Tandil: Sigue grave la mujer atacada por su pareja con una escopeta

La mujer continúa internada en el Hospital Ramón Santamarina, en coma inducido. Se confirmó que también sufrió la amputación de dos dedos de su mano izquierda.

La mujer que este domingo por la tarde fue brutalmente atacada por su pareja en medio de un intento de femicidio continúa internada en el Hospital Municipal “Ramón Santamarina”, en el área de terapia intensiva con asistencia respiratoria mecánica.

En el marco de un contexto de violencia de género Carlos Alberto Benedetti (45) le disparó a Patricia De la Calle (42) en su rostro y luego se quitó la vida.

A raíz de las graves lesiones, la víctima fue trasladada en ambulancia al centro asistencial público donde fue intervenida quirúrgicamente y ahora se aguarda por su evolución.

Según se detalló desde el centro asistencial hasta la noche de este lunes, el cuadro de la víctima es delicado pero estable, en coma inducido.

Asimismo, se confirmó que la mujer, además de las perdigonadas que impactaron en su rostro, sufrió la amputación de dos dedos de la mano izquierda.

Si bien aún se aguarda por su mejoría en pos de conocer precisiones sobre la agresión padecida, no se descarta que la lesión en su mano pudo ocurrir al cubrirse del disparo en cuestión, e incluso tomando el extremo del caño de la escopeta con el que el suicida primeramente intentó asesinarla.

En el marco de la causa iniciada, en la que interviene la UFI a cargo del doctor Damián Borean, agentes policiales y judiciales aguardaron por el resultado de la autopsia del cuerpo encontrado sin vida en la vivienda de De la Canal y Almafuerte.

El informe preliminar de los médicos policiales confirmaron que el agresor se quitó la vida de un disparo con la escopeta hallada debajo de su humanidad, tendida en el piso. El proyectil en cuestión se ejecutó debajo del cuello hacia arriba, precisiones médicas que no hicieron más que ratificar la primera hipótesis que alude a la calificación del hecho descrito.

A la vez, también los profesionales dejaron constancia de algunos cortes en el cuerpo del occiso, y si bien no confirmaron de dónde podrían haber sido provocados, no se descartó que tuvieron que ver con las perdigonadas del mismo proyectil, como también producto de alguna lesión previa del arma blanca con que la víctima estaba muñida en pos de defenderse de la brutal agresión que derivó en un disparo homicida.

Como se detalló en la edición pasada, una vez recibido el balazo, la mujer herida logró salir de la casa para pedir auxilio (previamente lo habían hecho sus dos hijos menores de edad), mientras que el agresor se quedó en el interior de la propiedad cuando se escuchó la segunda detonación.

El relato de los chicos

En cuanto a los menores, que fueron testigos de la violenta y extrema escena, quedaron bajo la tutela de una tía y seguían bajo el seguimiento y contención del Centro de Asistencia a la Víctima.

Según trascendió, los menores contaron la dramática escena presenciada. Detallando que su mamá protagonizaba una fuerte discusión con el agresor, pelea que fue subiendo de tono hasta la agresión física, cuando la madre se hizo de una cuchilla para defenderse y fue allí donde el hombre tomó la escopeta y le disparó apuntándole a la cabeza a una corta distancia, perdigonadas que dieron en el rostro de la mujer.

El caso

El trágico hecho de sangre se registró este domingo en un domicilio situado en calle De la Canal 205, esquina Almafuerte.

Una fuerte discusión de pareja culminó de la peor manera cuando Benedetti, denunciado por violencia de género por su pareja, utilizó un arma de fuego con la que quiso ponerle punto final a De la Calle.

La violenta escena dentro de la propiedad se acalló cuando se escuchó el estruendo de un arma de fuego. Acto seguido los menores salieron totalmente consternados hacia la calle, con desesperados gritos pidiendo auxilio porque su mamá estaba herida.

Segundos después, fue Patricia De la Calle la que pudo escapar para pedir, una vez más, ayuda a los vecinos que salieron a socorrerla.

“Pedimos la ambulancia de inmediato, para la mujer y para los nenes que estaban totalmente exaltados”, contaron aquellos que socorrieron a la víctima. Minutos después, Benedetti, que permanecía en el interior del lugar, tomó la decisión de quitarse la vida con la misma arma que segundos antes había agredido a su compañera.

En el lugar del hecho, un familiar contó parte del horror que vivía la víctima al expresar que “siempre hubo problemas; él le vivía pegando y ella hizo denuncias pero nunca pudieron frenarlo”.

Contó que “Patricia lo echaba, pero no se iba” y agregó que “en esta ocasión estaban discutiendo y le terminó pegando un tiro y luego se mató”.

Mencionó que “haría alrededor de tres años que estaba acá, a veces se iba porque trabajaba en el campo, pero retornaba. Siempre le pegó, era una persona sacada y dicen que agarró una escopeta para hacer el desastre que hizo”.

Derivada de urgencia al Hospital Municipal “Ramón Santamarina” fue llevada al sector de quirófano donde fue intervenida quirúrgicamente para posteriormente trasladarla a la unidad de terapia intensiva, donde aún permanece internada.

Fuente: El Eco de Tandil

Comentarios
Cargando...