo Fabián Petehs. Licenciado en Seguridad e Higiene y
Abogado.


La nota publicada días atrás por En Línea Noticias sobre el estado de abandono de la obra del Polo Judicial generó un análisis de parte de Marcelo Fabián Petehs. Licenciado en Seguridad e Higiene y
Abogado de Olavarría
que se refirió particularmente a la torre grúa que se encuentra en la obra paralizada.

La carta

Días pasados leí una nota referida a la obra paralizada en lo que será el Polo Judicial.

Más allá de los contratiempos políticos  y económicos, cada vez que una tormenta se avecina siento temor por lo que puede llegar a suceder con la torre grúa allí abandonada.

Quiero comentar que esas estructuras, en un Sistema Integrado de Gestión en Seguridad, Salud y Medio Ambiente, requiere una inspección diaria por parte del operador, una mensual por parte del responsable técnico de la obra, y una certificación anual por parte de un ente habilitado. En la misma se controlan todos los componentes de izaje, y los de anclaje, para garantizar que la misma no pueda perder estabilidad.

Entendiendo el abandono de la obra, no hay quién realice dichos controles, sobre todo lo que tienen que ver con su estabilidad.

Es común que ante fuertes tormentas, sufran movimientos que pueden ir agravando la situación. La torre también oficia de pararrayos, por su altura y componentes metálicos que la conforman, por lo que cuentan con una puesta a tierra independiente, que también se encuentra sin verificación alguna que nos garantice su funcionalidad.

Por lo tanto, hoy en día, la torre grúa representa un grave peligro para la sociedad, sobre todo los que viven en los alrededores y/o ocasionales transeúntes o vehículos que puedan estar circulando en el sector al momento de ocurrir un accidente.

Yendo al plano jurídico, en caso de tener algún litigio por daños, en el plano civil se buscará recurrir a la empresa –ausente, y seguramente insolvente-, al responsable técnico de la obra –ausente al estar paralizada- y por último al Municipio, que será quien terminará abonando los gastos.

Priorizando la posibilidad de salvar vidas y/o lesionados, sería importante que desde el municipio se contratara el desarme de la misma, y luego este reclame a la empresa, a la provincia o a quién corresponda, pero lo más importante es que se evitaría un accidente más allá del gasto.

Les comparto un link de evento ocurrido durante tormenta con este tipo de estructuras.

Comentarios
Cargando...