Reuniones, almuerzos y viajes: el coronavirus llegó a la política

El Presidente suspendió el viaje a Rosario, mientras que el gobernador ya no recibe a los intendentes: ahora los atiende de manera virtual.


El viernes pasado la confirmación del diagnóstico de coronavirus del intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde trastocó la nueva normalidad del mundo político. El ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, que estaba de viaje junto al presidente Alberto Fernández en La Rioja tuvo que aislarse y realizarse el hisopado tras haberse reunido días antes con el jefe comunal. El resultado negativo fue un alivio para todo el Gabinete nacional.

Pero el alcalde lomense, que se encuentra internado en el Hospital de Lavallol, donde evoluciona favorablemente, habría transmitido el virus al menos a cinco funcionarios de su municipio. Mientras tanto, que el presidente de la Cámara de Diputados bonaerense, Federico Otermín, un contacto estrecho de Insaurralde, diera negativo trajo calma a la Legislatura. Pero no por mucho tiempo: ayer el legislador de Juntos por el Cambio, Alex Campbell confirmó que tiene coronavirus. Y anoche se supo que la exgobernadora María Eugenia Vidal también contrajo la enfermedad.

Si bien se cree que Vidal contrajo el virus tras reunirse con Campbell, su alfil en la Legislatura, esta mañana el ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, dio otra versión de los hechos, que causó cierta sorpresa: dijo que le recomentó a la exmandataria que se hiciera el hisopado porque estuvo en contacto con Martín Insaurralde. “Vidal se hisopó por prudencia. Su caso es asintomático de bajísimo riesgo. Como había estado con un contacto esporádico con el intendente de Lomas de Zamora (Martín Insaurralde) le recomendé que se distancie y esperemos unos días para hacer el hisopado”, contó Quirós en declaraciones radiales.

Los contactos estrechos en la política surgen de reuniones, almuerzos, recorridos y viajes. Vidal había compartido una comida el viernes –de esas que no están permitidas en el marco de la cuarentena en el AMBA– con Horacio Rodríguez Larreta y encendió las alarmas en la Ciudad, aunque por pocas horas, esta mañana se supo que el hisopado del mandatario porteño dio negativo. En el mismo encuentro estaban también el senador nacional, Martín Losteau, y el extitular de la Cámara de Diputados Nacional, Emilio Monzó de quienes se esperan los resultados.

Mientras tanto, el positivo de Campbell puso en jaque a la Legislatura. Es que más allá de la virtualidad de las sesiones, las reuniones de las Comisiones se realizaban –hasta ahora– de manera presencial. “Atravesamos un momento crucial porque se acerca el pico de contagios y nos parece fundamental desde la Cámara de Diputados de la Provincia tomar los recaudos para proteger la salud de los trabajadores y trabajadoras y minimizar el riesgo de transmisión”, dijo Otermín. Y añadió: “Es muy importante que podamos continuar con la actividad desde nuestras casas, utilizando las herramientas tecnológicas para estar coordinados y conectados en este contexto inédito a nivel mundial”.

Así, la Legislatura bonaerense vuelve a una especie de Fase 1, mientras se aguardan los resultados de los hisopados que se realizaron a partir del contagio de Campbell.

Consultados por DIB, desde el Ejecutivo provincial señalaron que el gobernador comenzó desde ayer a realizar todas las reuniones con la modalidad virtual. Desde el martes y hasta el jueves Axel Kicillof firmará convenios con intendentes de todas las secciones electorales para otorgar ayuda financiera, y en todos los casos se llevarán adelante de manera remota. “Incluso con el intendente de La Plata (Julio Garro) que vive acá en la ciudad”, destacaron los voceros.

Asimismo, el Presidente suspendió ayer el viaje a Rosario que tenía previsto en el marco de los actos por el Día de la Bandera tras una fuerte polémica surgida en la capital santafesina por temor a la llegada de la comitiva desde la Ciudad de Buenos Aires, epicentro de los contagios. Alberto Fernández también había suspendido su viaje a Catamarca el viernes tras conocer el diagnóstico de Insaurralde.

Lo cierto es que la clase política deberá ajustar también la prevención en el marco de lo que ya se sabe es uno de los momentos más complicados de la pandemia en la Argentina, donde se conocen más de mil contagios diarios desde hace una semana.

Cabe señalar que en Chaco, el gobernador Jorge Capitanich, resolvió volver a Fase 1 en la zona del “Gran resistencia” luego de que se dispararan los contagios y que tres funcionarias de su gobierno dieran positivo de coronavirus: la ministra de Seguridad, Gloria Zalazar; la secretaria de Ambiente, Marta Soneira y su par de Derechos Humanos, Silvana Pérez. (DIB) MCH

Comentarios
Cargando...