Resonante caso: doce años después un olavarriense fue condenado por abusar de su hija

Solo fue condenado a tres años de prisión y no irá a la cárcel. La sentencia fue por juicio abreviado. La madre de las víctimas lanzó durísimos conceptos.


Este jueves 17 de noviembre se conoció la sentencia dictada por el TOC N° 2 de la ciudad de Azul en una causa por abuso sexual que tiene como imputado, y ahora condenado, a un olavarriense a quien se le enrostra haber abusado de sus hijas.

La sentencia fue resuelta en un juicio abreviado, en que la acusación y la defensa acuerdan los términos. El olavarriense fue condenado a la pena de tres años de prisión aunque transitará la condena en libertad.

El hombre está identificado en la causa como Carlos Marcelo «Charly» Luna y fue hallado autor penalmente responsable del delito de «Abuso sexual simple agravado por ser cometido por ascendiente».

María de la Paz Aldasoro, madre de las víctimas, realizó un racconto de lo vivido en estos más de doce años.

«En 2010 cuando denuncie en Comisaría de la Mujer este hecho, lo pasaron a Juzgado de Familia y los/las chantas de abogados que consulte (que muchos años después me enteré que estaban vinculados de alguna forma al pederasta y a su entorno de conocidos) me decían que ya no podía hacer la denuncia penal, que lo olvide al hecho, que siga mi vida y me trataban de loca entre otras cosas», comienza diciendo Aldasoro quien en el año 2019 brindó un valiente testimonio a En Línea Noticias.

Relató Aldasoro que en los años que denunció sus hijas eran pequeñas y dijo, «los funcionarios del Juzgado de Familia de ese momento las hacían re vincularse, y a mí monitorear las visitas porque «no disponían de asistentes sociales». Aún con una denuncia por abuso, denuncias por amenazas de muerte, denuncias por violencia de género y maltratos de todo tipo, tenía que llevarlas a las visitas con este psicópata. No tomaban en cuenta que mis hijas no querían verlo, y me amenazaban con llevarme presa si me rehusaba».

En su relato del peregrinar de estos años Aldasoro recuerda que en el año 2016 se contactó con «Olavarría Despierta» y fue esa organización en el año 2016 quien la orientó para realizar la denuncia penal. La que, dice, estuvo «cajoneada» más de un año. Fue así, menciona Aldasoro, que en el año 2017 se acercó a la ONG Animate e hizo público su caso. «Ahí en ese momento, tomé conocimiento de que tenía más denuncias por abusos a menores. Hoy esas causas siguen abiertas y está imputado, pero hay más personas que aún no denunciaron», menciona la mujer respecto a Luna.

Señala en su alegato post sentencia que la Cámara Gesell a su hija se llevó adelante ocho años después del hecho.

«Tardaron 12 años y medio en juzgar al pederasta Luna Carlos Marcelo «Charly». Así con total impunidad, este nefasto con su núcleo cercano y sus contactos “del poder», nos fueron complicando el camino poniendo diversas trabas. Se encargaron de tratarnos de locas y mentirosas en todos lados, amenazando, amedrentando, hostigando, acosando, y hasta empujando en la calle, a mis hijas y a mí», relata con crudeza Paz.

Luego siguió con las acusaciones al Poder Judicial, «la justicia es responsable de todo lo que hemos tenido que soportar. Nos revictimizaron infinitas veces, botones antipánico que no funcionaban, restricciones y medidas que no se cumplían. Hoy mismo sigue incumpliendo medidas legales, teniendo fotos robadas de mis hijas en las redes sociales, siendo que el Juez de Familia Santiago Arrondo le prohibió a este sujeto todo con respecto a ellas. Mis hijas ya ni siquiera llevan su apellido, con permiso de la justicia que les permitió suprimir y llevar mi apellido, por todo lo vivido».

La mujer sostiene que el acusado ostenta distintos vínculos e incluso con el deporte de la ciudad es por eso que dice, «mi recomendación para los padres y madres del ámbito del paddle de Olavarría es que, si sus hijos e hijas han permanecido cerca de él en algún momento de sus vidas o viajaron a algún torneo que estuvo él, por favor hablen con ellos. En el 2018 un chico de ese ámbito, le contó a una de mis hijas lo que había sufrido, y no lo habló con sus padres por miedo y vergüenza».

Dice como cierre Aldasoro, «esta claro, que esta lacra debería tener perpetua, cómo también su padre, pero la Justicia es injusta. Hace unos años debí conformarme con esa condena con su padre otro viejo abusador 3 años y 8 meses, pero ahora me tengo que conformar con la condena de 3 años sin que vaya a prisión ya que por la cantidad de tiempo es excarcelable, y puede cumplir fuera de prisión con diversas pautas impuestas hacia él. De todos modos, los años que les den no van a borrar todo lo que vivimos, pero al menos nos da un poco de paz, tener algo de justicia en favor de nosotras, sobrevivientes de estos degenerados».

Comentarios
Cargando...