Un fallo judicial dispuso que IOMA pague el costo de un medicamento que necesita una embarazada

La medida cautelar se resolvió de manera favorable para una azuleña que padece trombofilia hereditaria.


Fuente y foto: Diario El Tiempo

Amparo mediante, un juez ordenó que IOMA se haga cargo de cubrir la totalidad de un costoso medicamento que debe tomar a diario una afiliada que está embarazada y padece trombofilia hereditaria, condición que afecta a la sangre.

“La resolución está firme y estamos esperando que IOMA cumpla”, le dijo al Diario El Tiempo la abogada que en representación de una azuleña que tiene 41 años de edad había formulado, semanas atrás, este amparo ante la Justicia.

El magistrado José Federico Peña, que desde el Departamento Judicial Azul intervino en el caso como juez subrogante a cargo del Juzgado Civil y Comercial número 4, fue quien dispuso esta medida.

La azuleña que está embarazada y padece trombofilia hereditaria debe tomar diariamente una dosis de ese medicamento por el que, amparo mediante, un juez ordenó que IOMA se haga cargo de pagárselo. De acuerdo a lo que la abogada de la demandante señalara, el precio de la caja de dicho remedio -llamado Heparina-Clexane 0.60 y que contiene diez dosis- es de unos 10.105 pesos.

Esa acción de amparo había sido promovida, en representación de la azuleña afiliada al Instituto de Obra Médico Asistencial, por la abogada María Florencia Aramburu.

Según sostuvo Aramburu ayer al dialogar con EL TIEMPO, lo dispuesto por el magistrado que intervino en este caso tiene rango de novedoso. No sólo para el ámbito del Departamento Judicial Azul, sino también para toda la provincia de Buenos Aires, ya que es la primera vez que se presenta un caso de estas características y se resuelve a favor de la demandante.

A través de ese fallo, el juez Peña dispuso que IOMA “preste la cobertura asistencial del 100% para el suministro del medicamento Heparina-Clexane 0.60”, tal el nombre del remedio que le había sido recetado por el médico que la está atendiendo a esa mujer que después tuvo que acudir a la Justicia para que la obra social de los trabajadores del Estado provincial se hiciera cargo de suministrárselo.

Un dato que no es menor en el marco de toda esta situación se relaciona con el embarazo de la demandante, ya que el medicamento que necesita para tratar su enfermedad, de no recibirlo, podría también afectar la continuidad de dicha gestación.

“En caso de no administrar la mediación indicada”, refirió el juez en otro tramo de lo que dispuso, dicha situación implicaría para la azuleña “riesgo de pérdida de ese embarazo”.

Actualmente, la mujer afiliada a IOMA está ingresando en su vigésima semana de gestación de dicho embarazo.

El suministro del ya referido medicamento implica, además, que dicho embarazo llegue a término. De ahí la importancia de esta decisión, que no sólo involucra a la salud de la mujer que presentó esta demanda, sino también a la de ese hijo que está gestando.

Un amparo

Los antecedentes del caso, referidos por la abogada de la azuleña al momento de ser presentado ante la Justicia este amparo, indican que la mujer, desde que se enteró que estaba embarazada, “le requirió a IOMA la cobertura del medicamento” a causa de esa “trombofilia hereditaria” que padece.

También se mencionaba, entre los fundamentos esgrimidos en dicha acción de amparo, que -a pesar de varios reclamos ante el Instituto de Obra Médico Asistencial- la afiliada no había tenido una acogida favorable a su pedido para que la obra social se hiciera cargo del costo de dicho medicamento, provocándose así por parte de la prestadora un accionar “dilatorio y obstructivo”. Una situación que, en consecuencia, ponía “en riesgo la salud de la peticionante”.

La afiliada, el pasado 10 de junio, había intimado mediante una nota a IOMA para que le otorgara esa cobertura del medicamento que necesita, sin que obtuviera una respuesta favorable en ese entonces. Y lo mismo había sucedido cuando el día 26 del mismo mes reiteró ese pedido ante la obra social.

