Saladillo: clausuraron fiesta clandestina con más de 150 personas

Fuente: La Mañana

Ocurrió el fin de semana en una quinta ubicada en Ledesma y De Iraola. Cerca de 50 personas fueron infraccionadas por el delito de desobediencia.

Una fiesta clandestina tuvo lugar el pasado fin de semana en una quinta en las afueras de Saladillo a la concurrieron más de 150 personas, constituyendo una grave falta a las medidas de aislamiento dictadas en el contexto de la pandemia del Covid-19.

Según información policial, las autoridades tomaron conocimiento de la misma mediante una denuncia de vecinos de la zona de Ledesma y De Iraola, donde se desarrolló este evento vulgarmente llamado “previa”, y ante ello personal policial del Comando de Patrulla Rural, con colaboración de Comisaría Distrital, acudió al sitio en el que constataron la presencia de un gran número de personas y automóviles.

En el momento, los efectivos procedieron a la identificación de las personas, labrándose actas por desobediencia al decreto nacional dispuesto por Presidencia de la Nación, con intervención del Juzgado Federal de Azul. Cabe destacar que esto constituye un grave delito federal debido a que viola las condiciones de cuarentena impuestas ante la emergencia sanitaria por el Covid-19.

Se habla de que en el lugar había alrededor de 150 personas y en total se labraron 49 actas, sin más detalles por el momento. El propietario del lugar también fue identificado en el sitio e infraccionado.

El Municipio repudió a los organizadores de la multitudinaria fiesta privada

Funcionarios de la Municipalidad de Saladillo mostraron su repudio por la realización de una fiesta clandestina en una quinta en los suburbios de la ciudad, a la cual asistieron alrededor de 150 personas el pasado fin de semana, en un acto que marcaron como irresponsable en el marco de una pandemia global.

La secretaria de Gobierno, Viviana Rodríguez, indicó que esto representa una falta al gran esfuerzo que hace el Municipio y la comunidad que cumple los protocolos necesarios para evitar los contagios masivos. El repudio se extendió a los privados que cedan espacios para la realización de fiestas privadas en este contexto delicado de emergencia sanitaria.

“Esto tira por la borda el esfuerzo de un montón de personas. Hay mucha gente que, por más que hayamos dicho que podía reunirse, todavía no sale de su vivienda, que se cuidan y no ven a sus seres queridos, y que pueden encontrarse ahora con una persona que fue a una fiesta privada en la farmacia o un comercio con riesgo de contagiarse”, dijo.

La funcionaria indicó que la Policía actuó debidamente e infraccionó a los concurrentes y el dueño del lugar, por violar el Distanciamiento Social Preventivo y Obligatorio por el cual no se pueden organizar eventos privados. Dijo que esta irresponsabilidad puede poner en riesgo de colapso al sistema de salud local en caso de que se produzca un contagio masivo.

“Debe existir una mínima base de respeto”


Gonzalo Gallego, subsecretario de Seguridad, reiteró el esfuerzo que desarrolla la sociedad saladillense para seguir en Fase 5 y la grave falta a la sanidad común que representó este evento.

“Si no se quieren cuidar a uno mismo y no quieren el bienestar propio o de sus familiares, por lo menos que lo hagan por las personas que se están esforzando. Es una mínima base de respeto”, dijo.

Resaltó además el “muy buen trabajo” de las fuerzas policiales en la desactivación de la fiesta, y remarcó que las causas iniciadas a raíz de lo sucedido pueden llevar a penas de entre seis meses a dos años de prisión, debido a que constituyen un delito federal en el marco de la pandemia.

Asimismo señaló que continuarán trabajando para controlar las nuevas habilitaciones, sobre todo por el advenimiento de fechas concurrentes como el Día del Amigo el próximo 20 de julio, pero insistió en que la gente debe tomar conciencia y respetar las medidas de prevención.

“Para que la Fase 5 siga siendo tranquila epidemiológicamente, necesitamos que todo el conjunto de la sociedad saladillense trabaje para que podamos seguir así. Esos hechos del fin de semana son los que bastardean el trabajo que venimos haciendo”, dijo.

“Algunos se creen vivos, y no lo son”


Vladimir Wuiovich, secretario de Desarrollo Local, remarcó que este problema no se originó por un comercio sino por un particular que cedió su quinta para la mencionada fiesta clandestina. “Algunos se creen vivos, y no lo son, y organizan un evento masivo en el que ponen en riesgo a una comunidad entera que viene cuidándose desde hace 120 días”, dijo.

Asimismo indicó que en ese sentido es importante que los comercios que pueden trabajar trabajen con los controles que deben tener, ya que estos son visibles y pueden ser controlados, y destacó que en este caso se actuó porque existió una denuncia, de lo contrario hubiese pasado de largo.

Wuiovich indicó que estos hechos deben servir de aprendizaje para que en lo sucesivo no vuelvan a pasar, por los riesgos que pueden tener estas acciones irresponsables.

“Esto fue una inconciencia total, me alegra que la Policía actuara y espero que la Justicia actué hasta las últimas consecuencias, con las caras visibles de los organizadores para que paguen las consecuencias, porque no tienen dimensión de lo que pueden haber causado. Eso lo vamos a saber dentro de un tiempo, esperemos que no haya ningún daño”, dijo el funcionario.

Comentarios
Cargando...