Juego clandestino en Azul: Investigan a cuatro personas y se realizaron varios allanamientos


Escribe: Fabian Sotes / Diario El Tiempo

La instrucción de una causa penal relacionada con juego clandestino a través de plataformas virtuales derivó esta semana en que se realizaran en la ciudad de Azul cuatro allanamientos donde, entre los elementos incautados y considerados de interés para esa pesquisa, figuró una importante suma de dinero, al parecer proveniente de esa actividad ilegal.

Una investigación que data desde hace aproximadamente dos años y se lleva adelante desde la UFI 6, que en los Tribunales de Azul está a cargo de la fiscal Karina Gennuso, fue la que se tradujo hace dos días en las realizaciones de estos procedimientos, cuyos resultados fueron considerados como “altamente positivos” por voceros allegados a ese sumario penal.

El magistrado Juan José Suárez, desde el Juzgado de Garantías número 3, había ordenado los procedimientos.

Entre los objetivos allanados figuró un kiosco que está situado sobre la Avenida 25 de Mayo entre Roca y Avenida Perón, uno de los lugares señalados como de suma importancia dentro de esta investigación.

Al respecto, existen elementos que indican que en ese comercio era habitual que apostadores se presentaran a cobrar lo que obtenían tras participar en esos juegos de azar que, de manera clandestina, se desarrollaban mediante plataformas digitales.

Ese negocio le pertenece a una mujer que, junto con su pareja, está siendo investigada, del mismo modo que sucede con los demás sospechados que tiene este sumario penal, a quienes también les allanaron sus domicilios.

Además de ese kiosco ya referido, los procedimientos tuvieron como objetivos una casa situada sobre la Calle 107 del Barrio Bidegain, otra ubicada en Falucho entre Arenales y Necochea y una que está en el Barrio Ceferino Namuncurá, en 1° de Mayo entre Grierson y Urioste.

Los procedimientos, a través de los cuales se ordenaban los hallazgos y posteriores secuestros de telefonía celular, equipos informáticos -tales como tablets, CPU y computadoras portátiles-, memorias, pendrives, dinero en efectivo y documentación considerada de interés para la causa, incluyeron que también se registraran los automóviles de las personas que están siendo investigadas.

Los allanamientos

Personal policial perteneciente a la Dirección de Análisis en Investigación de las Comunicaciones (DAIC) con asiento en General Alvear y de la Delegación Departamental de Investigaciones del Tráfico de Drogas Ilícitas y Crimen Organizado con sede en Azul llevaron a cabo los allanamientos.

En la previa a que esos procedimientos se hicieran, desde la DAIC se habían reunido diferentes elementos que fueron incorporados como pruebas a la investigación penal que se desarrolla desde la UFI 6 con asiento en Tribunales. Entre ellos, el resultado de intervenciones telefónicas a las personas que están sospechadas de haber montado estas redes de juego clandestino a través de, al menos, dos plataformas virtuales.

A través de esas averiguaciones fue posible determinar también que los organizadores de estos juegos de azar virtuales y clandestinos -vulgarmente conocidos como “tipo casino”- percibían mensualmente por vía bancaria unos tres millones de pesos por parte de los apostadores.

Los procedimientos, realizados de manera simultánea, se iniciaron alrededor de las siete de mañana del pasado miércoles y se extendieron durante varias horas.

De acuerdo con lo señalado por voceros policiales ligados a los allanamientos, durante los mismos se incautaron dólares falsos, libras esterlinas, anotaciones vinculadas con el ilícito que se está investigando, una máquina de contar billetes, computadoras, tablets y teléfonos celulares.

“Fue incautada una importantísima cantidad de dinero”, dijo una fuente policial ligada a los allanamientos; la misma que precisó que se habían secuestrado más de tres millones de pesos y unos 22000 dólares.

En las actuaciones penales se menciona que la modalidad de juego consistía en que el apostador se comunicaba con uno de los investigados para que le creara una cuenta en una página web a la que después ingresaba con una contraseña.

El apostador estaba habilitado para jugar luego de acreditar una suma de dinero.

En caso de ganar, si la suma que obtenía era considerable debía pasar a retirarla por el kiosco que fue allanado hace dos días. Pero si ese monto no era grande, otro de los investigados se encargaba de llevarle la plata al cliente a su casa.

Además de los cuatro que se hicieron anteayer, desde la instrucción habían sido solicitados más allanamientos. Pero a esos otros pedidos, el Juez de Garantías que entiende en esta causa no los otorgó.

Los procedimientos que no fueron habilitados incluían como objetivos otro domicilio en Azul y viviendas situadas en las ciudades de Bolívar, Tapalqué, Dolores y Tres Arroyos.

EL DATO

En uno de los allanamientos que se hicieron anteayer se secuestró también un revólver calibre 22 que estaba en poder de uno de los investigados. El arma de fuego figuraba con pedido activo de secuestro desde abril del año 1990, tras una denuncia radicada en una comisaría de Vicente López, en el conurbano bonaerense. Recuperó la libertad
Uno de los varones que está siendo investigado en la causa por juego clandestino había resultado aprehendido cuando su domicilio, ubicado sobre la calle 1° de Mayo del Barrio Ceferino Namuncurá de este medio, fue allanado hace dos días.

Pero su arresto no estuvo ligado a esa pesquisa relacionada con el juego clandestino, sino que obedeció a que en la vivienda convertida en escenario de ese procedimiento los policías incautaron 25 frascos que contenían marihuana.

El hallazgo de esa sustancia vegetal se tradujo en el inicio de un sumario penal relacionado con una infracción a la Ley 23737.Según fuentes policiales y judiciales señalaron, el hombre que fue arrestado en ese procedimiento tiene 32 años y se llama Máximo Ángel López.

Luego de que permaneciera privado de la libertad en la sede de la Delegación Departamental de Investigaciones del Tráfico de Drogas Ilícitas y Crimen Organizado de Azul, la dependencia policial situada en Avenida Mitre entre Maipú y 1° de Mayo, ayer había sido trasladado a Tribunales para ser indagado por esa causa por drogas que se le iniciara un día antes.
Ese expediente judicial quedó radicado en la UFI 22 que conduce el fiscal Lucas Moyano.

En principio, López fue acusado del delito de tenencia simple de estupefacientes y se había negado a hablar cuando le fue tomada declaración en los términos de lo que dispone el Artículo 308 del CPP provincial.

Después de cumplida con esa audiencia se dispuso que recuperara la libertad, mientras ahora se está a la espera de la apertura de teléfonos celulares que fueron incautados en su poder para analizar si contienen comunicaciones que en un futuro podrían involucrarlo en otro ilícito relacionado también con la Ley 23737.

Por ejemplo, el delito de comercialización de estupefacientes al menudeo, teniendo en cuenta la cantidad y la manera en que la marihuana fue hallada cuando su casa fue allanada en el marco de esa otra pesquisa relacionada con juego clandestino, en la que el hombre también continúa siendo investigado.

Comentarios
Cargando...