Aguilera octubre lateral
Aguilera octubre lateral
Eseverri interior notas

Juicio abreviado: Condenaron al joven que provocó una pueblada en Sierra Chica

Tendrá una pena única de dos años y ocho meses dispuesta por la Justicia. Además fue inhabilitado para conducir vehículos dado que, además de los delitos imputados, protagonizó un siniestro vial. El historial delictivo del joven que ahora tiene 18 años


Con información del Diario el Tiempo / Fotos: En Línea Noticias – Diario El Tiempo

Una pueblada de vecinos buscaba que el joven fuera expulsado de Sierra Chica luego de una sucesión de hechos delictivos que pusieron en alerta en esa comunidad.

El joven involucrado en ese, y otros hechos tantos hechos, fue condenado ahora en un juicio abreviado a la pena de dos años y ocho meses de prisión.

En la actualidad el joven, que tiene 18 años, se encuentra alojado en el Instituto Lugones de la vecina ciudad de Azul.

La sentencia que se conoció en las últimas horas es por ocho de las nueve causas penales que habían sido convertidas en materia de un juicio abreviado. El juez lo absolvió en un de los hechos.

El joven actualmente está preso en el Centro Cerrado “Leopoldo Lugones” de la ciudad de Azul donde deberá cumplir la sanción dispuesta por el Juez de Sentencias del Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil, doctor Luis Surget.

El encausado fue hallado autor, entre otros delitos, de varios robos y hurtos cometidos en Azul, Olavarría y la localidad de Sierra Chica. Según lo que quedara probado, uno de esos hechos se registró durante 2.017 y los demás, el año pasado.

A esa pena de prisión de efectivo cumplimiento que le fuera dictada se le sumó otra, consistente en seis meses de inhabilitación para conducir vehículos automotores.

Esa segunda sanción obedeció a que en este juicio abreviado también fue condenado por haber protagonizado en Azul un siniestro vial, hecho ocurrido en diciembre del año pasado, cuando se trasladaba en una motocicleta que era robada (ver cuadro aparte).

Las sanciones para el declarado autor de un total de ocho episodios delictivos fueron las mismas, en cuanto a los montos de las penas, que las partes habían acordado en la previa a que desde el Ministerio Público Fiscal fuera solicitada la realización de este juicio abreviado

Varios hechos

El 4 de junio de 2.017, en Azul, el joven imputado cometió el primero de los ilícitos por los que fue condenado en este proceso abreviado. En este caso, al ser considerado autor de los delitos de robo calificado por su comisión en poblado y en banda y robo calificado por el uso de armas.

Según quedó probado, junto a dos menores más -inimputables en ese entonces por sus respectivas edades- en Catamarca y De Paula interceptaron a tres adolescentes.

Las víctimas también eran menores de edad. A una de ellas le robaron la bicicleta. Después, a otro de los adolescentes quisieron robarle su campera. Y al tercero de esos chicos, uno de los autores de este hecho le apoyó en el abdomen un arma blanca, logrando sustraerle el celular mientras el ahora condenado revisaba sus bolsillos en busca de más elementos de valor de los cuales apoderarse. Después, aquel día le pegó una trompada en la cara.

“Si dicen algo los matamos”, amenazaron los precoces ladrones a quienes se convirtieron en víctimas de este ilícito, una de las cuales tenía catorce años de edad.

Al día siguiente, una vez denunciado el hecho, la bicicleta fue hallada abandonada en un descampado ubicado frente al domicilio del menor al que le había sido robada.

Como robo agravado por el uso de armas en grado de tentativa fue calificado a escala penal otro de los hechos por los que el joven fue condenado.

Ese episodio delictivo se produjo en horas de la noche del 3 de abril del año pasado en Olavarría.

El azuleño que actualmente está preso en el Lugones, junto a un cómplice también en ese entonces menor de edad, interceptó a una mujer, en momentos que ambos se trasladaban en un ciclomotor de 110 cc, a la altura de Roque Sáenz Peña y Pampa de la vecina ciudad.

Después uno de ellos, con un revólver calibre 22, le apuntó a la vecina con intenciones de robarle el teléfono celular, ocasión en la que también la golpeó con el arma de fuego que portaba.

Pero aquella noche no pudieron llevar a cabo el ilícito, ya que un vecino que observó lo que estaba pasando auxilió a la mujer y retuvo al menor que portaba el arma de fuego. Al mismo tiempo, el joven condenado ahora se dio a la fuga en la moto que andaba.

Robo simple y portación ilegal de arma de fuego de uso civil sin la debida autorización quedó caratulado otro de los hechos cometidos por el azuleño condenado.

Había ocurrido el 27 de septiembre del año pasado en Sierra Chica. Fue cuando el joven robó en una vivienda ubicada en la calle Pedro García de esa localidad perteneciente al Partido de Olavarría, de donde sustrajo un ciclomotor, una carabina calibre 22, una motosierra y anillos y collares, “varios de oro y plata”, se describió en el fallo.

Aquel mismo día, horas después, cuando la Policía recuperó la moto, el joven, portando la carabina, efectuó varios disparos hacia donde estaban los efectivos de seguridad, aunque sin herirlos. Posteriormente, se dio a la fuga, luego de que forcejeara con una policía.

