Preocupación por el atraso y suspensión en las obras del Jardín 930 y Escuela Primaria N° 50

La concejala Inés Creimer, describió que desde hace varios meses ambas obras están paralizadas y vienen con un largo retraso, si bien el último parate se dio a causa de la pandemia, el abandono de las mismas está produciendo un gran deterioro y desde el municipio no han solicitado permisos para reanudar las actividades.


El Jardín de Infantes N° 930 y la Escuela de Educación Primaria N° 50, se encontraban en obra cuando tuvieron que ser canceladas por la pandemia del coronavirus, lo que está produciendo un gran deterioro. Por su parte el Municipio  solicitó permisos para reanudar actividades, pero las obras de estos dos establecimientos no estuvieron en las consideraciones.

Sobre la obra de la Escuela Primaria N°50 Creimer destacó: “La obra comenzó a principios de este año, los techos se retiraron y con la pandemia se vio suspendida. Hoy en día con las aulas al aire libre, las inclemencias del tiempo y el abandono se ha producido un enorme deterioro del interior del edificio. Es necesario que se reinicien las obras”.

Además la concejala sostuvo: “Cuando pensamos cuál es el resultado de las clases a distancia, en el esfuerzo de los maestros, los chicos y los padres y deseamos que todo esto pase, hay dos comunidades educativas que volverán a lugares alternativos, con dos obras que no sólo no avanzaron sino que se deterioraron, la situación es preocupante”.

Por último agregó: “Sacar a los alumnos del edificio escolar para la realización de una obra implica asumir la responsabilidad de que la misma sea realizada en el menor tiempo posible. El jardín 930 que inició sus obras en 2018 seguramente tendrá niños que hayan transcurrido toda su educación inicial en una capilla con los espacios adaptados en lugar de hacerlo en iguales condiciones que los niños de otros jardines”.

Comentarios
Cargando...