La falta de respuestas desde IOMA fue la que llevó a la azuleña a acudir a la Justicia, formulando a través de la abogada Aramburu esa medida cautelar que, a pesar de que días atrás se resolviera favorablemente para la demandante, en la realidad no implicaba -al menos hasta ayer- que la obra social asumiera, tal como lo dispuso un juez, los costos para que la mujer embarazada pudiera acceder a dicho medicamento.

Consideraciones

“Examinada la documental allegada, encuentro suficientemente acreditados, prima facie, y en orden al grado de certeza que cabe exigir en esta instancia preliminar, los presupuestos básicos para el otorgamiento de la medida cautelar requerida”, había escrito el juez que se pronunció a favor de que IOMA se haga cargo del costo del medicamento que debe tomar la azuleña.

“Los informes médicos, prescripciones médicas y la historia clínica de la amparista resultan determinantes a la hora de analizar la verosimilitud del derecho invocado”, sostuvo también el magistrado en la resolución, que tiene fecha del pasado día 5 del corriente mes.

“La naturaleza y urgencia de la petición, en cuanto al compromiso de vida ínsito en ella, ligado a la regularidad que debe observarse en este tipo de intervención para que cumpla su función eficazmente, llevan a avizorar la presencia del primer recaudo necesario para conceder la pretensión cautelar”, se mencionó en otro tramo de lo dispuesto.

Según el juez Peña, la demora en la provisión del medicamento implicaba un serio riesgo para la salud de la afiliada y para su hijo en gestación, por lo que el magistrado había dado por acreditado el estado de “urgencia” en la provisión de dicho remedio, una situación que de continuar postergándose “provocaría consecuencias perjudiciales e irreversibles en la salud de la amparista y la persona por nacer”.

La manera en que este amparo se resolvió, de manera favorable para la mujer que lo había presentado, implicaba también -escribió Peña en otro tramo del fallo- procurar “la tutela de derechos de neto corte constitucional”, tal como en este caso específico son “la salud y -en definitiva- la vida de la actora y de la persona por nacer”.

Afecta la gestación del embarazo 

La trombofilia es una condición que perjudica la normal gestación de un embarazo y que se detecta mediante un análisis específico de la sangre.

Requiere tratamiento, tal como sucede con el caso de la azuleña que semanas atrás presentó este amparo que ahora la Justicia resolvió de manera favorable para ella.

La Sociedad Argentina de Hematología la definió como “una cualidad de la sangre que determina que haya una mayor predisposición a formar coágulos”.

Los embarazos, a través de las alteraciones hormonales que provocan, ubican a una mujer ante un mayor riesgo de trombosis.

En ese contexto, los trombos o coágulos obstruyen las arterias uterinas y se puede producir un retardo en el crecimiento dentro del útero, desprendimiento de placenta, muerte intrauterina o parto prematuro, entre otras causas.

La trombofilia puede ser hereditaria, tal como sucede en el caso de la azuleña que presentó un amparo ante la Justicia para que IOMA se haga cargo de pagarle el medicamento que necesita, o adquirida por diferentes causas.

Según se menciona, hay mujeres que pierden varios embarazos a causa de esta condición que también puede afectar a los hombres.

Mientras que algunos embarazos con trombofilia se transitan con aspirinetas; otros se tratan con inyecciones diarias de heparina -tal como es el caso de la azuleña que presentara el amparo- y algunos, con ambas cosas. Están también los casos de aquellas embarazadas que no tienen necesidad de ningún tratamiento, aunque en esos casos se aconseja que se sometan a controles más exhaustivos que los tradicionales.

En noviembre del año 2015 se había promulgado la “Ley de Trombofilia”, que en ese entonces fue votada por unanimidad en el Congreso.

Pero un mes después, apenas asumió como presidente, Mauricio Macri la vetó.

De la mano de algunas modificaciones, la iniciativa volvió a presentarse en la legislatura, donde todavía sigue pendiente su aprobación o no, después de que ese nuevo proyecto con aspiraciones de convertirse en ley había quedado radicado en la Comisión de Presupuesto.

Comentarios
Cargando...