Más causas

También fue condenado en el mismo proceso abreviado por un robo calificado por el uso de armas y por escalamiento que el 27 de septiembre del año pasado se produjo en Sierra Chica.

Galli octubre medio notas

Tras escalar un paredón, había ingresado durante las primeras horas de aquel día a un inmueble del Barrio Municipal, de donde sustrajo varias herramientas.

Una mujer observó al por entonces menor en su propiedad y lo reconoció. Después lo persiguió -junto a su madre- hasta la casa en la que en ese entonces vivía, de donde el ahora condenado salió armado con una punta de metal y agredió a esa vecina a la que instantes antes le había sustraído las herramientas.

Encubrimiento fue otro de los delitos por los que fue hallado autor en este juicio abreviado, luego de que durante agosto del año pasado “receptó” -sabiendo que esos elementos provenían de un ilícito- diferentes cosas que habían sido sustraídas en una obra en construcción en Sierra Chica.

Como autor de un robo simple fue condenado también. En ese caso, por un hecho que el 16 de diciembre del año pasado ocurrió en Azul.

Según quedó probado, alrededor de la hora 21 de ese día, junto con otro -en ese entonces, al igual que él, menor de edad- ambos ingresaron con fines de robo a una casa ubicada en la calle Colón entre Malére y Bogliano, de donde se llevaron un teléfono celular y la llave de un auto del vecino damnificado por este ilícito.

Cuando policías, instantes después, ante un llamado al teléfono de emergencias retuvieron en Burgos y Catamarca a ambos autores de ese robo, en su poder tenían las llaves del vehículo sustraída horas antes en ese ya mencionado domicilio.

Finalmente, también lo declararon autor penalmente responsable de los delitos de robo agravado por el uso de arma y agravado por efracción en grado de tentativa y encubrimiento.

Fue después de que quedara probado que, en Azul, junto a otro por entonces menor de edad, el encausado -primero- se quedara una moto que era de procedencia ilícita, ya que había sido denunciada como sustraída por un vecino que vive en cercanías del balneario.

Al día siguiente de obtenida la moto, el 23 de diciembre del año pasado, el azuleño condenado y el otro joven quisieron cometer un robo en una casa ubicada en la calle Castellar y Chubut, a la que habían ingresado aprovechando que sus moradores no estaban.

Más de cinco mil pesos, dos billeteras, una mochila que en su interior tenía una consola de videojuegos, un par de auriculares, dos cámaras de fotos y una tablet intentaron ser sustraídos por ambos jóvenes en ese entonces.

Pero no lograron cometer el robo porque una vecina le avisó a una mujer policía sobre lo que estaba pasando.

Esa efectivo de seguridad se enfrentó con ambos jóvenes y había retenido a uno de ellos, aunque su cómplice amenazó con golpearla y tuvo que soltarlo, en la previa a que más policías llegaron al lugar alertados por lo que había pasado.

Aquel día, el joven condenado ahora y el otro huyeron sin llevarse las cosas de las que se habían apoderado de la vivienda, dejando -además- la moto tirada, que después se comprobó que era robada.

Protagonizó un siniestro vial en una moto que era robada

El joven condenado en este juicio abreviado manejada una moto robada. En ese vehículo, junto a un menor, chocó con otra motocicleta. El siniestro vial se produjo el 11 de diciembre del año pasado en Burgos y Calle 8. ARCHIVO/EL TIEMPO

Otro de los hechos por los que el joven que está preso en el Lugones fue condenado había ocurrido el 11 de diciembre del año pasado.

Además de la pena que actualmente cumple privado de la libertad, en ese caso implicó que fuera inhabilitado para conducir vehículos automotores por el plazo de seis meses, ya que había protagonizado un siniestro vial cuando conducía una motocicleta que era de procedencia ilícita.

Aquel choque, ocurrido en horas de la mañana del 11 de diciembre del año pasado, se produjo en el cruce de Burgos y Calle 8 de esta ciudad.

Horas antes a que ese siniestro vial sucediera, se mencionó en el fallo del juicio, el joven tenía en su poder un ciclomotor Motomel que era robado.

Cerca de la hora diez de aquel día, cuando iba con otro menor de edad, la moto que guiaba chocó contra otra, que reglamentariamente se trasladaba por Calle 8.

El conductor de ese vehículo, una Zanella de 110 cc, resultó con diferentes lesiones que, una vez llevado al hospital, fueron consideradas leves.

Cuando personal policial intervino en el hecho incautó la moto en la que se trasladaban el ahora condenado y el otro menor, que después se determinó que era robada.

Los efectivos de seguridad hallaron ese día al hombre que guiaba el otro rodado tirado en la cinta asfáltica, mientras que uno de los menores se dio a la fuga y el ahora condenado, golpeado también, fue reconocido por los efectivos de seguridad como quien ya venía cometiendo varios ilícitos en esta ciudad.

A causa de lesiones que presentaba en su rostro, aquel día en que este siniestro vial se produjo también fue llevado al hospital.

Según se determinó después, esa moto que guiaba había sido robada a un vecino de Hinojo, en el marco de un ilícito ocurrido ese mismo día en que después se produjo este siniestro vial en Azul.

Comentarios
Cargando...