Personal municipal realizó varias infracciones por reuniones sociales no permitidas

Intervino personal del área de Control Urbano Municipal y Ojos en Alerta, dependencias a cargo de la Subsecretaría de Seguridad del Municipio.


Más allá de las prohibiciones vigentes y las advertencias realizadas por el Intendente Ezequiel Galli sobre “severas multas” para quienes organicen reuniones sociales, el último fin de semana hubo diversos operativos que estuvieron a cargo del área de Control Urbano Municipal y Ojos en Alerta, dependiente de la Subsecretaría de Seguridad del Municipio.

El domingo personal de la Estación de Policía Departamental Olavarría informó sobre un procedimiento en una vivienda Lebenshon al 1800 aunque en las últimas horas se conocieron más operativos.

Uno de ellos se registró en Ayacucho y Necochea donde los inspectores a cargo advirtieron desde el exterior de la finca luces y música alta. Todo tenía lugar en un complejo de departamentos aunque voceros oficiales no precisaron la cantidad de personas que había en el lugar.

Otra infracción se realizó en la avenida Pueyrredón al 3000. Allí también los inspectores fueron advertidos de la presunta reunión social debido a la música alta que podía escucharse desde el interior de la finca en cuestión. En ese lugar, quien receptó el acta, sostuvo que se encontraba con cuatro personas y se avanzó en la infracción.

En calle San Juan al 1900 también se labró una infracción no solo por la concreción de una reunión social sino también por la presunta violación a una Ordenanza Municipal sobre ruidos molestos. Tampoco en este caso se pudo corroborar la cantidad de personas presentes al momento de iniciar la actuación contravencional.

Los inspectores municipales con acompañamiento de agentes de la Policía Bonaerense realizaron una infracción de las mismas características de las anteriores en España al 4000. Allí también llamó la atención la presencia de música y efectos lumínicos por lo que se labró el acta correspondiente. Este caso informaron voceros oficiales se encontraba participando del evento un oficial del Ejército Argentino.

Idéntica situación se registró en un domicilio ubicado en calle Balcarce al 1100. Donde la propietaria de una vivienda fue infraccionada de acuerdo con el Decreto que prohíbe las reuniones sociales y además por la presunta infracción a la Ordenanza de ruidos molestos.

El pasado 5 de septiembre el Intendente Municipal Ezequiel Galli, en medio de una conferencia de prensa, anunciaba la sanción de un Decreto mediante el cual se establecían severas multas para quienes organizaran una reunión social.

Las multas, según expresa el decreto, van desde los 16 mil pesos y podrían llegar al millón y medio.

“La gran mayoría de contagios en todo el país se han dado por reuniones sociales en lugares cerrados” decía Galli en aquella conferencia de prensa.

En torno la decreto es importante mencionar que aún no fue refrendado por el Honorable Concejo Deliberante aunque los operativos se continúan llevando adelante y las actas son remitidas al Juzgado Municipal de Faltas a cargo del doctor Luciano Ariel Blanco.

Comentarios
Cargando...